Prueba el pastel ruso de centeno con pepinillos, ideal para los días calurosos de verano (Receta)

Olga Bróvkina
¿Sabía que hace varios siglos la ‘rassolnik’ en Rusia no sólo hacía referencia a una sopa con pepinos en vinagre, sino también un pastel?

Si buscas en el diccionario la palabra rassolnik, encontrarás el nombre de una sopa tradicional rusa hecha con pepinos en vinagre y salmuera, y que suele contener riñones u otra carne. Pero hay otra definición peculiar de rassolnik: una empanada de centeno rellena de pollo y trigo sarraceno, con salmuera, y complementada con un huevo cocido. A menudo se preparaba en forma de barquitas ovaladas y se servía con la sopa del mismo nombre.

Este último significado de rassolnik lo vemos no sólo en los diccionarios, sino también en las obras maestras de los grandes clásicos rusos. Por ejemplo, un eximio experto en cocina rusa, así como el prolífico escritor Nikolái Gógol, señaló: “Rassolnik: un pastel con pollo, gachas de trigo sarraceno, al relleno se le añade salmuera, huevos picados”.

Además, en una de sus atractivas e impresionantes novelas, Almas muertas, escribió: “La ahorrativa terrateniente Koróbochka, entre otras provisiones de alimentos, llevaba en su carruaje un pastel de pepinillos”.
Puedes hornear este pastel con carne picada, como mencionan los clásicos; en este caso su sabor se asemeja al de una hamburguesa de queso americana, o quedarse con una versión más ligera, como hago yo. En cualquier caso, te aficionarás al instante al proceso de cocción, así como al sabor final.

Ingredientes:

Para la masa

  • 2,5 tazas de harina de centeno (o cualquier otro tipo de harina le vendrá bien)
  • 1/4 de taza de aceite vegetal
  • 3/4 de taza de cualquier cerveza (yo usé una Medovuja: una bebida alcohólica a base de miel)
  • Para el relleno
  • 1 cebolla grande
  • 4 pepinos en vinagre grandes (o 5 medianos)
  • Sal, azúcar y pimienta negra
  • Aceite vegetal y de mantequilla para freír

Preparación:

1. Picar la cebolla y los pepinos. Como alternativa, se pueden rallar los pepinos. Apretar ligeramente los pepinos cortados o rallados para eliminar el exceso de salmuera. Las proporciones entre la cebolla y los pepinos pueden ser cualquiera, dependiendo del gusto, pero lo más frecuente es que se tomen en cantidades aproximadamente iguales (a ojo, no por peso).

2. Freír la cebolla picada en una mezcla de mantequilla y aceites vegetales hasta que esté ligeramente dorada. Añadir los pepinos a la cebolla frita y freír todo junto durante otros 5-7 minutos hasta que los pepinos estén blandos y el relleno esté seco.

3. Al final, añade un poco de azúcar y, si es necesario, sal al relleno para que tenga un agradable sabor agridulce. Se puede añadir un poco de pimienta negra. A menudo se añaden también patatas cocidas ralladas al relleno.

4. Deja que el relleno se enfríe por completo.

5. Para hacer la masa: poner la harina de centeno, el aceite vegetal y la cerveza en un recipiente hondo. Mezclar todo bien hasta que la harina se incorpore. Como resultado, obtendrás una masa suave que mantiene maravillosamente su forma.

6. Cubre la masa con una toalla y déjala reposar durante 15-20 minutos.

7. Extiende la masa en un círculo ancho. Poner el relleno preparado justo en el centro del círculo y enrollar los bordes para que el relleno quede cubierto sólo por los bordes, pero el pastel en sí quede abierto.

8. Antes de hornear, pincha la masa con un tenedor y pásale un poco de aceite vegetal. Hornear en un horno precalentado a 200°C hasta que la esté lo suficientemente dura (unos 40 minutos), mientras tanto poner la mesa. Antiguamente, por ejemplo, las amas de casa servían este plato con otro conocido manjar ruso de entrante: la sopa rassolnik y un poco de crema agria.

9. Cuando el pastel en escabeche esté listo, déjalo enfriar completamente. ¡Disfruta de tu comida! ¡Está delicioso!

LEE MÁS: 5 deliciosas recetas rusas a base de pollo

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies