Guía de las mejores películas rusas de Año Nuevo

Fragmento de la película "Noche de carnaval". Fuente: Kinopoisk.ru

Fragmento de la película "Noche de carnaval". Fuente: Kinopoisk.ru

Los días previos a Año Nuevo, es impensable que la televisión rusa no emita una serie de películas de hace 30 años o más: ni los films más recientes ni las comedias navideñas de Hollywood pueden hacerles sombra. Quien pueda explicar la increíble popularidad de estas películas habrá desvelado el misterio del alma rusa.

Noche de carnaval (1956), de Éldar Riazanov

El director de un centro cultural, que tiene vagas aspiraciones artísticas, no aprueba el programa de Año Nuevo que le proponen sus subordinados. Por el contrario, lo elabora basándose en la idea de que el Año Nuevo es una cosa seria: invita a un astrónomo a dar una conferencia sobre la posibilidad de que haya vida en Marte y reduce al mínimo la parte festiva. Los asistentes emplean todas las estratagemas posibles para no enemistarse con el director, pero sin arruinarse la diversión.

Esta audaz comedia musical llegó a las pantallas pocos años después de la muerte de Stalin.

Muchas de las frases de los personajes se han convertido en expresiones usuales y ahora forman parte del folklore ruso. Pero se convirtió en una película de culto principalmente porque, por primera vez, no mostraba el triunfo del Amor o del Bien, sino del sentido común y de la juerga sin inhibiciones.

Puede verla aquí, en ruso con subtítulos en inglés. 

El Tío Invierno (Morozko) (1964), de Alexánder Rou

Fragmento de la película. Fuente: Kinopoisk.ru

La historia recuerda a la Cenicienta, pero tiene lugar en Nochevieja. El elenco de personajes es simple: la malvada madrastra, el marido calzonazos, la hija favorita de la madrastra y la hijastra que es tratada como una sirvienta y obligada a realizar todas las tareas domésticas más ingratas.

Por orden de su esposa, el padre lleva a la hija a un remoto bosque, abandonándola a una muerte segura. Pero la chica no muere: al contrario, encuentra a un novio vestido con un kaftán rojo y la dote para su boda, todo a través de la ayuda del Tío Morozko, el benévolo espíritu ruso del invierno. La malvada hijastra, que es enviada después en busca de más regalos, insulta al Tío Morozko y termina consiguiendo solamente un trineo tirado por cerdos y un cuervo en una caja en lugar de dote.

El cuento de hadas fue filmado por Alexánder Rou, el genial cuentacuentos de la industria del cine soviética. Técnicamente, fue una película muy avanzada para su época: Steven Spielberg dijo en una ocasión que la película era precursora de muchas obras maestras de Hollywood.

Vea un fragmento aquí.  

La ironía del destino (1975), de Éldar Riazanov

Fragmento de la película. Fuente: Kinopoisk.ru

Es la historia de cómo los excesos con el alcohol en Nochevieja pueden cambiar la vida de la gente.

Tras una gran juerga, un grupo de amigos suben por error al hombre equivocado a un avión con destino a Leningrado (la actual San Petersburgo). Antes de que se le pase la borrachera, el hombre llega a Leningrado y toma un taxi hasta su dirección. Entra, tambaleándose, en lo que él cree que es su piso de Moscú.

La historia va evolucionando y lleva al hombre y a la chica que vive en el piso de Leningrado de la hostilidad al amor.

Si solo pudiese haber una comedia de Año Nuevo, esa sería La ironía del destino. Junto con la ensaladilla y las mandarinas, forma el grupo de los tres principales elementos del Año Nuevo ruso. El 31 de diciembre se puede ver esta película hasta tres veces, cambiando de canal. Su popularidad nunca ha disminuido, incluso después de que se lanzase un remake por el 30º aniversario de la película.

Vea la película aquí, con subtítulos en inglés.

Caballeros de fortuna (1971), de Alexánder Seryi

Fragmento de la película. Fuente: Kinopoisk.ru

El director de una guardería hace que tres peligrosos criminales se reformen. La trama es la siguiente: Troshkin, el hombre más encantador del mundo, es físicamente idéntico a un peligroso criminal conocido como 'Dotsent'. La policía lo obliga a relacionarse con los compinches de Dotsent para descubrir dónde han escondido su botín.

La situación se vuelve peligrosa cuando el verdadero Dotsent se escapa de la cárcel. Esta película forma parte de la colección de Año Nuevo porque sus escenas más conmovedoras, cuando los criminales fugados deciden reformarse, tienen lugar en estas fechas.

Caballeros de Fortuna no es solamente una película de Año Nuevo; está considerada una de las mejores comedias soviéticas.

Vea un fragmento aquí

Magos (Charodei) (1982), de Konstantín Bromberg

Fragmento de la película. Fuente: Kinopoisk.ru

Una desternillante historia que muestra que ni siquiera unos magos utilizando sus trucos más sucios pueden superar al amor puro y verdadero.

La acción tiene lugar en una oficina de época soviética que estudia y practica la magia. Un malvado brujo utiliza todos sus poderes para ganarse el corazón de una chica y su novio, un simple mortal, trata de que vuelva con él.

Siguiendo las reglas del género, el embrujo se rompe con un beso. Pero, para hacer que las cosas sean más difíciles, no es el chico quien tiene que besar a la chica, sino la chica quien tiene que besarlo a él.

Ver esta película, con su reparto estelar, es absolutamente delicioso. Pero el mayor milagro relacionado con esta película se produjo antes de que se filmara: se basa en un guión de los hermanos Strugatski, cuyos libros estaban prohibidos en la época. Sin embargo, su director, Konstantín Bromberg, logró retocar el texto de tal modo que consiguió el nihil obstat de Goskino, la principal agencia de censura.

Vea la película aquí, en ruso.