“Hablo de un ambiente lleno de tabús para la mujer”

archivo personal
La joven escritora Alisa Ganíeva (Moscú, 1985), autora de varias novelas y ganadora del Premio Debut (2009), participó en una conferencia dedicada a la literatura rusa en Madrid, donde presentó su primer libro publicado en castellano, 'La montaña festiva' (Turner) y traducido por Marta Rebón.

La montaña festiva (Turner), traducida por Marta Rebón, acaba de ser publicada en español. Es una novela realista que huye de los estereotipos y muestra la diversidad de una compleja región como el Cáucaso. Estructurada en torno a un joven periodista llamado Shamil cuenta con una gran variedad de personajes y formas narrativas.

Firmó sus primeras novelas con un seudónimo masculino. ¿Por qué? ¿Cree que las obras de una mujer no se perciben igual?

Por un lado, cuando terminé mi primera novela, quería ver la reacción del público y me escondí detrás de un seudónimo. Pero, además, el mundo que describo en mis obras es muy duro. Tengo más personajes masculinos que femeninos, y el ambiente del que hablo está lleno de tabús para una mujer. También es cierto que existen ciertos estereotipos en cuanto a los escritores. A menudo, el hecho de que no sea un hombre de 60 años se convierte en una desventaja. Por eso firmé con nombre de hombre.

¿Cuáles de sus trabajos aún no traducidos pueden ser interesantes para el lector español?

Normalmente, a los autores nos gustan nuestros textos más recientes, y en este caso supongo que no soy una excepción. Por eso creo que la novela Los novios, que se publicó este año en Moscú y apareció en la revista del Premio Booker Ruso sería interesante. 

La montaña
festiva

En cuanto al idioma y la traducción, es más fácil que La montaña festiva, el vocabulario no es tan complejo. Pero no hay que­ dejarse engañar por el título: en el libro no todo es tan sencillo y no todo trata sobre el matrimonio.

¿A qué otros idiomas se va a traducir La montaña festiva?

Ya ha sido publicado este año en Italia y Estados Unidos, por la editorial Suhrkamp y por la francesa Gallimard. Pronto se traducirá al turco, noruego y otros idiomas. La traducción al español es especialmente importante para mí, porque existen bastantes paralelismos entre España y Rusia.

Creo que el Cáucaso tiene muchos puntos en común con España. Concretamente, las influencias culturales.

Ria NovostiRia Novosti

En España también hubo una gran expansión árabe por un lado y la influencia europea por otro, una mezcla de culturas, cambios hasta en la realidad lingüística. Por algún motivo, en España me siento como en casa. Espero que en este país aparezcan lectores y surjan opiniones sobre mis libros.

Ha dicho en Madrid que el Premio Debut que recibió en 2009 le ayudó a llegar al público español. ¿Cómo ocurrió?

El Premio Debut lanzó un programa internacional que consistía en que los textos de los finalistas se traducían a varios idiomas por cuenta del patrocinador, y se presentaban en diversas ferias internacionales. Tras recorrer varias ferias, mi prosa captó la atención de la prestigiosa editorial alemana Suhrkamp. Firmé con ellos un contrato y les cedí los derechos internacionales. Después encontraron editores en Madrid y Barcelona.

¿Cree que en Rusia a los escritores jóvenes les resulta más difícil abrirse camino que en el extranjero?

Es difícil en todas partes. Durante mi primera visita a España, conocimos a algunos jóvenes escritores en Barcelona. Tenían cerca de 40 años y justo empezaban a intentar abrirse paso; nos hablaron de sus dificultades.

En Rusia hay pocas posibilidades, las únicas ayudas son el premio para jóvenes autores y el foro para jóvenes escritores al que acuden editores y redactores. Sin estas dos entidades, sería realmente mucho más difícil.

En la década de los 90 incluso surgió el fenómeno de la “generación olvidada”, cuando la mayoría de las publicaciones eran literatura recuperada, es decir, la que había estado prohibida durante la época soviética. Los que empezaban a escribir en los 90 no tenían ninguna posibilidad de competir con los clásicos. De ese modo, una generación entera resultó expulsada del proceso, así que yo tuve más suerte.

¿Qué opina sobre la última premio Nobel de Literatura?

Solo me produce sentimientos positivos. La candidatura de Svetlana Alexiévich se evaluaba constantemente. En Bookmaker la mencionaron tanto este año como el anterior. Estaba claro que, si recibía el premio, estallaría una discusión feroz, porque aquí influye el factor humano y su postura política, la forma en que critica a Rusia en los medios internacionales. Muchos han atribuido su victoria al factor político. Por su puesto, el Premio Nobel está muy sesgado en este sentido.

Se puede mencionar a muchos buenos escritores que no lo han recibido jamás, y también a los que lo han recibido y luego han desaparecido y no han escrito nada más.

En el caso de Alexiévich, se trata realmente de una autora destacable. Aunque nunca he sido una enorme seguidora de ella, considero que la prosa documental con la que trabaja sigue estando infravalorada en Rusia, por desgracia. Es un género muy serio, complejo y necesario.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.