Rusia promete en Davos acabar con la dependencia del petróleo

AP
Los representantes rusos en el Foro de Davos anuncian inminentes reformas económicas a gran escala. La devaluación del rubo y el levantamiento de las sanciones fueron cuestiones que centraron los debates.

Los bajos precios del petróleo están ayudando al Gobierno ruso a implementar reformas a gran escala, a pesar de la reducción de la inversión extranjera, dijo el viceprimer ministro Yuri Trutnev en el Foro de Davos.

"Una de las consecuencias de la crisis en Rusia en la devaluación del rublo, que no es bueno para la ciudadanía pero sí que es positiva para los inversores", declaró. Según Trutnev, Rusia se encuentra en buenas condiciones para atraer inversiones; el país ha mejorado significativamente su posición en el ranking Doing Business del Banco Mundial y el coste de producción está en mínimos históricos.

Uno de los planes más ambiciosos es el plan de desarrollo regional en el Lejano Oriente, que ofrece condiciones fiscales especiales.

"No estamos inventando nada. Estudiamos cómo se han desarrollado lugares como Singapur, Malasia y países del sudeste asiático y hemos hecho una ley basada en las mejores prácticas", explica el político. Ya hay proyectos con un volumen de inversión que alcanza los 3.700 millones de dólares y los países más activos son Corea, Japón y China. Trutnev anunció también que están en negociaciones con inversores indios.

Elizaveta Osetinskaia, editora del medio económico RBC, habló en Davos acerca del ambiente para hacer negocios. "Todo el mundo se ha acostumbrado a vivir en una situación llena de nervios, pero tanto las grandes empresas como las medianas esperan mucho del 2016", declaró. Según ella, habría dos factores que podrían ayudar a la economía rusa: las cancelación de las sanciones mutuas con occidente y las privatizaciones.

Por su parte, Vladímir Dmitriev, director de  Vnesheconombank, fue tajante. "Si miramos a los resultados económicos, no se debe esperar nada bueno de la economía nacional". Considera que hay una contracción económica en muchos ámbitos y señala particularmente la reducción de un 92% de la inversión extranjera a finales de 2015.

Para el exministro de Finanzas Alexéi Kudrin, la dependencia del petróleo ha provocado una caída del PIB. Sin embargo, este hecho podría ayudar a Rusia a reducir su dependencia de los hidrocarburos.

Kudrin también señaló que la devalución del rublo hará que sea más complicado para las empresas rusas comprar tecnología extranjera y que se prevé un aumento de la producción. Ante esta situación, la cancelación de las sanciones occidentales ayudaría a la economía rusa y, según su previsión, podrían cancelarse a finales de 2016.

En este sentido, los participantes rusos en el foro de Davos subrayaron el hecho de que el primer ministro Dmitri Medvédev encabece la delegación rusa en la próxima Conferencia Internacional de Seguridad, que se celebrará en Múnich en febrero, implica una pronta normalización de las relaciones con Occidente. Anteriormente se pensaba que la delegación rusa estaría encabezada por algún vice primer ministro.

En el marco de Davos el Fondo de Inversión Directa, de propiedad estatal, alcanzó un acuerdo con uno de DP World de Emiratos Árabes Unidos. Esta empresa invertirá hasta 2.000 millones de dólares en puertos rusos.

Además, este fondo y el Fondo de Inversión Saudí explicaron que pronto anunciarán una serie de proyectos conjuntos en el ámbito de logísitica e inmobiliarias, entre otros. Se desconocen los detalles pero se baraja que la inversión alcanzará los 10.000 millones de dólares.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y recibe cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.