Las 15 mejores películas rusas de la década

Nikolái Lébedev/Trité, 2016
Esta es nuestra selección de largometrajes.

1. ‘Leyenda 17’

En la década de 2010, se rodaron numerosos dramas deportivos con mucho ritmo. Eran historias que a menudo se ambientaban en la Unión Soviética. Leyenda 17 cuenta la historia del legendario jugador de hockey Valeri Jarlámov, que anotó dos veces en el primer partido que el equipo de hockey soviético jugó contra Canadá en 1972 y que acabó 7:3 y supuso un triunfo del deporte soviético.

Una de las películas de mayor recaudación de 2013 en Rusia, Leyenda 17 “mantiene la atención de los espectadores desde el primer minuto hasta el último. Por no mencionar que la película está rodada de tal manera que es como un auténtico partido de hockey, lleno de emoción, y crees en la victoria de nuestro equipo", escribió un crítico de cine sobre la película.

2. ‘¿De qué hablan los hombres?’

Siempre es intrigante saber de qué habla la gente a puerta cerrada. En esta comedia, que se ha convertido en un clásico moderno para muchos en Rusia, cuatro amigos hablan con franqueza sobre sus esposas, sus novias, la amistad y la vida. Se atreven a decir lo que piensa la mayoría de los hombres, pero tienen miedo de decir en público. El resultado es una película brillante, divertida y filosófica que atrae tanto a hombres como a mujeres.

De qué hablan los hombres es una película producidas por estudio de teatro de Moscú Quartet I. El estudio está formado por cuatro graduados de la Academia Rusa de Artes Teatrales y han producido notables espectáculos, muchos de ellos  adoptados a la gran pantalla. También es el caso de esta película, que se filmó después de que su exitosa obra Conversaciones que los hombres de mediana edad tienen sobre las mujeres, las películas y los tenedores de aluminio apareciera sobre el escenario. Se trata de una road movie muy divertida, pero profundamente filosófica.

3. ‘Hardcore: Misión extrema’

Al despertar Henry no recuerda nada, aunque la parte buena es que tiene una mujer hermosa  que le explica que es un ciborg. Entonces un grupo de hombres armados interfieren en la charla y secuestran a su esposa. Henry emprende entonces un viaje extremadamente violento y sangriento para recuperarla.

Hardcore: Misión extrema es una película experimental del aclamado productor Timur Bekmambétov y del joven director Iliá Naishuller. La mayor parte de la película está filmada en primera persona (POV). “Es un cruce entre un paseo por un parque temático, una película, un videojuego y un concierto de rock”, dijo el director. Y realmente así es, ya que la película fue filmada en su mayor parte con cámaras GoPro, con el apoyo de un equipo de cámara diseñado a medida inventado para la ocasión.

4. ‘Yolki’ (Árboles de Navidad)

Según se cuenta todas las personas del planeta están a tan solo seis o menos conexiones sociales de distancia entre sí. Un niño en un orfanato ruso se embarca en una misión para probar la teoría de “los seis apretones de manos hasta llegar al presidente” con el objetivo de pedirle que ayude a su amigo Varia. Una cadena de apretones de manos lleva a los espectadores por todo el país, donde la gente lucha por la felicidad, antes de que el reloj marque el Año Nuevo.

Es una película amable, inspiradora y divertida, la elección perfecta para la familia en Navidad y Año Nuevo. Yolki fue también una de las películas rusas de mayor recaudación en el país en 2010, quedando por debajo de Avatar de James Cameron y Crepúsculo: La saga.

5. ‘Rescate suicida’

Un piloto de las Fuerzas Aéreas es despedido por desobedecer una orden directa. Entonces se convierte en un piloto de aviación civil. Lo hace a regañadientes, pero estar en el cielo es la única manera de sentirse vivo. Sin embargo su temperamento explosivo hace que le sea difícil llevarse bien con la dirección de la aerolínea. Antes de renunciar debe realizar un último vuelo. Entonces un terremoto en una isla lejana cambia la dirección de su vuelo... y la de su vida.

