Utopía o catástrofe, proyecto de Kaspersky Lab predice el futuro

Getty Images
Especialistas en seguridad informática de la compañía rusa Kaspersky Lab han lanzado el proyecto Earth-2050 que permite analizar, junto con los futurólogos, cómo será el mundo dentro de 10, 20 y 30 años. Las imágenes del futuro varían, desde guerras por los recursos hasta la recuperación de los bosques.

“Pensar en el futuro es nuestro trabajo”, escriben los creadores de la web Earth-2025, empleados de Kaspersky Lab, una de las compañías especializadas en la seguridad informática más importantes del mundo. “Tenemos que ser capaces de prever las amenazas que nos aguardan el día de mañana y saber cómo enfrentarnos a ellas”. La compañía ha creado este proyecto multimedia que predice diferentes variantes del futuro con motivo de su 20º aniversario.

El proyecto es interactivo, es decir, cualquiera puede dar su opinión sobre lo que pueda pasar para 2030, 2040 y 2050. Las versiones aparecen en un globo electrónico tras ser aprobadas por el moderador. Las primeras predicciones las realizaron especialistas de Kaspersky Lab y el futurólogo Ian Pearson, pero en la web ya han aparecido las predicciones de otros usuarios.

Por supuesto, nadie sabe si estos pronósticos se cumplirán o no, pero precisamente allí está la intriga: lo podremos comprobar cuando llegue el momento. Entonces, ¿qué nos augura el futuro, según el proyecto Earth-2050? 

Calor en Siberia y las ciudades inundadas

Los usuarios de la web están convencidos de que el calentamiento global seguirá avanzando y a mediados del siglo XXI el Polo Norte se derretirá hasta tal punto que en el Ártico prácticamente no habrá nieve verano. Este hecho abrirá nuevas perspectivas para la navegación comercial y militar e incluso se podrá plantear la posibilidad de crear balnearios árticos.

Los países del norte saldrán beneficiados del calentamiento global: el permafrost irá desapareciendo y será más fácil roturar los territorios de Siberia y Canadá.

Pero también hay malas noticias: estos cambios perjudicarán a la naturaleza del norte. Muchas ciudades como Daca, la capital de Bangladesh, se encontrarán debajo del agua a causa de la subida del nivel del mar.

¿Hambre o desarrollo?

Hay quienes afirman que debido a la superpoblación, los problemas con el agua y el calentamiento global el planeta se sumergirá en revueltas causadas por las hambrunas y en guerras por los recursos naturales. Aunque también visiones más optimistas. 

Por ejemplo, algunos afirman que los científicos crearán un mecanismo que permita convertir el agua salada en el agua dulce gracias a la nanotecnología. Esto protegerá a África y América Latina de la sequía, favorecerá al desarrollo de la agricultura en estos continentes y genererará beneficios para los países rodeados por el mar. Al mismo tiempo, hay quienes creen que se recuperarán bosques que limpiarán el aire de la contaminación.

Una vida inteligente para los ricos

Según Kaspersky Lab, la vida en los países desarrollados será todavía más cómoda. La textura de sillas, camas y sofás se acomodará a nuestros gustos. Cada casa contará con una impresora 3D, los televisores serán sustituidos por los canales streaming de alta velocidad cuyo contenido programaremos y cambiaremos nosotros mismos. Además, podremos comunicarnos con los amigos a través de hologramas.

Por supuesto, advierten los especialistas, todos estos privilegios serán accesibles para la gente con dinero. Es probable que en vez de comprar cosas, la gente empiece a “suscribirse” a paquetes de servicios vitales que se pueda permitir. Según los creadores de la web todo esto provocará el crecimiento de desigualdad.

Imperio del intelecto artificial

En Kaspersky Lab creen que no es posible evitar la automatización: con el tiempo las máquinas, cada vez más perfectas, irán controlando más y más la vida de los humanos. Será cómodo - habrá menos trabajo sucio para la gente- pero también, peligroso. Por ejemplo, si la extracción del platino se automatiza completamente, los hackers podrán reprogramar las máquinas para que roben una parte de lo que se extrae. 

De todas formas, la inteligencia artificial seguirá desarrollándose y los robots podrán sustituir a las personas. Ian Pearson supone que para el año 2050 la gente mantendrá relaciones sexuales con robots, la tecnología alcanzará niveles tan altos de desarrollo que las sensaciones serán las mismas. Hay pronósticos todavía más radicales: el intelecto artificial será tan listo que primero ayudará a gobernar a los humanos para después prescindir de ellos totalmente.