Cómo los nobles rusos se enamoraron de los juegos de cartas

Galería Tretiakov / Dominio público
Apostar a tu mujer en una partida de naipes o defender tu honor en un desafío de cartas, no en un duelo: para los nobles rusos, los juegos de cartas no eran una forma de entretenimiento cualquiera. En Rusia, los juegos de cartas se hicieron populares ya en el siglo XVII y se convirtieron en una de las principales formas de entretenimiento de los nobles durante varios siglos.

“La noche siguiente, Hermann estaba de nuevo en la mesa. Todos le esperaban. Los generales y los consejeros privados dejaron sus propias partidas de whist para ver un juego tan sorprendente. Los jóvenes oficiales saltaron de los sofás; todos los funcionarios se reunieron en el salón. Todos rodearon a Hermann. Los demás jugadores no dejaron sus cartas, esperando impacientemente a que terminara. Hermann se situó en la mesa preparándose para jugar solo contra el pálido, pero aún sonriente, Chekalinski. Cada uno desprecintó una baraja. Chekalinski barajó. Hermann sacó y jugó su carta, cubriendo su pila de billetes. Parecía un duelo. Se oyó un profundo silencio alrededor”. El juego del whist, recogido en la obra de Alexander Pushkin, La dama de picas, era un pasatiempo popular entre los nobles rusos.

Alexei Kravchenko. Una ilustración de

El juego en Rusia ya estaba extendido en el siglo XVII. Se menciona bajo el epígrafe “Sobre asuntos de robos y ladrones” en el Sobornoie Ulozhenie de 1694, que significa “Código del Consejo”, o código legal de leyes. Allí se compara el juego con el “Zern”, un juego contemporáneo en Rusia que se jugaba con dados. Era popular entre los ladrones y asaltantes, y se ordenaba a los gobernadores que castigaran a sus jugadores. De hecho, incluso se les ordenaba cortar los dedos de los jugadores.

Los juegos de cartas no eran populares en los tiempos de Alekséi Mijailovich, o Mijaíl Fiodororich, o Pedro I y Catalina. En aquellos tiempos, la caza, las bolas, el billar y el ajedrez eran populares entre la aristocracia. El propio Iván el Terrible y Alekséi Mijáilovich jugaban al ajedrez. Pedro I incluso obligaba a veces a sus socios a organizar una partida para él. Al emperador no le gustaban los juegos de cartas y no los permitía en las asambleas (bailes).

La moda de los naipes

Los juegos de cartas se impusieron entre la nobleza sólo durante el reinado de Anna Ioannovna. El siglo XVIII fue una época de imitación de la cultura europea, pero los juegos de cartas extranjeros se consideraron de repente un pasatiempo estándar y respetable.

“Gracias al sistema de servidumbre y a la exención del servicio militar obligatorio, la nobleza pudo realizarse creando una subcultura de confort y entretenimiento, en la que los juegos de cartas eran una ocupación, un negocio”, dice el historiador Viacheslav Shevtsov, hablando sobre los juegos de cartas entre los nobles en una conferencia titulada Los juegos de cartas en la vida pública rusa. Y añade: “Los juegos de cartas no sólo organizaban el tiempo, sino que también cumplían una función comunicativa. Los juegos comerciales y de estrategia iban acompañados de conversación, haciendo conocidos y determinando la posición de uno en la sociedad en función de los jugadores que le rodeaban”.

Los juegos de cartas se dividían en dos tipos: juegos de estrategia y juegos de azar. Los primeros se consideraban respetables y, en su momento, los segundos eran denunciados por la sociedad secular. El objetivo de los juegos de azar era ganar dinero. Cuanto mayor era la apuesta, mayor era el riesgo y, por tanto, mayor era la excitación de los jugadores. La intensidad emocional cautivaba cada vez más al jugador, haciendo que muchos lo perdieran todo en una noche. El destino del jugador dependía del azar y la suerte. Algunos juegos de azar eran el shtoss, el bacará y el ‘faro’.

Viktor Vasnetsov. Jugando a las cartas

Los juegos de estrategia eran la antítesis de los juegos de azar. Las reglas de los juegos de azar eran sencillas, mientras que los juegos de estrategia se basaban en reglas difíciles, de modo que sólo los profesionales y los jugadores experimentados podían jugarlos, lo que hacía imposible confiar sólo en el azar. Por esta razón, muchos comparaban los juegos de estrategia con juegos de inteligencia como el ajedrez, por ejemplo. Algunos juegos de estrategia eran el ‘whist’, el ‘vint’ y el ‘preferente’.

A pesar de la gran popularidad de los juegos de cartas tanto entre los nobles como entre los campesinos, el gobierno intentó prohibir estas actividades de ocio. A los funcionarios públicos les preocupaba que las tierras y las grandes sumas de dinero se malgastaran rápidamente. Esto se convirtió en parte de la causa de la ruina de algunos nobles. Uno de los decretos de la emperatriz Isabel del 16 de junio de 1761 declaraba que en los juegos de estrategia, “nadie y en ningún lugar (excluyendo los apartamentos de la Majestad Imperial) en cualquier forma o bajo cualquier pretexto se jugará [a las cartas]” por dinero y/o objetos de valor.

Era especialmente importante jugar a las cartas “no para ganar, sino únicamente para pasar el tiempo” y “por la menor suma de dinero”. Los infractores debían pagar una multa, que a menudo era hasta dos veces superior al importe de su salario anual.

El juego a pesar de las prohibiciones

Sin embargo, ni los decretos ni las prohibiciones asustaron a los nobles. Pero, ¿por qué? El juego atraía cada vez a más jugadores entre las clases altas, debido a su principio: Una persona no sabía con seguridad si iba a ganar o no. Así, uno creía que no jugaba con un igual, sino con el destino. La suerte, la felicidad o la pérdida hacían las delicias del noble ruso del siglo XVIII. La dureza de las leyes que limitan la vida creó una necesidad de liberación.

El escritor Yuri Lotman, en su libro Vida y tradiciones de la nobleza rusa (siglos XVIII-principios del XIX), habla de este fenómeno: “Las duras restricciones, que penetraban en la vida privada de una persona, creaban una necesidad psicológica de estallidos de imprevisibilidad. Y si, por un lado, los intentos de descifrar los secretos del azar estaban alimentados por el deseo de controlar el caos, por otro lado, la atmósfera de la ciudad y el campo en la que se entrelazaba ‘el espíritu de cautiverio’ con ‘una mirada severa’ producía una sed de lo imprevisible, lo erróneo y lo aleatorio”.

Borís Kustodiev. Una ilustración de

La esperanza de ganar y la emoción despertaron la imaginación de los jugadores. Rodeaban el proceso de juego con un aura de misterio y eran supersticiosos. Por ejemplo, en el libro Secretos de los juegos de cartas (1909), se publicaba una tabla en la que se indicaban los días de suerte para las partidas y los cumpleaños de los jugadores.

El siglo XIX fue el apogeo de los juegos de cartas. Se convirtieron en una forma de entretenimiento, no sólo para los adultos, sino también para los niños. A los mayores no les gustaba y trataban de advertir a los jóvenes sobre las consecuencias negativas de jugar a las cartas.

Por ejemplo, en el libro de Yuriev y Vladimirski publicado en 1889, Pravila svetskoi zhizni I etiketa. Horoshi ton. (Lit. Reglas de la vida secular y etiqueta. Buenos modales), se refieren al juego como “una desgracia para los salones, un deterioro de la moral y un obstáculo para la ilustración”. Sin embargo, después de expresar su desprecio por el juego, los autores aún concluyen: “Si vives entre lobos tienes que aullar como un lobo” y dan a los jóvenes consejos éticos sobre los juegos de cartas: cuándo sentarse a la mesa, con quién hablar durante la partida y a quién evitar. Como explican Yuriev y Vladimirski, “el conocimiento de los juegos de cartas a menudo puede ofrecer la oportunidad de salir de apuros”, cuando uno tiene que ocupar el lugar de un ausente en la mesa de juego.

Estos temores no eran en vano. La imprudencia y el juego provocaban a menudo tragedias. Una de ellas ocurrió en Moscú en 1802 y en ella se vieron involucrados el conde Lev Razumovski, el príncipe Aleksandr Golitsin y su joven esposa María Golitsina. Según la historia, el conde estaba enamorado de la princesa y Golitsin lo sabía muy bien. Por suerte para Razumovski, el Príncipe estaba obsesionado con los naipes. Un día, se encontraron en la mesa de juego, donde se hicieron las apuestas más altas: el premio era Maria Golitsina. Al Príncipe no le preocupaba la posibilidad de perder a su esposa, “que, como él sabía, compartía sentimientos mutuos por Razumovski”, menciona el historiador Georgui Parchevski en el libro Byloi Peterburg. Panorama stolichnoi zhizni (Lit. San Petersburgo de antaño. Panorama de la vida metropolitana). Al final, el conde Razumovski ganó a Maria Golitsyna en una partida de cartas.

Pavel Fedotov. Jugadores, 1852

El destino favoreció a los amantes: la iglesia permitió el divorcio. Sin embargo, las consecuencias del resultado de la partida fueron conocidas por toda la ciudad y, debido a ello, la joven Razumóvskaia fue condenada al ostracismo. Alejandro I la ayudó a liberarla de la difícil situación. En 1818, los Razumovski asistieron a un baile en Moscú, al que acudió casi toda la familia real. María Razumóvskaia se sentó al final de la mesa real. Al comenzar la cena, el soberano se dirigió a ella con una pregunta, llamándola “Su Condesa”. Sin duda, esto complació a Razumóvskaia: su segundo matrimonio y su estatus eran reconocidos por el propio zar.

Asegurar la riqueza y los honores

Sin embargo, la pérdida del honor, de grandes sumas de dinero e incluso de toda una fortuna seguía sin asustar a la gente. Cada vez más jugadores nuevos se sentaban a la mesa vestida de verde, con ganas de hacerse ricos y probar suerte.

Los juegos de cartas no eran sólo una forma de entretenimiento, sino más bien una fuente de ingresos para los nobles. El favorito de la fortuna era Fiódor Ivánovich Tolstói, también duelista y jugador de cartas. En su juventud, perdía con frecuencia las partidas, pero entonces Tolstói ideó sus propias reglas para el juego, que le ayudaron a recuperar sus pérdidas. Una de sus reglas dice: “Cuando hayas ganado el doble de la cantidad esperada, escóndelo y utiliza la primera [la mitad del dinero], para jugar mientras tengas ganas, un juego y dinero”. Pronto empezó a ganar y relató sus victorias en su diario como: “Le gané 100 rub. a Odajovski y estoy empatado con todos en Crimea”.

Los nobles también podían defender su honor en un juego de cartas, como en un duelo. Un enfrentamiento en el que los contrincantes se enfrentan entre sí, aunque sea incruento, sigue siendo cruel hasta el punto de avergonzar el honor del adversario ante el público. “Un juego es como un arma. Una partida y su resultado son como un acto de venganza”, describe Georgui Parchevskii sobre el “duelo de cartas” en su libro Byloi Peterburg. Panorama stolichnoi zhizni (Lit. San Petersburgo de antaño. Panorama de la vida metropolitana).

Artista desconocido. Gran salón, años 1830

Desde el siglo XVII, los juegos de cartas cautivaron la mente de los nobles rusos durante varios siglos. Penetraron en la literatura rusa, el folclore, las actividades de ocio de la nobleza y entretuvieron a muchos personajes históricos famosos, como escritores y poetas rusos, que jugaban a las cartas.

La terminología del juego de cartas se utilizó ampliamente en la literatura del siglo XIX, por ejemplo, en la obra de Alexander Pushkin, La reina de picas. El propio poeta jugaba a las cartas, lo que ha sido confirmado en más de una ocasión por sus amigos en notas y borradores. “Pushkin me dijo una vez, con razón, que la pasión por el juego es la más fuerte de las pasiones”, escribió en su diario Alekséi Vulf, amigo íntimo de Pushkin.

LEE MÁS: ¿Qué tipo de inodoros utilizaban los zares rusos?

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies