6 proverbios rusos que no dejarán de sorprenderte

Iliá Ogariov
En ruso se utilizan gran cantidad de proverbios y frases hechas. Descubre estos siete, algunos de ellos son muy similares a los que hay en español y otros son prácticamente incomprensibles.

1. Quitarse el pellejo (Из шкуры вон лезть -Iz shkuri von lezt)

Fuente: Iliá OgariovFuente: Iliá Ogariov

Es una expresión equivalente a “dejarse la piel” o sea, esforzarse mucho para conseguir algún objetivo.

2. Comerse un perro (Собаку съесть - Sobaku siest)

Fuente: Iliá OgariovFuente: Iliá Ogariov

¿Siempre has soñado en convertirte en un experto en algún campo pero hasta ahora no has hecho un progreso significativo? Entonces deberías comerte un perro, como hacen los rusos.

3. Como una montaña en los hombros(Как гора с плеч - Kak gorá c plech)

Fuente: Iliá OgariovFuente: Iliá Ogariov

Experimentar un gran alvio, como desprenderse de una gran carga que tienes sobre los hombros. La verdad es que tiene sentido.

4.Llevar por la nariz (Водить за нос - Vodit za nos)

Fuente: Iliá OgariovFuente: Iliá Ogariov

En caso de que quieras tomarle el pelo a alguien, agárralo por la nariz y llévalo. Los gitanos solían llevar a los animales (habitualmente osos) de la nariz, atados a un pendiente y los forzaban a hacer trucos. Afortunadamente ha dejado de ser una costumbre.

5. Volvamos a nuestros corderos(Вернемся к нашим баранам - Verniómsia k náshim baránam)

Fuente: Iliá OgariovFuente: Iliá Ogariov

Se trata de una frase hecha para decir que hay que ir al grano, que hay que dejarse de dar rodeos.

Esta frase llegó al ruso de la anónima obra francesa del siglo XV La Farsa de Maître Pathelin, en la que un pañero acusa a un pastor de robarle unas ovejas. Durante el juicio los comienzan a discutir así que el juez dice en un momento dado: “¿Podemos volver a los corderos?”

6. Echar perlas a los cerdos (Метать бисер перед свиньями – Metat bíser pered svíniami)

Fuente: Iliá OgariovFuente: Iliá Ogariov

Una auténtica pérdida de tiempo.

Esta frase viene del Evangelio. Se refiere a no desperdiciar las cosas buenas en personas que no las merecen. Textualmente dice Jesús: “No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen y se vuelvan y os despedacen”.