Diego Rivera, el artista mexicano que se enfrentó a Stalin y a los Rockefeller

Getty Images
El muralista no tenía miedo de expresar sus opiniones ante las personas más importantes de su época.

Diego Rivera (1886-1957), famoso muralista mexicano, fue considerado un honorable amigo de la Unión Soviética durante mucho tiempo. Era comunista, visitó la URSS en varias ocasiones e hizo una serie de dibujos del pueblo soviético. Se ofreció incluso a pintar un retrato de Stalin.

Sin embargo, estos planes nunca llegaron a materializarse. El artista mexicano expresó sus opiniones sin temor y fue muy crítico con algunos temas del arte socialista soviético. 

A Rivera le decepcionaba que los artistas soviéticos modernos pasaran por alto las tradiciones artesanales de los campesinos rusos. “Mira tu pintura de iconos, los maravillosos bordados y las cajas barnizadas, las tallas de madera y cuero, los juguetes. La gran herencia que no conoces y no usas”, afirmó.

Estas opiniones resultaban inaceptables para los círculos artísticos soviéticos, donde Rivera se hizo muchos enemigos. Sin embargo, la razón principal por la que el artista mexicano se convirtió en una persona non grata en la URSS fue política.

Rivera apoyó a Lev Trotski en el encarnizado duelo que este mantuvo con Stalin. Llegó a alojarlo en su casa de México después de su exilio de la Unión Soviética.

La ruptura con la Rusia de Stalin no significó una ruptura con el comunismo. Rivera continuó promoviendo los ideales socialistas incluso mientras trabajaba para los Rockefeller a principios de la década de 1930. 

Abby Aldrich Rockefeller era una gran admiradora de su creatividad y los magnates estadounidenses lo contrataron para pintar un gran fresco en su rascacielos, situado en el la Plaza Rockefeller de Nueva York.

Los Rockefeller imaginaron al artista en un punto de inflexión, mirando hacia el futuro a la vez que se arraigaba en el pasado, una mezcla de incertidumbre y esperanza, aunque finalmente elegía buscar un futuro nuevo y más optimista. 

El hombre en el cruce de caminos (renombrado como El hombre controlador del universo con los retratos añadidos de Lev Trotski, Karl Marx y Friedrich Engels.

Rivera respondió a su manera. En el mural El hombre en el cruce de caminos, aparece una persona que se encuentra entre el mundo capitalista –lleno de guerras, crueldad y pecado–, y el prometedor nuevo mundo del socialismo, el mundo del trabajo y la hermandad.

Los Rockefeller estaban dispuestos a aceptar el mural si eliminaba a Lenin. A pesar de las numerosas solicitudes de Nelson Rockefeller para reemplazarlo con la imagen de un desconocido, Rivera se negó.

Los Rockefeller decidieron entonces raspar el fresco de la pared. Más tarde Rivera recreó el fresco en México y lo rebautizó como El hombre controlador del universo, añadiendo imágenes de Trotski, Karl Marx y Friedrich Engels, que no estaban presentes en el original.

Poco antes de su muerte, Rivera hizo las paces con los líderes soviéticos y visitó la URSS por última vez.

Aquí te contamos la apasionante historia del ruso que descifró el código maya. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies