Receta de tarta que simboliza el amor y la literatura

Olga Bróvkina
Este bello pastel es como un magnífico y caluroso día de verano, con el sutil sabor de yogur de cerezas, combinado con capas de bizcocho y decorado con gelatina.

El brazalete de granates es una novela corta escrita en 1910 por el autor ruso Alexánder Kuprín, y en ella se aborda el tema del amor no correspondido, así como la emoción sincera que anhelan las mujeres. Como se podrá adivinar, el brazalete simboliza el amor verdadero.
Dado que entre los aficionados a la cocina había muchos admiradores de la obra literaria de Kuprín, su amor se convirtió en un elemento decisivo para la creación de una ensalada del mismo nombre en la segunda mitad del siglo XX. La ensalada recordaba la novela de Kuprín y destacaba el ingrediente principal, los granos de granada. Se convirtió en un plato festivo, como el famoso “arenque bajo el abrigo de piel”, o la ensaladilla rusa.

Hace poco encontré una receta que imita esta ensalada pero de forma dulce. Es más, ni tan siquiera tenía granadas. Más bien las imita. Además, el pastel se presenta como una pulsera de granates: está cubierto de cubos de gelatina brillantes que imitan los granos de la granada, pero son mucho más fáciles de comer. El pastel se compone de bizcochos de chocolate, cerezas y nata. Es delicado y delicioso.

Este pastel gourmet tienta a todo el mundo con su inusual combinación de sabor a cereza ácida y crema dulce, y con un delicioso bizcocho que se deshace en la boca. Aunque esta receta no es fácil y lleva mucho tiempo, sin duda merece la pena el tiempo y el esfuerzo.

Ingredientes:

Para la masa del bizcocho

  • 180 g de harina
  • 180 g de azúcar
  • 4 huevos grandes
  • 25 g de cacao en polvo
  • 70 ml de agua
  • 5 g de levadura en polvo
  • Una pizca de sal

Para el relleno

  • 300 g de cerezas sin hueso
  • Para la gelatina sobre agar-agar
  • 200 ml de agua
  • 300 ml de zumo de cereza
  • 7 g de agar
  • 50 g de azúcar

Para el almíbar

  • 2 cucharadas de azúcar
  • 3 cucharadas de zumo de cereza
  • Para el glaseado de chocolate
  • 90 g de chocolate
  • 60 g de mantequilla

Para la crema

  • 250 g de yogur de cereza
  • 500 ml de nata del 33 al 35%
  • 150 g de azúcar o al gusto
  • 20 g de gelatina instantánea
  • 200 ml de zumo de cereza

Preparación:

1. Para hornear el bizcocho, prepare un aro de cocción de 26 cm de diámetro con un agujero en el centro. Forrar el fondo de la fuente con papel de hornear. Para hacer la masa, calentar el agua casi hasta el punto de ebullición y dejarla enfriar en la encimera. Mezclar la harina con el cacao en polvo y la levadura en polvo, y tamizar bien.

2. El siguiente paso es dividir los huevos en claras y yemas.

3. Batir las claras con una pizca de sal y 2 cucharadas de azúcar hasta que aparezcan picos firmes.

4. Batir las yemas en un bol aparte. Mientras se bate, verter poco a poco agua caliente y añadir el azúcar. Batir hasta obtener una masa ligera. Las yemas deben aligerarse notablemente.

5. Mezclar gradualmente las claras batidas y la mezcla de harina con las yemas batidas. Con una espátula remover con cuidado y con cariño.

6. Verter la masa en una fuente de cocción y nivelarla. Hornear en un horno precalentado a 180°C durante unos 30 minutos.

7. Sacar el bizcocho del horno y dejarlo enfriar en la fuente. A continuación, retirar con cuidado. Dejar reposar durante 2-3 horas; el bizcocho debe enfriarse completamente. También puedes dejarlo más tiempo; incluso puedes hornearlo la noche anterior y dejarlo hasta el día siguiente. En este caso, hay que dejar que el bizcocho se enfríe por completo; luego se envuelve en film transparente y se deja en la encimera.

8. Cortar el bizcocho en 3 tartas.

9. Descongelar previamente las cerezas congeladas, hervirlas durante 1-2 minutos y colarlas. Utilizaremos las cerezas coladas para las capas; añadir el zumo al almíbar y a la gelatina.

10. Para los “diamantes” de granada, prepararemos la gelatina sobre agar-agar. Cubrir el agar con agua fría, ponerlo al fuego y calentarlo hasta que se disuelva completamente. Verter el zumo, añadir el azúcar, llevar a ebullición y dejar hervir durante 3 minutos.

11. Verter la masa de gelatina en un molde y meterlo en la nevera. Yo he utilizado un molde de unos 20x30 cm y lo he cubierto con papel film.

12. Cuando la masa se endurezca, cortar la gelatina congelada en cubos.

13. Para el almíbar, mezclar el zumo de cereza y el azúcar. Calentar para disolver el azúcar y dejar enfriar.

14. Para el glaseado, calentar el chocolate y la mantequilla, y mezclar hasta obtener una masa homogénea.

15. Reservar la capa superior de bizcocho, y regar las capas inferior y media de bizcocho con el almíbar de cereza preparado, pero dejar un poco de almíbar para la capa superior.

16. Rellenar los bizcochos inferior y medio con el glaseado de chocolate y dejar que se endurezca.

17. Para la crema, cubrir la gelatina con el zumo de cereza y dejar que se hinche durante un rato, y luego calentar suavemente hasta que se disuelva por completo. Mezclar la solución de gelatina con el yogur y el azúcar, pero reservar 1-2 cucharadas de azúcar para la crema de leche. Montar la nata fría al 33% con el resto del azúcar hasta que esté estable. Mezclar suavemente la nata montada con el yogur hasta obtener una consistencia suave.

18. Reservar 1/3 -1/4 de la nata para cubrir la parte superior del bizcocho. Dejar esta pequeña porción de nata en la encimera para que esté blanda. El resto, guárdelo en el frigorífico. Cuando se enfríe, la gelatina hará que la crema sea más espesa. Asegúrate de remover la crema para que se enfríe uniformemente.

19. Coloca la mitad de las cerezas coladas en el fondo.

20. Colocar la mitad de la crema enfriada encima y extenderla.

21. Colocar la capa del medio. Cubrirla con la mitad restante de la cereza y la mitad restante de la crema.

22. Regar la parte superior con el jarabe de cereza restante. Refrigerar el pastel durante 30 minutos.

23. Cubrir la tarta con una fina capa de la crema reservada y refrigerar durante otros 10-15 minutos. A continuación, cubrir la tarta con la crema restante y decorar con cubos de gelatina de agar-agar.

24. Poner la tarta en el frigorífico durante 2-3 horas, hasta que la crema se endurezca. La “pulsera de granates” está lista.

¡Priyátnogo appetita!

LEE MÁS: Aquí tienes un montón de recetas de ricas tartas rusas

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies