"El Centro de Investigación Nuclear será una enorme ciudad científica"

Representantes de Rosatom con el presidente de Bolivia Evo Morales.

Representantes de Rosatom con el presidente de Bolivia Evo Morales.

Dmitri Shustov
A principios de agosto en Moscú se firmó un acuerdo sobre la construcción de un Centro de Investigación y Tecnología Nuclear en Bolivia. Alexéi Chasovskij, el director del Instituto de Investigación Científica de Física Técnica y Automatización, explica en una entrevista en exclusiva para RBTH cómo será el centro.

¿Qué elementos tendrá el nuevo centro? ¿Producirá energía?

El instituto fue diseñado inicialmente como un centro de investigación. De hecho, se trata de una enorme ciudad científica en la que habrá un reactor de baja potencia destinado a llevar a cabo experimentos.

Alrededor del reactor se situarán varios laboratorios. En total está previsto construir unos seis laboratorios de materiales, un laboratorio de análisis de activación por neutrones, un laboratorio de radioisótopos, uno de física de plasmas y uno de tecnologías de radiación en la agricultura. Todos estos laboratorios se utilizarán para resolver distintas tareas. Por ejemplo, en el laboratorio dedicado a las tecnologías en la agricultura se estudiarán los beneficios que aporta el uso de la radiación en los productos agrícolas específicos del país (como la quinoa, los plátanos, las mandarinas o las naranjas, nota de RBTH). Las tecnologías de radiación se utilizarán para procesar productos, así como para la lucha contra plagas y bacterias, lo cual, por su parte, permitirá incrementar los plazos de conservación de los productos y contribuirá al crecimiento de la exportación.

Una maqueta del Centro de Investigación y Tecnología Nuclear en El Alto. Fuente: servicio de prensaUna maqueta del Centro de Investigación y Tecnología Nuclear en El Alto. Fuente: servicio de prensa

Además de la parte de investigación, se instalará también un aparato de rayos gamma para irradiar productos agrícolas y esterilizar material sanitario. Cabe señalar que en el centro no solo contará con laboratorios y reactores, sino también con campus e instalaciones deportivas. Se trata de un proyecto muy interesante, de una auténtica “ciudad dentro de la ciudad”.

¿El centro será seguro para la población?

Absolutamente seguro, sin ningún lugar a dudas. Las instalaciones industriales se encontrarán en un edificio aislado en una zona vigilada. Se han previsto varios niveles de seguridad. La radiación perderá toda su potencia al llegar a unos muros protectores, de modo que resultará del todo imposible recibir ningún tipo de radiación fuera de estas instalaciones. Todo será perfectamente seguro. En lo que respecta al reactor, este se construirá de conformidad con las normas y los requisitos internacionales modernos.

¿En qué ámbitos pueden utilizarse las tecnologías de radiación?

El espectro del uso de las tecnologías de radiación es extraordinariamente amplio. En mi opinión, los principales ámbitos de su uso en Bolivia serán la agricultura, la industria minera y la medicina, en la que también se planea utilizar tecnologías del centro. Además, las tecnologías de radiación pueden utilizarse para la producción de tubos y cinta termocontraíbles, por ejemplo, así como para desinfectar los residuos médicos.

¿Se prevé algún programa de formación de especialistas bolivianos?

Sí, por lo que sé en estos momentos se están acordando los términos de un programa preliminar de formación. De este modo, la gente podrá obtener formación en distintos ámbitos y convertirse en especialistas que tendrán la oportunidad de trabajar en los laboratorios del centro. Además de aportar nuestras instalaciones, les enseñaremos la metodología necesaria para trabajar en ellas e intentaremos contactar con especialistas para llevar a cabo proyectos conjuntos.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies