5 razones para ver ‘Siervo’, la comedia de mayor recaudación en la historia del cine ruso

Klim Shipenko/Yellow, Black & White, 2019
La película de Klim Shipenko, estrenada para las fiestas de Año Nuevo, recaudó 2.317 millones de rublos (38 millones de dólares) en la taquilla rusa, superando a la anterior poseedora del récord, Avatar de James Cameron. Te explicamos por qué necesitas ver esta película ahora mismo.

1. Hay inesperados giros en la trama

Grisha, el protagonista, no trabaja, se gasta el dinero de su padre en clubes caros y no tiene ningún respeto por la gente. No duda en insultar a una mujer o en lisiar a un policía. Después de otra fiesta que dura toda la noche, tiene un accidente y pierde el conocimiento. Cuando se despierta, descubre que su traje, su dinero y su teléfono inteligente han desaparecido misteriosamente, y todos los que le rodean insisten en que están en 1860 (un año antes de la abolición de la servidumbre en Rusia), y que lejos de ser el hijo de un padre rico, Grisha es un simple mozo de cuadra.

‘Siervo’ puede parecer al principio la típica comedia de viajes en el tiempo, pero las cosas no son tan simples. Grisha es, sin saberlo, un participante reacio a participar en un experimento psicológico, en el cual es monitoreado por numerosas cámaras. Su padre contrata un equipo de actores y, junto con un psicólogo chiflado, convierte a su hijo en un siervo para darle una lección y enseñarle a tratar a la gente correctamente, a valorar la vida y a creer en el amor. No te preocupes, no te hemos soltado un spoiler, es el eslogan oficial de la película. Los verdaderos e inesperados giros de la trama están en el metraje de la cinta, para que los descubras por ti mismo.

2. Descubrirás cómo vivían los siervos en la Rusia del siglo XIX

Un pajar en vez de una cama, trapos en vez de un traje de moda, y hojas en vez de papel higiénico: Grisha tiene que acostumbrarse a todo esto y más. Siervo cuenta con todo detalle las penurias de la vida de un campesino ruso. Cualquier delito menor puede llevarte a ser azotado, mientras que la insolencia puede provocar tu ejecución pública en la plaza principal.

3. Descubre los problemas de los actores de a pie

Siervo trata de manera directa sobre las difíciles condiciones en las que trabajan los actores. La película presenta abiertamente que muchos actores (estrellas no mimadas) se ven obligados a trabajar con guiones tontos sin posibilidad de improvisar, y se les mantiene en el plató durante días y días sólo para que suelten un par de líneas de texto. Un actor puede prepararse para un papel durante meses, sólo para ser reemplazado en el último minuto por algún advenedizo sin formación dramática.

Además, los actores no gozan de ninguna privacidad, y tener una aventura con un colega en el set de rodaje es un crimen que puede causar que tu despido.

4. ‘Siervo’ es una sátira bien dirigida sobre la Rusia moderna

Si tienes un padre influyente, incluso si matas a alguien, no te pasará nada. Si quieres fama, puedes ir a un programa de entrevistas ruso y calumniar a una persona rica (menos rica que tu padre, eso sí), que el presentador no hará nada para silenciarte. Y si se violan los derechos humanos, la policía no moverá un dedo hasta que el asunto provoque una protesta pública.

La película no sólo trate el cómo convertir a un niño rico en un ser humano, sino que, para empeza, se burla del entorno que lo convirtió en un mocoso tan malcriado.

5. La película reinterpreta la noción de libertad

El protagonista se adapta a su nueva vida de siervo con sorprendente rapidez. Grisha invoca su derecho a la libertad sólo al final de la película, cuando su novia está en peligro. El resto del tiempo sufre humillaciones y engaños, y ni siquiera intenta defender sus derechos.

En última instancia, el mensaje de la película es que todo el mundo tiene derecho a la libertad, tanto si eres hijo de un oligarca como si eres un trabajador común.

Pincha aquí para descubrir 5 musicales soviéticos que enamoraron a Hollywood 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies