3 heroicos espías soviéticos de ficción y sus homólogos históricos

A. Goltsin/Sputnik
Estos hombres hicieron todo lo posible para frustrar los planes nazis, pero no todos tuvieron éxito. A continuación os presentamos tres películas de la era soviética que fueron inspiradas por gente y sucesos reales durante la Segunda Guerra Mundial.

1. Agente Secreto (Pódvig Razvédchika)

La inspiración real para el personaje principal de la película ‘Agente Secreto’  fue Nikolái Kuznetsov, hijo de un campesino que más tarde se convirtió en un famoso espía.

Un espía soviético se infiltra en las fuerzas nazis en una ciudad ucraniana ocupada, y su misión es hacerse con la correspondencia secreta entre un general germano al mando y Berlín. Un día, el contacto del espía en la ciudad se ve comprometido, por lo que no le queda más remedio que secuestrar al general alemán.

La inspiración real para el personaje principal de la película fue Nikolái Kuznetsov, hijo de un campesino que más tarde se convirtió en un famoso espía condecorado con la medalla de Héroe de la Unión Soviética, la más alta distinción militar de la época.

De joven, Kuznetsov tenía talento para los idiomas y dominaba el alemán, el ucraniano, el polaco y otros. El joven lingüista no encontró mucho uso para sus este talento, y siguió trabajando en la agricultura hasta que fue arrestado con cargos falsos durante las purgas de Stalin.

Precisamente, su talento para los idiomas lo salvó cuando un oficial de contrainteligencia de alto rango le encontró su lado práctico. Este cambió la identidad de Kuznetsov por la de un alemán y lo entrenó en un campo de prisioneros de guerra en Krasnogorsk (cerca de Moscú).

Cuando el espía soviético dominó los hábitos y modales de un soldado alemán, fue enviado tras las líneas enemigas con la audaz misión de eliminar a Erich Koch, el Reichskommissar nazi encargado de las fuerzas de ocupación en Ucrania.

Conocido por los alemanes como Paul Zibert, Kuznetsov no logró eliminar su principal objetivo, pero logró matar a varios oficiales nazis de alto rango cerca de Koch. Entre sus últimas misiones, antes de ser descubierto y ejecutado, se encontró el secuestro del General de División Max IIgen. Sin embargo, a diferencia del personaje de la película, el verdadero espía fue incapaz de entregar al general nazi a Moscú, ejecutando al enemigo él mismo.

2. Mayor Vórtice (Mayor Vijr)

El Coronel Alexéi Botián, una de inspiraciones de la vida real para el Mayor Vórtice, era un oficial de inteligencia de carrera.

Cuando Hitler ordena volar la ciudad polaca de Cracovia, los soviéticos envían a un grupo de saboteadores liderados por un espía conocido como Mayor Vórtice para frustrar el malvado plan nazi.

En realidad, la dirección soviética envió dos grupos a Cracovia, y el personaje de ficción bebió de dos inspiraciones de la vida real: los coroneles Alexéi Botián y Evgeni Berezniak.

Berezniak era un discreto profesor de escuela de idiomas que se vio obligado a espiar cuando su ciudad fue ocupada por los nazis. Fue entrenado en Moscú y asignado para dirigir un grupo de saboteadores en la Cracovia ocupada.

El despliegue del grupo tras las líneas enemigas no tuvo éxito y Berezniak fue arrestado. Pero su audaz fuga de los nazis probablemente salvó a toda la ciudad. Berezniak se reunió con sus compañeros saboteadores y secuestró a un mayor nazi que estaba involucrado en la demolición de la ciudad. Gracias a la información obtenida, el plan nazi de destruir la ciudad durante la retirada de la misma nunca ocurrió.

Después de la guerra, Berezniak volvió a su trabajo como maestro de escuela y nadie supo lo que había hecho durante la guerra hasta años después.

El Coronel Alexéi Botián, la otra inspiración de la vida real para el Mayor Vórtice, era un oficial de inteligencia de carrera. Su contribución a salvar Cracovia de los nazis consistió en ayudar a destruir un almacén donde se guardaban explosivos destinados a volar el centro de la ciudad. Sólo en 2007, 62 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, Botián fue condecorado como Héroe de Rusia por su papel en la salvación de la ciudad polaca.

3. Diecisiete momentos de primavera

Willy Lehmann fue posiblemente el agente soviético más valioso dentro de las filas nazis.

Stierlitz es una parte tan importante de la cultura pop soviética como James Bond lo es para los británicos. Aunque este personaje icónico no tiene un modelo confirmado, algunos fans de la popular serie de espías afirman que podría existir uno.

Se especula que un capitán de la policía alemana, Willy Lehmann, habría inspirado al famoso espía. Un hombre controvertido, Lehmann fue posiblemente el agente soviético más valioso dentro de las filas nazis, especialmente porque estaba a cargo de las operaciones de contrainteligencia contra los espías soviéticos. Informó sobre la fecha exacta de la invasión nazi de la URSS al Kremlin, que consideró su advertencia como desinformación.

Descubre pinchando aquí 5 lugares de Moscú que fueron campos de batalla entre el KGB y la CIA.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies