¿Quién quemó la principal sala de exposiciones de Moscú?

Alexandra Mudrats/TASS
La sala de exposiciones Manezh de Moscú es un lugar único en el que se han celebrado gigantescos conciertos, además también ha servido como garaje para los vehículos de los líderes soviéticos e incluso como campo de entrenamiento para regimientos de infantería.

La sala de exposiciones Manezh, en el centro de Moscú, fue construida en 1817 justo al lado de los muros del Kremlin para conmemorar el quinto aniversario de la victoria rusa en la guerra contra Napoleón.

Al principio se llamaba Exerzirhaus (casa de ejercicios militares, en alemán). Dentro de esta enorme y espaciosa sala sin columnas podía vagar libremente un regimiento de infantería al completo.

Desde la década de 1830, sin embargo, ha sido una sala de conciertos y exposiciones. En 1867 se dio un concierto de enormes dimensiones: una orquesta y un coro de 500 cantantes se presentaron ante 10.000 espectadores.

A lo largo de los años en el Manezh de Moscú se han organizado numerosas exposiciones, incluyendo la mayor muestra de trajes nacionales de todos los pueblos del Imperio ruso. Sin embargo, se cree que el emperador Alejandro III estaba muy disgustado con esta exposición y abandonó el edificio nada más llegar.

El Manezh era también el lugar favorito de Lev Tolstói para montar en bicicleta. El gran autor tenía 67 años cuando empezó a aprender a pedalear.

Para ahuyentar los insectos y los roedores, el ático del Manezh estaba lleno de hojas de tabaco. Después de la Revolución de 1917, los soldados se fumaron todo y se dice que el olor permaneció hasta la década de 1970.

En la época soviética, el Manezh dejó de ser una sala de exposiciones. Al principio se utilizó como cuartel del Ejército y luego se convirtió en garaje para los vehículos de los líderes soviéticos. Su uso como garaje dañó significativamente el edificio. Incluso las bombas alemanas provocaron menos daños que los coches del Gobierno.

40 años más tarde, después de importantes obras de renovación, el Manezh de Moscú volvió a su vida anterior como la principal sala de exposiciones de la capital.

El 14 de marzo de 2004, un incendio asoló el Manezh y solo quedaron los muros. La policía afirmó que se trataba de un incendio provocado, pero todavía se desconocen los nombres de los autores. Se cree que el suceso estuvo relacionado con las elecciones presidenciales celebradas ese mismo día.

Después de las obras de restauración, el Manezh reabrió sus puertas en 2005 y en la actualidad acoge más de 70 exposiciones anuales.

Este es el español que ayudó a levantar el Manezh y otros lugares clave del Imperio ruso.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies