Este pastel se llama Praga pero no lo encontrarás en la cocina checa

Vasilisa Malinka
En la época soviética, la gente hacía largas filas para obtener el ‘pastel Praga’, a pesar de que esta obra maestra de la confitería era bastante cara. Conseguir este pastel para una celebración navideña suponía siempre un gran logro. ¡Inténtalo y trata de hacerla tú mismo!

Se cree que la receta original del dulce Praga fue desarrollada en la capital de la actual República Checa. Sin embargo, no existe tal pastel en la cocina checa. Esta es su verdadero origen: fue creado por Vladímir Gurálnik, jefe de pastelería del restaurante moscovita Praga, que parió más de 30 recetas de pasteles soviéticos, incluida la legendaria Leche de pájaro.

El pastel Praga es a veces llamado la versión rusa de la legendaria tarta Sacher vienesa. Sí, ambos tienen bizcochos de chocolate y mermelada de albaricoque, pero el montaje es muy diferente y lo más importante: la receta del pastel Praga incluye crema de chocolate pero no licor. El chef Gurálnik recuerda que el nacimiento de este pastel fue gradual, poco a poco y que hoy en día es un todo veterano de la industria confitera rusa. ¡En 2020, el pastel Praga cumplirá 65 años!

Muchas amas de casa han intentado descubrir los secretos de la receta original y recrear el pastel Praga en casa. En la época soviética, no fue patentado porque no se concedían patentes a recetas culinarias. Sin embargo, se emitió una normativa GOST, desconocida hasta hace pocos años. Por lo tanto, existen muchas variantes pero nada es mejor que la receta clásica original.

Ingredientes para el bizcocho:

  • 6 huevos
  • 150 g de azúcar
  • 115 g de harina
  • 40 g de mantequilla
  • 25 g de cacao en polvo
  • sal

Preparación:

1. Calienta el horno a 190°C. Prepara un molde redondo engrasándolo y espolvoreándolo con harina.

2. Derrite la mantequilla y llévala a temperatura ambiente.

3. Tamiza la harina, el cacao en polvo y la sal.

4. Separa las claras de los huevos de las yemas.

5. En un recipiente para mezclar, bate las claras de huevo con la mitad del azúcar. Sabrás que están listas cuando puedas voltear la mezcla sin que se caigan.

6. Mientras tanto, bate las yemas de huevo con el resto del azúcar, hasta que la mezcla se espese y se aclare su color.

7. Mezcla las claras con las yemas. Toma una pequeña parte de esa mezcla y coloca la mantequilla derretida en ella. Ahora, mezcla de nuevo todo.

8. Incorpora con cuidado los ingredientes secos a la mezcla de huevo hasta que quede homogénea. Vierte la masa en el molde preparado y hornea durante 30-35 minutos.

9. Deja que todo se enfríe completamente después de hornear y antes de sacarlo del molde.

10. Corta el bizcocho en tres capas iguales.

Ingredientes para la crema:

  • 200 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 120 g de leche condensada
  • 20 g de agua
  • una yema de huevo
  • 10 g de cacao en polvo
  • vainilla

Preparación:

1. En un recipiente mezclador, bate la mantequilla ablandada hasta que se aclare su color.

2. En una olla pequeña combina la leche condensada, el agua, la vainilla y una yema de huevo. Pon la olla a fuego medio y lleva la mezcla a ebullición, revolviendo constantemente con un batidor. Cocina a fuego lento durante dos minutos. Retira del fuego y deja que se enfríe por completo.

3. A la mantequilla batida añade la mezcla de leche condensada y el cacao en polvo. Bate hasta que se disuelvan por completo.

Ingredientes para el glaseado:

  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de chocolate negro
  • 50 g de mermelada de albaricoque

Preparación:

1. Empieza a montar el pastel. Toma la capa inferior del bizcocho y extiende la mitad de la crema de chocolate por encima. Pon la segunda capa encima y distribuye el resto de la crema.

2. Coloca la última capa de bizcocho encima.

3. Prepara los lados del pastel y deja reposar en la nevera durante 30 minutos.

4. Calienta la mermelada de albaricoque hasta que sea fácil de untar.

5. Saca el pastel y extiende una fina capa de mermelada de albaricoque en la capa superior. Deja reposar en la nevera durante 30 minutos.

6. Mientras tanto, prepara tu glaseado. Derrite el chocolate en un baño de agua. Derrite la mantequilla y mézclala con el chocolate. Deja enfriar a unos 35°C.

7. Saca el pastel de la nevera y glaséalo cuidadosamente.

8. Decora con chocolate.

9. Deja reposar el glaseado en la nevera otros 30 minutos.

¡Priátnogo appetita!

Si quieres estar al tanto de las mejores recetas de la cocina rusa, síguenos en nuestra sección dedicada a la buena mesa pinchando aquí 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies