Así sería una ‘Liga de la Justicia’ a la eslava

Conocidos como bogatyres (guerreros, hombres fuertes), son los superhéroes de los antiguos cuentos eslavos y canciones épicas. Hoy en día, ciertamente podrían competir con los personajes de Marvel y DC. Russia Beyond os presenta a los bogatyres más impresionantes y poderosos

Sviatogor

Sviatogor fue uno de los bogatyres más antiguos de la mitología eslava, originario de los tiempos precristianos.

Cuando caminaba, la tierra temblaba, los bosques se doblaban y los ríos se desbordaban.

Un Hulk a la eslava, Sviatogor era un gigante, por lo que dormía en una cama de 26 metros de largo por 15 de ancho. Incluso estaba casado, aunque no con una giganta, sino con una mujer común, a la que llevaba al hombro (y metida en un cofre de cristal).

El enorme Sviatogor a menudo se jactaba de sus enormes poderes y solía decir que era capaz de doblar el cielo sobre la tierra. Una vez trató de recoger una bolsa conocida como "la peor parte del mundo". Al fallar, se quedó atascado hasta las rodillas en el suelo y murió.

Como símbolo de la antigua fuerza primitiva, Sviatogor cayó finalmente en el olvido.

Volga Sviatoslávich

Hijo de una serpiente (sí, leíste bien) y una princesa rusa, Volga Sviatoslávich era un personaje místico. Capaz de hablar con animales, pájaros y peces, el propio Volga era hombre lobo y mago.

Las historias épicas relatan su campaña militar en la India. Volga se convierte en halcón para proporcionar alimento a sus tropas. Como armiño, daña los arcos enemigos y, como lobo, muerde los cuellos de los caballos enemigos.

Atacando muros infranqueables, convirtió a sus guerreros en hormigas y les devolvió su apariencia original una vez dentro de la fortaleza. Finalmente, se casó con la esposa de un rey enemigo asesinado.

Iliá Múromets

Probablemente el más importante de todos los bogaty eslavos, Iliá Múromets era un guerrero idealista y un héroe popular.

Los primeros 33 años de su vida Iliá no podía mover sus piernas y brazos, pero fue sanado por los voljs (sacerdotes paganos eslavos) que lo enviaron a servir al príncipe de Kiev, Vladímir.

Como protector de las tierras rusas, logró numerosas hazañas y derrotó a muchos enemigos poderosos.

Decapitó al bandolero Solovéi (o Ruiseñor el ladrón), que podía matar a la gente y destruir edificios con su pito.

Otro enemigo muerto por la espada de Iliá Múromets fue una enorme monstruosidad conocida como Idolishche, un símbolo de todas las fuerzas paganas oscuras y no cristianas que amenazaban al Rus de Kiev.

También venció al rey tártaro Kalin y a todas sus tropas que intentaron capturar Kiev. El desesperado Kalin escapó, prometiendo nunca regresar a las tierras rusas. Algunos ven en este villano una representación del jefe de guerra mongol Mamái, cuyas tropas fueron derrotadas por los rusos en la Batalla de Kulikovo (1380). Esa victoria puso en marcha el proceso de liberación de las tierras rusas del poder de la Horda de Oro.

Dobrinia Nikítich

El segundo (después de Iliá Múromets) bogatyr más popular en los cuentos eslavos, Dobrinia Nikítich, no solo era un valiente guerrero, sino también un buen diplomático. Dominaba 12 idiomas y también podía hablar con las aves.

Una de sus hazañas más impresionantes fue la victoria sobre el dragón de tres cabezas Zméi Gorínich (serpiente de montaña), quien aterrorizaba a Kiev y había secuestrado a una joven princesa. El mito de San Jorge y el Dragón se puede rastrear claramente en esta épica leyenda eslava.

Evpati Kolovrat

La leyenda de Evpati Kolovrat estaría ubicada temporalmente en el período de la invasión mongola de los primeros principados rusos. Riazán fue la primera ciudad rusa en la línea de fuego, y fue totalmente destruida por los mongoles en 1237.

El boyardo (noble) local Evpati Kolovrat estaba fuera de la urbe cuando ocurrió la tragedia. Al volver y encontrar cenizas su ciudad natal, persiguió a los invasores con su pequeño destacamento de guardias personales y todos los supervivientes que pudo reunir (1.700 hombres en total).

Kolovrat destruyó la retaguardia del ejército mongol. Completamente superados en número, los guerreros de Kolovrat mataron a muchos enemigos e hicieron un daño grave a las fuerzas invasoras. Habiendo logrado matar a los mejores guerreros mongoles enviados contra él, Evpati cayó en batalla.

Según la leyenda, el comandante mongol Batú Kan quedó profundamente impresionado por el coraje de Evpati Kolovrat. Ordenó que el cuerpo de Kolovrat fuera entregado a los guerreros rusos supervivientes y les concedió un paso seguro.

Pero espera, los bogatyris no son los únicos personajes de las leyendas eslavas. Aquí podrás encontrar espantosas brujas, espíritus malignos y antiguos demonios, que aterrorizaron una vez a los antiguos rusos, ucranianos y bielorrusosñ.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies