9 datos imprescindibles sobre ‘Ven y mira’, la mejor película de guerra de todos los tiempos

Elem Klimov/Mosfilm, Belarusfilm, 1985

También es una de las películas más horribles y complejas jamás rodadas sobre la Segunda Guerra Mundial. Tras verla, no te la podrás quitar de la cabeza durante mucho tiempo.

Ven y mira es a menudo considerada como la mejor película de guerra de todos los tiempos y es sin duda la película soviética más popular del mundo. La película cuenta la historia de un pequeño capítulo de la Segunda Guerra Mundial, desde la perspectiva de un adolescente bielorruso. A lo largo de su viaje, Ven y mira no se cubre los ojos ante las monstruosidades de la guerra. Con el realismo a flor de piel, la película muestra que no hay nada más horroroso que los oscuros actos que la humanidad lleva a cabo en tiempos de conflicto.

Si aún no has visto la película, es absolutamente necesario (puedes ver Ven y Mira en el Russian Film Hub). Y si ya la ha visto o no, estos nueve datos te ayudarán a apreciar la película aún más. Pero cuidado, el último es un todo un spoiler!

1. Usaron munición real durante la filmación

Durante la filmación de Ven y Mira, se usaron balas reales. A veces, volaban justo sobre las cabezas de los actores, haciendo que su aspecto aterrorizado fuera auténtico. Y la escena en la que el fuego de la ametralladora derriba una vaca... bueno, realmente ocurrió.

2. La calidad de audio de la película cambia

Después de una escena de bombardeo de pesadilla, el personaje principal, Floria, está sordo. Viendo la película, oirás cómo el sonido se silencia y hay un débil zumbido de fondo. Además, durante el resto de Ven y Mira, la calidad de audio baja, ayudándonos a entrar en el horrible mundo que plasma la pantalla.

3. El actor que interpreta a Floria pasó por un verdadero infierno

Alexéi Kravchenko, el actor adolescente que interpretó a Floria, realmente pasó por un infierno mientras filmaba. El director, Elem Klímov, filmó Ven y Mira en orden cronológico durante un período de nueve meses. Comparar la apariencia de Kravchenko del principio al fin de la película deja claro lo que pasó.

Kravchenko comienza Ven y Mira como un joven y saludable muchacho. Termina como un demacrado y harapiento espectro con pelo gris, ojos saltones y las arrugas de un hombre cuatro veces mayor que él.

Esa transformación y la alta calidad del maquillaje fué tan realista que incluso hubo rumores de que el pelo de Kravchenko se volvió gris de verdad. De hecho, se usó una pintura especial de grasa de ç de plata, junto con una fina capa de plata real, para teñir su cabello. Era difícil que su cabello volviera a la normalidad, así que Kravchenko tuvo que vivir con su pelo así durante un tiempo, incluso después de que el rodaje de la película terminara.

Además, se le asignó una dura dieta para las últimas partes de la película, con lo que Kravchenko realmente se quedó en los huesos.

4. El director Klímov intentó hipnotizar a Floria

El director, Elem Klímov, intentó que un psicoterapeuta hipnotizara a Kravchenko antes de las escenas más violentas de Ven y Mira. Le preocupaba que estas terribles experiencias pudieran atemorizar su joven mente. Como Klímov dijo en una entrevista (disponible en YouTube), “[la actuación de Kravchenko] podría haber tenido un final muy triste. Podría haber acabado en un manicomio”.

Al final, Kravchenko hizo un poco de entrenamiento autógeno, pero se negó a ser hipnotizado. Terminó experimentando todas estas escenas impactantes de verdad.

5. La calidad de la imagen de ‘Ven y Mira’ es oscura y con grano

Ven y Mira fue filmado completamente con luz natural. Debido a esto, las escenas rodadas en lugares naturalmente más oscuros, como en los bosques, fueron capturadas con un material de película más rápido de lo normal. El resultado es que la imagen de la película es oscura y granulada. Esta calidad granulosa de la película combina bien con el oscuro tema que trata.

6. El nombre de la película era originalmente "Matar a Hitler"...

Originalmente, la película iba a ser titulada Matar a Hitler. Sin embargo, esto se consideró inapropiado en ese momento. En su lugar, Klímov eligió el título, Ven y Mira, que proviene del sexto capítulo del Libro del Apocalipsis. Ese sombrío pasaje bíblico termina con la línea: “Porque ha llegado el gran día de su ira, y ¿quién podrá sostenerse en pie?” (Apocalipsis 6:17 KJV).

7. El propio Klímov experimentó la Segunda Guerra Mundial

Nacido y criado en Stalingrado, Elem Klímov fue evacuado de la ciudad cuando era niño, mientras la legendaria batalla de la Segunda Guerra Mundial estaba en marcha. En entrevistas, confirmó que su experiencia en la guerra influyó en Ven y Mira.

Además, su co-guionista, Ales Adamovich, experimentó la Segunda Guerra Mundial de manera similar al Floria de Ven y Mira. Durante la Segunda Guerra Mundial, Adamovich tenía la misma edad que Floria en la película. Por si fuera poco, él y su familia lucharon como partisanos en Bielorrusia contra los alemanes.

8. Bielorrusia sufrió más que cualquier otro país en la Segunda Guerra Mundial

La mayoría de la gente sabe que la Unión Soviética sufrió la mayor pérdida de vidas que cualquier otra nación durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, no todos saben que la república soviética más afectada en términos de porcentaje de muertos fue Bielorrusia. Según el libro del historiador ruso Vadim Erlikman, Poteri narodonaseleniia v XX veke ("Потери народонаселения в XX веке", o Pérdida de población en el siglo XX), Bielorrusia perdió el 25% de su población total durante la guerra, y en su mayor parte por muertes de civiles. Según los informes, de que el número total de muertes en superó los 2 millones.

Cuando veas Ven y Mira, pon estas estadísticas en perspectiva. La trama de la película no es un incidente aislado, algo que sucedió miles de veces durante varios años en Bielorrusia. En los momentos finales de la película, cuando el grupo de partisanos soviéticos se alejan, no salen de una victoria o una derrota. En su lugar, están pasando de una pesadilla a la siguiente.

9. SPOILER - la escena del granero realmente ocurrió

De todas las escenas impactantes de Ven y Mira, la que más fuerza ejerce sobre la credulidad del espectador es la horrible secuencia de la quema de la iglesia. Una brigada de las SS, con la ayuda de colaboracionistas locales, acorrala a todo un pueblo en una iglesia y los quema vivos.

Por muy horrible que sea la secuencia, no contiene ningún adorno ni exageración. Este tipo de atrocidades cometidas por los nazis contra judíos y eslavos están bien documentadas en el Frente Oriental. Como un título al final de Ven y Mira, explica “628 pueblos bielorrusos fueron quemados hasta los cimientos con todos sus habitantes”. 

LEE MÁS: Esta es la lista definitiva de las 100 mejores películas rusas y soviéticas

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies