5 palabras rusas que no existen en otros idiomas

Varvara Grankova
El lingüista Alexéi Mijéiev investiga el origen de las palabras “silovikí”, “bespredel” y otras.

1. Silovikí

La versión transliterada de esta palabra ya ha aparecido en varios idiomas. En ruso este término surgió hace diez años, cuando los expertos empezaron a hablar de enfrentamientos entre diferentes grupos en el poder (“silovikí” viene de la palabra “sila” que significa “fuerza” en ruso).

Se suele pensar que los “silovikí”, es decir, los influentes jefes de los ministerios vinculados con los servicios de inteligencia, compiten con los así llamados “liberales” a la hora de definir las prioridades políticas. Los primeros priorizan tales intereses del estado como la seguridad, la lucha contra el crimen, la soberanía, mientras los otros hacen hincapié en el desarrollo económico y los derechos civiles.

Este enfrentamiento no es un fenómeno exclusivamente ruso y se observa en muchos países que carecen de fuertes tradiciones democráticas y donde los jefes de policía y ejército a veces encabezan los golpes de Estado.

Sin embargo, se puede afirmar que el término amplio “silovikí” que define a este tipo de personas en el poder, proviene del ruso.

2. Sovok

Esta palabra tiene una connotación irónica y negativa (su análogo en inglés es “dustpan”) y define los rasgos negativos de la época soviética. El sustantivo “sovok” es una abreviación del adjetivo “sovietski”.

La palabra se suele emplear en dos sentidos: como característica del país (por ejemplo, “vivimos en el sovok”) o como característica de una persona (por ejemplo, “este “sovok” es incorregible”). El hombre-sovok actúa por inercia, es pasivo, sin iniciativa ni voluntad y depende en todo del estado, agradeciéndole todo lo que este le ofrece, y le ofrecen muy poco. La época del “sovok” es un período aburrido, estancado y triste. No es casual que los últimos veinte años de la URSS caracterizan como la “época de estancamiento”. 

“Sovok” también suponía una atmósfera de hipocresía y mentiras, cuando la propaganda oficial no tenía nada que ver con la vida real. Los ciudadanos del “sovok” tenían que realizar una especie de rituales obligatorios (como, por ejemplo, elegir los diputados del pueblo cuando no había más que un candidato) para evitar sanciones sociales y estaban obligados a aprobar cualquier decisión del gobierno y no quejarse de una vida pobre.

3. Tusovka

Esta palabra entró en el lenguaje informal de los jóvenes en la década de 1980. Así se llamaban las fiestas o reuniones en las que se juntaban las personas que compartían los mismos intereses y tenían un estilo de vida similar.

La palabra viene del verbo “tasovat” (“barajar” en español) que significa mezclar y revolver las cartas. Es decir, en una “tusovka” la gente entra en contacto con diferentes personas (a veces desconocidas) y normalmente este contacto es caótico y multitudinario (por ejemplo, en una discoteca).

Después, el significado de esta palabra se ha ampliado. “Tusovka” no es solo un encuentro real sino también lo son las comunidades virtuales unidas por alguna razón (por ejemplo, profesional o ideológica). Con el tiempo, este último significado empezó a predominar.

En los círculos de los artistas se cree que para llegar a tener éxito cada artista debe de pertenecer a una “tusovka” importante, por ejemplo, literaria o artística.

La palabra “tusovka” se emplea también para denominar tendencias políticas, por ejemplo: “tusovka liberal” o “tusovka patriótica”.

4. Poniátiya

Esta palabra se suele emplear en la siguiente combinación: “vivir bajo conceptos” (“poniátiya”). El término viene de los círculos criminales y supone algo como las leyes alternativas.

Los criminales que violan la legislación oficial suelen respetar las normas de conducta de la comunidad a la que pertenecen. “Poniátiya” es una especie de la ética informal basada en una visión especial del respeto y la justicia (por ejemplo, está estrictamente engañar o insultar a los “suyos”).

Es importante seguir “poniátiya” dentro de una comunidad: el mundo criminal, en este sentido, es un sistema social muy cerrado.

El brusco crecimiento de la delincuencia en la década de los 1990 hizo que el vocabulario de los criminales que hasta entonces se consideraba marginal, empezara a expandirse. La expresión “vivir bajo poniátiya” dejó de pertenecer a un grupo social en concreto y adquirió un sentido más amplio: “respetar las normas no escritas que permiten violar las leyes oficiales si esto no hace daño a la sociedad”.

5. Bespredel

El significado de está palabra se acerca a la expresión  “sin ley”. Su particularidad consiste en que “bespredel” significa no respetar ningún tipo de ley: ni las jurídicas, ni las “poniátiya” informales. El que sigue el “bespredel” pasa a llamarse “bespredélschik”.

La palabra también nació dentro de los círculos criminales y en principio se usaba para referirse a las situaciones que surgían en las prisiones o los campos de trabajo.

En la década de los 90 esta palabra “del ámbito criminal” se integró en el vocabulario habitual de los rusos. Por ejemplo, las acciones de los funcionarios corruptos pueden ser calificadas como “bespredel de los funcionarios”.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.