Cómo cocinar alucinantes ‘bliní’ rusos con carne picada (Receta)

Yulia Mulino
Los crepes rusos, también conocidos como bliní son increíblemente deliciosos, no importa si los sirves para el desayuno, el almuerzo o la cena.

Hacer bliní o crepes no es ninguna ciencia espacial. Este plato es famoso en todo el mundo, pero ¿has intentado alguna vez hacer con ellos pequeños envoltorios de carne? Descubre cómo lo hacemos en Rusia.

Los bliní son conocidos como uno de los principales platos tradicionales rusos. Hay muchas variantes: dulces, salados, con coberturas, pasteles o tartas de crepe, incluso rollos de crepe. Todos pueden servirse con todo tipo de aderezos, desde crema agria y miel hasta caviar.

Los bliní rellenos siempre fueron algo especial para mí. En nuestra familia hacemos dos tipos: dulces con quark de vainilla y salados con carne picada. Desde la infancia, los recuerdo como un plato para días especiales o de fiesta. 

Para mi sorpresa, cuando hablé con mi madre sobre los envoltorios de crepes, me enteré de que el plato tenía un concepto diferente en la época soviética y, probablemente, antes. Se hacía con las sobras. De hecho, al final de la Maslenitsa, la semana en la que la gente come bliní y crepes todos los días, sobraban algunos bliní . Comerlos al día siguiente era algo bastante aburrido. Por eso se aplicaban algunos trucos culinarios. Mi abuela y mi madre cocinaban caldo de carne para la sopa, sacaban la carne, la picaban y la utilizaban como relleno de los bliní . Todos los sabores del caldo pasaban a la carne, haciéndola más sabrosa.

Desde que dominé todos estos aspectos del bliní relleno, desarrollé mis propios métodos. En primer lugar, siempre hago bliní finos y flexibles, para que sea más fácil envolver el relleno. El agua hervida en la masa ayuda a conseguir este efecto. En segundo lugar, humedezco el relleno con cebollas fritas y una parte grasa de jamón, lo que los hace más jugosos. Solemos servir los bliní de carne rellenos con crema agria para añadir un acento fresco al plato. Mi familia disfruta de los sabores alucinantes del bliní y del jamón ahumado mientras hace frío fuera.

Ingredientes:

Masa:

  • Leche - 350 ml
  • Harina - 220 g
  • Agua hirviendo - 100 ml
  • Huevo - 1 pieza
  • Azúcar - 2 cucharadas
  • Sal - 1/2 cucharadita
  • Aceite de girasol (refinado) - 2 cucharadas

Relleno:

  • Carne picada - 400 g
  • Cebolla - 1 pieza
  • Jamón graso (ahumado) - 70-100 g
  • Ajo
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Especias
  • Aceite

Preparación:

Mezclar la leche, un huevo, el azúcar y la sal en un recipiente hondo.

Tamizar harina dentro del bol.

Dejar reposar la masa mientras preparas el relleno.

Picar la cebolla en cubos pequeños, freírla hasta que esté blanda y dorada.

Añadir la carne picada y freír hasta que la carne esté hecha.

Para conseguir un relleno tierno, picar esta carne y las cebollas junto con el jamón en un procesador. Añadir las especias y un diente de ajo aplastado y freír de nuevo en la sartén durante 2 minutos.

Añadir a la masa el agua hirviendo y el aceite.

Freír los bliní en una sartén caliente, con un poco de aceite.

Envolver el relleno dentro del bliní, formando pequeños sobres. Pero espera, todavía no están terminados.

Utiliza la misma sartén para freírlos. Puedes añadir también unos trozos de jamón.

¡Ahora, tus bliní rellenos de carne están listos!

¡Disfrútalos!

LEE MÁS: Las 10 cosas más rusas... ¡según los propios rusos!

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies