Consejos y trucos para hacer una perfecta ’varenie’ de escaramujo (Receta)

Legion Media
Aprovecha la oportunidad de darte un gusto con esta mermelada, tan dulce como la miel, pero saludable y rara de encontrar.

A finales de otoño, los escaramujos nos observan desde detrás de los arbustos sin hojas y nos alegran los ojos con sus brillantes bayas rojas. En las ciudades, es difícil encontrar estas bayas, pero en el campo, es pan comido.

Todavía recuerdo la época en que yo era una niña y me enfermaba, así que mi madre me daba una cucharada de jarabe espeso y oscuro de escaramujo de una pequeña botella comprada en la farmacia y me hacía beberlo,  tan fragante y dulce, el jarabe era casi como la miel. Y, ahora, sugiero que nos hagamos de algunos pequeños frascos de sabrosa y saludable mermelada de escaramujo para el invierno. La tendrás a mano cuando sientas que te estás resfriando o si simplemente si quieres reforzar tu sistema inmunológico.

Los escaramujos son conocidos por su rico contenido en vitamina A, E y C y son especialmente beneficiosos en la prevención de resfriados y gripes, ya que ayudan a combatir enfermedades. Por eso la mermelada de escaramujo se considera una de las más saludables y, cuando se prepara adecuadamente, no es menos delicada y sabrosa que otros tipos de mermelada de bayas.

4 consejos para preparar la mejor mermelada de cualquier fruta o baya

1. Una mermelada ideal sólo puede hacerse con frutas de la misma madurez. Recuerda que las bayas maduras son más suaves, dulces y de color más brillante. 

2. El segundo factor importante es el utensilio de cocina que uses. No recomiendo ollas de cobre o aluminio. Una opción ideal son las esmaltadas, pero también puedes usar ollas de acero inoxidable. Para evitar que se queme la mermelada, emplea ollas con fondo plano y grueso y llénalas aproximadamente un tercio para que las bayas hiervan uniformemente. 

3. En tercer lugar, hay algunas frutas que requieren una cocción previa. Las frutas grandes, como las manzanas y las peras, necesitan ser escaldadas o hervidas por un corto tiempo antes de ser cocinadas. Para evitar que los albaricoques y las ciruelas hiervan demasiado, deben ser remojados durante 5 minutos en una solución de soda. Para mantener la forma de las bayas y frutas de piel dura (ciruelas, grosellas, peras, etc.) para que su piel no se rompa, perforala con un palillo en varios lugares antes de cocinarla. 

4. Lo último, pero no lo menos importante, es la capacidad de determinar la preparación de la mermelada. Pon un poco de mermelada en una cucharadita y déjala gotear en tu uña del pulgar. Si la gota permanece redonda y no cambia de forma, la mermelada está lista. 

Como Antón Chéjov dijo una vez: "El conocimiento no tiene valor a menos que lo pongas en práctica", así que sugiero ahora que nos pongamos manos a la obra para cocinar una mermelada de escaramujo. 

Ingredientes:

  • 2 kg de escaramujos (con semillas)
  • 1 kg de azúcar
  • 350 ml de agua

Preparación:

1. Quita las semillas que están dentro de cada escaramujo. Personalmente, yo no los quitaba, ya que recogía mis escaramujos en el bosque cercano a mi pueblo. Así que, como aquellas bayas eran salvajes y pequeñas, decidí dejar las semillas. Pero si no coges escaramujos salvajes, te recomiendo que utilices la siguiente técnica: lava y seca los escaramujos y luego corta el extremo y la cola de cada uno, abrelo y quita todas las semillas pegajosas.

2. Disuelve el azúcar en agua caliente, ponlo a hervir con una agitación constante y vierte el jarabe caliente en una gran olla con los escaramujos aplastados en ella. Déjalo reposar hasta el día siguiente.

3. Al día siguiente, pon en ebullición de nuevo los escaramujos, reduce el fuego para que hiervan a fuego lento y cocínalos durante 5 minutos o hasta que los escaramujos estén completamente blandos.

4. Esteriliza unos frascos. Puedes hacerlo de forma clásica con agua: vierte agua hirviendo en un tarro limpio, cúbrelo con una tapa y déjala reposar durante 8-10 minutos. O esterilizalos en el microondas: vierte un poco de agua (alrededor de ½ pulgadas) en un tarro limpio y pónlo en el microondas durante 2 minutos.

5. Llena los tarros esterilizados con la mermelada, dejando un poco de espacio en la parte superior. Limpia los bordes y coloca nuevas tapas esterilizadas, asegurándote de no apretar demasiado el anillo. Cubre los frascos con algunas toallas o trapos para permitir que la mermelada se enfríe lentamente. Después de al menos 12 horas tu mermelada de escaramujo está lista para ser almacenada... o comida. ¡Priatnogo appetita!

LEE MÁS: 5 curiosos remedios para vencer el resfriado 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies