¿Qué beneficios obtiene Bolivia con el nuevo centro nuclear ruso?

Pavel Lisitsyn/RIA Novosti
Bolivia tendrá pronto su propio centro nuclear construido por especialistas rusos a una altura de más de 4000 metros sobre el nivel del mar, en El Alto. Este centro será el punto de partida del programa nuclear nacional, ayudará al desarrollo de la ciencia, la medicina y la agricultura.

Actualmente muchos países comienzan el desarrollo de programas nucleares con la construcción de centros de investigación. Se trata de un mercado separado con unas dimensiones de miles de millones de dólares. El proyecto de la corporación estatal rusa Roatom ha resultado ser el mejor para América Latina. De la construcción del centro se encargarán especialistas rusos, aunque se intentará involucrar el máximo número posible de contratistas locales.

En su momento la URSS desempeñó un papel muy importante en el mercado internacional de construcción de reactores para la investigación. En la Unión Soviética se construyeron 130 unidades de este tipo y en el extranjero más de 20.

Nuevas tecnologías y puestos de trabajo para Bolivia

Para Bolivia el centro implica nuevos puestos de trabajo y una nueva calidad de vida. Se iniciará el desarrollo de tecnologías nucleares en el ámbito de la ciencia, la medicina, la geología y la agricultura, entre otros.

También se planea iniciar la producción de isotopos radiactivos para el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades oncológicas, de modo que la medicina nuclear será más accesible para la población del país. El uso de métodos de diagnóstico médico nuclear permitirá detectar las enfermedades más graves en sus fases más tempranas y tratarlas eficazmente, algo que salvará miles de vidas. La medicina nuclear ofrece la posibilidad de luchar de forma eficaz contra las enfermedades oncológicas, mediante la radiación isotópica los médicos eliminan tumores peligrosos para curar estas enfermedades. Es decir, la actividad del centro en la práctica contribuirá a prolongar y mejorar la vida de los habitantes de Bolivia.

En el centro se desarrollarán tecnologías de radiación de la producción alimentaria y agrícola, lo cual permitirá deshacerse de insectos y bacterias, incrementará su conservación y hará crecer su exportación.

El centro contará con un ciclotrón, una plataforma multifuncional de radiación gamma y un reactor de investigación. “La construcción de este complejo permitirá a Bolivia dar un salto cualitativo en el desarrollo de la ciencia y las tecnologías”, comenta Evo Morales.

Rosatom ayudará a Bolivia con la cuestión del personal. Ya se han seleccionado cinco personas que viajarán a la Universidad Federal de los Urales a recibir formación. Cada año se incrementará el número de estudiantes que regresarán a Bolivia como especialistas.

Reducción de pérdidas en la agricultura 

A día de hoy, las pérdidas mundiales anuales en la agricultura ascienden al 25 % de la cosecha total de trigo, el 40 % de la cosecha total de patatas y al 30 % de la producción de carne. Las razones de estas pérdidas son los insectos, el deterioro bacteriano durante su conservación y transporte y la germinación prematura.

Con el objetivo de resolver el problema de las pérdidas se utilizan distintas tecnologías de procesamiento de alimentos para conseguir que duren más tiempo.

En 2010 los especialistas de la corporación estatal rusa Rosatom llevaron a cabo un proyecto especial de radiación de cebada, maíz y trigo en Tatarstán, región de la Federación Rusa situada a orillas del Volga. Como resultado, la cosecha aumentó en un 20-25 %. Según indican los expertos, Rosatom dispone de toda la gama de tecnologías de radiación y está trabajando en el desarrollo de nuevos sistemas de esterilización de alimentos. Aseguran que este tipo de tecnologías puede utilizarse en muchos países del mundo, entre ellos Bolivia.

La lucha contra los propagadores de enfermedades

Otro campo de aprovechamiento de las tecnologías de radiación es la lucha contra los insectos portadores de enfermedades mortales.

Según aseguran los especialistas, las tecnologías de radiación para la eliminación de insectos peligrosos no tienen ningún efecto perjudicial para los humanos, por lo que el OIEA en 2016 planea ofrecer su uso a Brasil, país anfitrión de los Juegos Olímpicos, para librar a los deportistas y espectadores de los mosquitos portadores de enfermedades peligrosas, como el virus del Zika.

El pasado mes de febrero, cuando la OMS declaró el brote de enfermedad por el virus del Zika en situación de emergencia en los países de América del Sur y del Norte, los científicos rusos pusieron sus tecnologías al servicio de quien las necesitara. En la división científica de Rosatom crearon un método de esterilización por radiación. En el laboratorio se irradia a mosquitos, después estos se liberan en un hábitat natural en el que la especie está extendida. Los especímenes esterilizados no pueden tener descendencia, por lo que la población de mosquitos portadores del virus del Zika disminuye. La radiación en insectos se lleva a cabo con la ayuda de equipos móviles protegidos de rayos x o gamma desarrollados por científicos rusos.

Radiación de alimentos

Según la OIEA, a día de hoy en 69 países del mundo existen 500 plataformas de rayos gamma en las que se irradian unos 80 tipos de alimentos. “Los productos procesados con radiación gamma están libres de bacterias y microbios dañinos e infecciosos y se conservan durante más tiempo sin perder sus cualidades alimentarias y gustativas”, asegura a RBTH Alexander Uvárov, experto independiente en el sector nuclear.


AndréiRetinger, periodistayexpertoindependienteenenergíanuclear.