Esta película es un remake de un clásico soviético pero con más acción y efectos especiales. “Se trata de una historia muy inspiradora ya que llama a ser valiente y a hacer buenas obras por otras personas. Algo así es rato en el mundo contemporáneo”, escribió una crítico de cine en su reseña.

6. ‘Vi’

El explorador del siglo XVIII, Jonathan Green, viaja hacia el Este desde Europa. En su camino se encuentra con un pueblo aislado del resto del mundo por un bosque intransitable y una zanja construida artificialmente. Sus habitantes temen a los espíritus malignos, una creencia que el educado Green descarta de inmediato como una tontería. Sin embargo, él mismo será víctima de este mal...

Vi se basa en un cuento de Nikolái Gógol, uno de los escritores más importantes de Rusia. Es recomendable ver esta película para tener una nueva perspectiva de la literatura clásica rusa. Tras el estreno, se anunció que Rusia y China producirán una secuela de 50 millones de dólares. Sorprendentemente, en la segunda parte aparecían estrellas de Hollywood como Arnold Schwarzenegger y Jackie Chan.

7. ‘Stalingrado’

Esta épica película trata sobre un capitán soviético y su pequeño escuadrón, que lograron colarse tras las líneas enemigas y se escondieron en una casa donde encontraron a su última residente, una joven llamada Katia. Tienen la tarea de  frustrar la ofensiva nazi para cambiar el curso de la Segunda Guerra Mundial.

Stalingrado fue la primera película rusa filmada en formato IMAX. Para su filmación se construyeron escrupulosamente distritos enteros de la ciudad destruida en un campo militar cerca de San Petersburgo. Stalingrado fue la película más taquillera de 2013 y es verdaderamente épica en su producción.

8. ‘Tres segundos’

Olimpiadas de 1972. El equipo soviético de baloncesto llega a Múnich con la esperanza de vencer al equipo estadounidense, aparentemente imbatible. A pesar del mito que rodea a los estadounidenses, y de la crisis de rehenes que estalla simultáneamente, el entrenador soviético conduce a su equipo multiétnico a la milagrosa victoria, que pasó a la historia del deporte internacional.

La final se reconstruye en la película prestando mucha atención a los detalles: seis equipos de cámaras diferentes filmaron la acción independientemente unos de otros, una experiencia única para la industria cinematográfica rusa. En palabras de un crítico de cine, esta no es la única característica que hace única a esta película: “La película cautiva, entretiene y enseña. También camina por una fina línea entre la glorificación irresponsable de la URSS y la denigración de nuestro antiguo país”.

9. ‘Leviatán’

Un alcalde corrupto de una pequeña ciudad usa su poder para echar a un hombre sencillo de su casa junto al mar y usar la tierra para sus necesidades personales. El pobre pero orgulloso hombre no cede a la presión del alcalde y contrata a un abogado de Moscú. Pero cuando llega la ayuda que estaba esperando, el remedio es peor que la enfermedad.

Esta película del aclamado director Andréi Zviáguintsev fue elogiada en todo el mundo y recibió un Globo de Oro en 2015. Las críticas, tanto en Rusia como en el extranjero, fueron abrumadoramente positivas. The Sydney Morning Herald dijo de ella: “Una brutal obra maestra rusa”.

10. ‘La fortaleza Brest’

El 22 de junio de 1941, la Alemania nazi lanzó una ofensiva contra la Unión Soviética, que no estaba preparada para el ataque ni para la guerra que se estaba desarrollando. La Fortaleza de Brest fue el primer puesto de avanzada que fue testigo del feroz ataque de los nazis. Tomados por sorpresa, la gente normal que hacer un esfuerzo extraordinario para tratar de detener al agresor.

Aunque los críticos no se mostraron muy entusiastas, la película obtuvo uno de los mayores índices de audiencia entre las películas de guerra rusas en Kinopoisk, un sitio web de índices de audiencia similar a IMDb o Rotten Tomatoes. La respuesta puede estar en los sentimientos que muchos rusos tienen respecto a la guerra. Te la recomendamos para que veas de primera mano lo que fue el comienzo de la Segunda Guerra Mundial para la mayoría de los rusos.

11. ‘Arritmia’

Un talentoso paramédico se entrega por completo a sus pacientes y deja de lado a su esposa, su familia y su propia organización. Pero no le va bien y su esposa solicita el divorcio y surgen problemas en el trabajo. Su vida se desmorona, pero sus pacientes ni siquiera le agradecen su trabajo.

Este drama ampliamente elogiado sobre un hombre sencillo que hace su trabajo a pesar de los innumerables obstáculos refleja, en muchos sentidos, cómo funciona la sociedad rusa. Se trata de una experiencia extrañamente edificante. Como dijo un crítico: “Al verla se cree en la película. Quieres arreglar la vida de la gente y no huir de un país donde ‘no puede pasar nada bueno’”.

12. ‘Dovlátov’

La película trata sobre la vida cotidiana de Serguéi Dovlátov, uno de los escritores rusos más populares de finales del siglo XX, durante su vida en Leningrado en la década de 1970, justo antes de que su amigo y poeta, Joseph Brodsky, fuera expulsado de la Unión Soviética.

Esta película, a veces divertida y a veces dramática, muestra a los espectadores lo difícil que puede ser para una persona descubrir su talento y encontrar su lugar en la vida. Fue galardonada con un Oso de Plata en el Festival Internacional de Cine de Berlín en 2018.

13. ‘Sin amor’

Muestra un doloroso proceso de divorcio de un matrimonio con un hijo. La esposa y el esposo siempre están al borde de la guerra, pero la verdadera víctima es su hijo Alexéi. Tras una pelea el chico desaparece sin dejar rastro.

Este oscuro drama dirigido por Andréi Zviáguintsev, ganador del León de Oro en el Festival de Venecia por El retorno, fue nominado al Oscar como Mejor Película en Lengua Extranjera en 2018. También obtuvo críticas abrumadoramente positivas en la prensa occidental.

Sin embargo, puede ser una experiencia dura de soportar. Como dijo un crítico de cine: “Es una especie de thriller, pero sin una solución fácil. Zviáguintsev no trata de tranquilizar: no hay nada que hacer en este lugar frío y duro”.

14. ‘El estudiante’

Un adolescente de un hogar roto busca la salvación en la Biblia. Se aprende los versículos de memoria y los recita a sus compañeros de clase. Llega a considerarse a sí mismo como la máxima autoridad moral y condena los vicios, siempre que los ve. Este predicador adolescente se convierte en un problema insoportable para algunas personas.

La película está dirigida por Kirill Serébrennikov, que también ha dirigido obras de teatro. Sus obras han estado en lugares como el Festival de Teatro de Aviñón y el Festival de Cine de Cannes, el Festival de Cine de Locarno, el Festival de Cine de Roma y el Festival Internacional de Cine de Varsovia, donde ganó el Gran Premio por su película El día de Yuri. El estudiante recibió el premio François-Chalais en el Festival de Cannes de 2016.

15. ‘Cómo Víctor ‘el Ajo’ llevó a Alexéi ‘el Espiga’ al asilo de ancianos’

Un joven astuto quiere encerrar a su recién descubierto padre –que es un preso a una residencia de ancianos para así heredar su apartamento, separarse de su familia y mudarse con su amante. A ninguno de los dos hombres le gusta la compañía del otro, pero ambos se embarcan en un viaje a través de la periferia rusa.

Recién graduado de la escuela de cine, Alexánder Jant debutó con esta road movie independiente y causó una gran impresión, a pesar de contar con un presupuesto muy limitado, recibió una cálida acogida por parte del público. Los críticos también elogiaron al director por hacer representación muy auténtica de la periferia rusa y por su elección consciente de evitar moralizar a los espectadores, a pesar de la profunda e inspiradora historia de la película.

Esta es la lista definitiva de las 100 mejores películas rusas y soviéticas

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies