Antigua fábrica de vehículos soviéticos se transforma en centro cultural

Ria Novosti/Yuri Zaritovskiy
Los espacios industriales construidos por toda Rusia en los siglos XIX y XX se están transformando. Los constructores quieren rehabilitar las obras maestras de la arquitectura del siglo pasado manteniendo el equilibrio entre la historia y la modernidad. Una de estas grandes rehabilitaciones es la fábrica ZiL de Moscú, la mayor fábrica de automóviles de la URSS. RBTH recuerda cómo era este lugar legendario y rememora otras acertadas rehabilitaciones en Rusia.

La legendaria fábrica ZiL (Fábrica Lijachov, por sus siglas en ruso) se funda en 1916, cuando el gobierno del Imperio ruso aprobó un programa para la construcción de seis fábricas de vehículos por todo el país.

Estaba previsto que la mayor de estas plantas, la moscovita AMO (posteriormente ZiL), produjera camiones de una tonelada y media bajo licencia de la italiana FIAT. El proyecto arquitectónico se encargó a los famosos arquitectos Alexander Kuznetsov, Artur Loleit y Konstantín Mélnikov. La revolución frenó la obra, que fue nacionalizada por el nuevo gobierno soviético y transformada en un taller de reparaciones de vehículos en 1918. La planta no empezó a fabricar sus primeros camiones soviéticos hasta 1924. Hacia 1975, ZiL producía hasta 200.000 automóviles al año. Tras la caída de la URSS, la capacidad de producción de la fábrica se redujo drásticamente y la planta comenzó a deteriorarse.

Arquitectura

ZiL se considera con razón una de las mejores muestras de la arquitectura industrial del siglo XX: los detalles modernistas que se conservan se combinan con las formas austeras propias del constructivismo tardío. El edificio mejor conservado del complejo es el de la administración, construido entre 1916 y 1918.

Sin embargo, fue el edificio de la cadena de fundición, con su fachada acristalada y sus grandes columnas cuadradas de hormigón, la que se convirtió en el símbolo de la fábrica. La fachada fue demolida ilegalmente en 2015, lo que despertó una oleada de críticas por parte de los activistas defensores del patrimonio.

Limusina ZIL: la coraza de los líderes soviéticos

No olvides activar los subtítulos

El futuro

A finales de 2011, el ayuntamiento de Moscú convocó un concurso público internacional para el desarrollo del área industrial ZiL, con el objetivo de crear allí un nuevo barrio destinado a convertirse en el centro de la vida empresarial y cultural de la ciudad.

El proyecto ganador, presentado por el estudio de arquitectura Project Meganom, definía la construcción de una zona residencial de más de 250 hectáreas con centros culturales y educativos, instalaciones deportivas, infraestructura comercial y de recreo, así como una amplia zona verde.

La principal característica del proyecto es que descarta la construcción de edificios de gran altura (todos los edificios proyectados tienen entre 6 y 14 plantas), a excepción de una original torre curvada de 150 metros diseñada por el arquitecto norteamericano Hani Rashid (Asymptote Architecture), que albergará viviendas, oficinas y tiendas.

A lo largo del río Moscova se construirá además un paseo con carril bici. Por otro lado, la calle central se reservará para las instalaciones culturales: teatros, museos, salas de conciertos con capacidad para 3.000 personas y galerías comerciales.

En la zona norte de la antigua ZiL, se abrirá la filial moscovita del Museo Ermitage, además de un teatro que dirigirá Konstantín Bogomolov, famoso por sus realizaciones en el legendario teatro Teatro del Arte de Moscú. La rehabilitación se inició este año y se prevé que dure seis años.  

“La transformación de este espacio en un nuevo barrio situado en las inmediaciones del centro histórico y de las zonas residenciales dará lugar nuevos puestos de trabajo y centros culturales”, señala el director del laboratorio de urbanismo de la Escuela Superior de Economía Gleb Vitkov.

Transformación de edificios industriales

Centro de Arte Contemporáneo Vinzavod

A principios del siglo XIX, en el lugar que ahora ocupa el centro Vinzavod se encontraba la fábrica de cerveza del comerciante Nikifor Prokofiev, que en los años 70 y 80 del siglo XIX se convirtió en la sede de la Sociedad Rusa de la Cerveza y la Hidromiel (‘Moskóvskaia Babaria’). Durante el periodo soviético, la fábrica quedó abandonada. En 2007, el empresario Román Trotsenko inauguró en este espacio el Centro de Arte Contemporáneo Vinzavod, en el que se instalaron varias galerías de arte, centros de exposiciones y tiendas.

Krasni Oktiabr

La confitería de Moscú fue levantada por la marca Einem en la última década del siglo XIX. Tras la revolución, la fábrica fue nacionalizada y rebautizada con el nombre de ‘Confitería Estatal № 1, antigua Einem’. En 1922 recibió su nombre actual. En 2007, la producción se traspasó a la fábrica de chocolates Babaevski y la planta de Krasni Oktiabr se convirtió gradualmente en un clúster de arte. De 2004 a 2009 la planta alojó el centro cultural ARTStrelka.

Actualmente, la antigua fábrica de chocolate (que pertenece a la empresa Guta Development) está siendo alquilada por el instituto Strelka, que gestiona un estudio de arquitectura, agencias de publicidad, las redacciones de varias revistas, galerías y tiendas. 

Proyecto loft Etazhi

En 2007, el proyecto loft más conocido de San Petersburgo se trasladó a la antigua fábrica de pan Smolninski. La fundadora del proyecto, María Romashova, decidió aprovechar los interiores industriales del siglo XIX para una galería de arte contemporáneo, además de un completo centro cultural. En este momento el espacio consta de siete centros de exposiciones, tiendas, cafeterías e incluso un hotel. Aquí se celebran conciertos, conferencias y eventos benéficos; en verano este edificio de cinco plantas se convierte en un mirador.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.