La mansión de madera de Pogorélovo: fantasía rusa en el bosque de Chujlomá

William Brumfield
Esta construcción única, una combinación de estilos rústicos y urbanos, ha logrado sobrevivir hasta el día de hoy gracias al trabajo de un solo hombre.

Dentro de la inmensidad de los bosques rusos, hay una pequeña zona cerca de la ciudad de Chujlomá (en la región de Kostromá) que alberga dos extraordinarias casas de madera. Una de ellas es la mansión Térem en Astashovo; la otra está situada en el antiguo pueblo de Pogorélovo, cerca del río Viga.

La notable mansión de Pogorélovo fue levantada a principios del siglo XX (tal vez en 1902) por Iván Poliashov, quien, al igual que Sazónov, constructor de la Terem en Astashovo, se había enriquecido como contratista durante el auge de la construcción en San Petersburgo. Y al igual que Sazónov, Poliashov quiso mostrar que gozaba de una riqueza exuberante mediante el diseño de una gran casa de madera en su pueblo natal.

Afortunadamente, la casa Poliashov (un enorme edificio de troncos con revestimiento de tablones) ha resistido en gran medida los estragos del tiempo, tanto en el exterior como en gran parte del interior. Este feliz hecho se debe en parte a las diferencias de diseño y en parte a la excepcional historia de un artista que vive para conservar la casa, a pesar de que el pueblo que una vez la rodeó ha desaparecido.

Iván Poliashov nació presumiblemente en 1850, siendo hijo del campesino Iván Dmítriev. Conocido como Iván Ivanov, asumió el nombre de Poliashov para trabajar en San Petersburgo. En 1868 se casó con Evdokía Yegórova, con quien tuvo dos hijos y dos hijas. Su trabajo en el sector de la construcción floreció en San Petersburgo, pero también desarrolló empresas en Pogorélovo, incluyendo un rentable molino de agua y operaciones de tala.

La primera esposa de Poliashov murió a finales del siglo XIX, y en abril de 1904 se casó por segunda vez con María Suvórova, de 26 años, hija de un sacerdote de la aldea de Vvedénskoie. El segundo matrimonio dio sus frutos: tres hijos y tres hijas.

Después de que el gobierno soviético llegase al poder, la propiedad de Poliashov fue expropiada, pero él continuó viviendo en una habitación de la casa e incluso desempeñó un papel administrativo en el aserradero que había fundado. Murió en 1935 y fue enterrado en el cementerio de la iglesia de San Nicolás, en Dorka.

Cómo llegar hasta allí:

Subir en el tren de Moscú a Kostromá (estación de ferrocarril Yaroslavski; salida a las 12:35 todos los días; duración del trayecto: 6,5 horas) y, a continuación, tomar un autobús local hasta el pueblo de Chujlomá (duración del trayecto: 3,5 horas). Después, usar un taxi para desplazarse a Pogorélovo (a 37 kilómetros de Chujlomá).

Lujo rústico

Aunque más rústica en su aspecto exterior que la villa Térem de Astashovo, la casa Poliashov demuestra la influencia del diseño urbano en detalles como ventanas rodeadas de florituras barrocas. La entrada principal se enmarca enfáticamente con una torre al estilo “gótico carpintero” en el centro de la fachada sur, que es la que recibe más luz. La torre en la casa Térem de Astashovo tenía un propósito más imaginativo, servir como mirador o plataforma de observación.

En la casa Poliashov destacan los elaborados ornamentos semicirculares tallados sobre las ventanas del segundo piso, que sirve de manera clásica como bel etage, o nivel que contiene el espacio principal de la vivienda. Estos frontones de ventanas ornamentales (que se puede decir que se asemejan al tocado festivo de una mujer o kokoshnik, o incluso a una exhibición de plumas de pavo real) proclaman a los cuatro vientos la prosperidad del propietario y constructor de la casa.

El segundo piso culmina en una intrincada cornisa decorativa. La estructura está coronada por un medio piso cuyos componentes funcionan como mirador. La plasticidad de la estructura se acentúa con la proyección de ventanas saledizas, galerías y buhardillas.

El plano de la casa Poliashov representa una combinación de conceptos neoclásicos y modernos en cuanto a la disposición del espacio interior: neoclásico en su simetría exterior y equilibrio estructural, moderno en el interior con su disposición de habitaciones alrededor de una escalera central. Al mismo tiempo, la casa contiene un amplio espacio que corresponde al povet adjunto (área de almacenamiento) de una gran izbá del norte, o casa de troncos.

En el interior de la casa se conservan habitaciones decoradas de manera urbana, especialmente en el rellano superior de la escalera principal. La enorme carpintería tallada y la estricta geometría de las ataguías del techo se alternan con elegantes pinturas murales de motivos florales y arabescos.

También se conservan fragmentos de pinturas murales y diseños en estarcido en las habitaciones de la planta baja, incluyendo el comedor, cocina, una espaciosa despensa y lo que parece ser una alcoba para el desayuno. (La planta baja podía calentarse más fácilmente en los largos inviernos).

El salvador de Pogorélovo

La conservación de gran parte de la decoración interior depende del buen mantenimiento, especialmente del tejado, para evitar la rápida descomposición y el colapso por la filtración de humedad. Muchas casas de campo se perdieron en el período de la posguerra debido a que las aldeas se quedaron atrás en el proceso de cambio demográfico, debido a la migración a las ciudades. Este podría haber sido el destino de la casa Poliashov, pero su impactante estética atrajo a un salvador inesperado que ha desempeñado un papel crucial en el mantenimiento de la estructura.

Anatoli Zhigaliov, un artista activo en el movimiento moscovita de arte inconformista, quedó tan cautivado por la casa la primera vez que la vio en 1971 que decidió establecerse allí en 1972. A lo largo de las décadas, Zhigaliov ha vivido en la casa (excepto en invierno), y con sus obras de mantenimiento ha logrado preservar uno de los monumentos de madera más impresionantes de Rusia, un digno compañero de la Térem en Astashovo.

Cabe destacar que este tesoro se encuentra aislado en un claro entre los bosques de Chujlomá. No existe un acceso fácil a la mansión Pogorélovo, que se encuentra a cierta distancia de la carretera de tierra más cercana, más allá del pequeño río Viga. Aparte del senderismo, la mejor opción es el uso de un ATV (vehículo todo terreno, o quad). El paseo es duro y requiere el uso de botas de cadera para atravesar los terrenos pantanosos y cruzar el mencionado río. Pero la recompensa es una visión fantástica que sólo el bosque ruso puede proporcionar.

Si te gustó este texto, deberías leer “Tesoros desaparecidos del norte ruso: el pueblo de Paltoga”. Pincha aquí si decides aceptar nuestro consejo. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies