‘Varéniki’ de calabaza: ideales para disfrutar en otoño (Receta)

Victoria Drey
Esta receta de tiernas bolas de masa rellenas de suave calabaza picada y perejil fresco podría convertirse en tu nueva favorita de todos los tiempos.

La calabaza es probablemente una de mis verduras de temporada más queridas. Con el comienzo del otoño se pueden encontrar fácilmente muchos tipos diferentes de calabazas en cualquier mercado o verdulería de Rusia. Para mí, sin embargo, no hay nada como cultivar mi propia cosecha de calabazas en nuestro jardín familiar. Hay algunas formas tradicionales rusas de cocinar y conservar la calabaza que sigo cada temporada: las gachas de mijo con calabaza y las cuñas de calabaza asadas son mis favoritas. Estos platos se conocen desde el siglo XVI, cuando las plantas de calabaza de América del Norte se introdujeron finalmente en Rusia.

Este otoño, sin embargo, me apetecía cocinar algo muy especial con mis calabazas de cosecha propia. En realidad, me inspiré en una historia de la infancia de mi madre: en la época soviética su familia vivía en la República de Kirguistán, y había un plato de calabaza muy popular entre los nativos kirguises: raviolis vegetarianos rellenos de calabaza picada y generosamente condimentados con pimienta roja molida. Nunca antes había oído hablar de un relleno tan único para unas bolas de masa, así que decidí hacerlas. Estas son una de las muchas variaciones de los raviolis en forma de semicírculo y rellenos tradicionalmente vegetarianos, como puré de patatas, cereza, champiñones o el tvorog en la cocina rusa.

Los varéniki de calabaza tienen un delicioso relleno de calabaza dulce y salada. Incluso mi prometido, que sólo se toma en serio los raviolis rellenos de carne, disfrutó mucho con los de calabaza, lo cual es un gran problema.

Ingredientes para la masa:

  • 300 g de harina
  • 1 huevo
  • 150 ml de agua
  • 1 cucharada de aceite
  • ½ cucharadita de sal

Ingredientes para el relleno:

  • 300 g de calabaza
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite
  • perejil fresco
  • pimienta molida
  • sal

Cómo se prepara

1. Para la masa de los varéniki, mezcla primero agua helada, un huevo, aceite y una pizca de sal hasta que esté suave. Luego, en un tazón grande separado tamiza la harina, haz un cráter en el centro y vierte la mezcla líquida.

2. Comienza a mezclar con un tenedor y continúa amasando con las manos sobre la superficie generosamente enharinada durante unos 5 minutos. Añade más harina si es necesario.

3. La masa debe resultar bastante densa pero muy suave y elástica, y no pegarse a las manos. Redondéela en una bola, envuélvela en una película transparente y déjalo reposar durante media hora.

4. Mientras tanto, prepara el relleno: pica la cebolla finamente y fríe la mezcla de mantequilla y aceite vegetal hasta que se ablande.

5. Añade la calabaza cortada en dados y cuece a fuego lento durante unos 10 minutos hasta que esté casi hecha, finalmente añade sal, pimienta molida y un poco de perejil fresco picado, mezcla y retira del fuego.

6. Vuelva a amasar. Enrolla finamente sobre una superficie bien enharinada. Siéntete libre de dividir la masa en 2-3 trozos si sientes que no hay suficiente espacio para enrollar toda la masa a la vez. Corta los círculos de placa de masa usando una taza o un cortador de galletas redondo. Recoge todos los trozos de masa, aprieta en una bola y repite todo el proceso de laminado y corte.

7. Pon una cucharadita colmada de relleno de calabaza en el centro de cada círculo.

8. Para formar cada varéniki, junta los bordes de un círculo y séllalo con los dedos con cuidado, pero apretándolos bien.

9. Deje tu varéniki como está o decora los bordes con un tenedor, o intenta crear los más llamativos bordes “trenzados” con movimientos de pellizco y torsión.

10. Por cierto, si no te apetece comer todos los varéniki a la vez, entonces congélalos. Coloca los varéniki en un borde de corte, espolvoreado con harina para que no se peguen, y déjalos en el congelador hasta que estén listos. Luego, mete los varéniki en bolsas al vacío y guárdalos congelados.

11. Para cocinarlos, pon a hervir una olla de agua con una cucharadita de sal y añade los varéniki frescos o congelados. Espera hasta que floten en el agua hirviendo y cocina durante 3 minutos más.

12. Suavemente escurre tus varéniki y sírvelos con un pedazo de mantequilla, crema agria y perejil picado.

¡Priyátnogo appetita!

No te pierdas ninguna de nuestras recetas siguiendo nuestra sección de cocina

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies