7 platos rusos con semillas de amapola

Legion Media
Ya sean bollos aromáticos o gachas matutinas de avena, las pequeñas semillas negras de amapola alegran cualquier plato. ¡Compruébalo tú mismo!

Cada 14 de agosto es un día especial para la cultura eslava. Esta fecha marca la fiesta de Medovi spás (literalmente Salvador de la Miel) así como la fiesta de la iglesia de los Siete Mártires de los Macabeos. La primera se asocia principalmente con la miel, mientras que la segunda tiene que ver con las amapolas (ya que la primera sílaba de “Macabeo” suena como la palabra rusa para llamar a las amapolas). En este día, la gente tradicionalmente reunía ramos de flores silvestres y los llevaba a la iglesia. Después, los ramos consagrados eran colocados detrás de un icono y conservados como talismán.

Según la leyenda, la amapola era una fuente de prosperidad familiar y un presagio de una buena cosecha. Un año después, el ramo era quemado y se recogía uno nuevo. Junto con los ramos de flores, la gente llevaba agua, miel, semillas de amapola y panecillos con semillas de amapola para ser consagrados en la iglesia. Presentamos las mejores recetas de semillas de amapola que siguen siendo populares hoy en día.

1. Bollos de amapola

En Rusia, en el siglo XVII, se horneaban panecillos apetitosos con semillas de amapola. Al principio se vendían en bazares y luego en panaderías y cantinas. El principal secreto de este delicioso bollo es no escatimar en las semillas de amapola.

Receta

2. Torceduras de semillas de amapola

Los franceses comen croissants, mientras que los rusos tienen torceduras en forma de media luna, aunque no están hechas de hojaldre, sino de masa a base de levadura o corteza corta. Las torceduras rusas están rellenas de cuajada, bayas, nueces, chocolate y, por supuesto, semillas de amapola.

3. ‘Makóvnik’

Si los panecillos y las torceduras no le hacen justicia al sabor de las semillas de amapola, puedes subir la apuesta y preparar una tarta completa de semillas de amapola. El makóvnik, como se la conoce en ruso, es un plato tradicional de Pascua, pero nadie te regañará si lo preparas cualquier otro día del año. Sólo asegúrate de que haya más semillas de amapola que masa.

Receta

4. Muravéinik

El muravéinik (hormiguero) puede tener menos semillas de amapola que el makóvnik, pero de todas formas es increíblemente delicioso. No dejas que su extraño parecido con una colonia de hormigas (de ahí su nombre) te desanime.

Receta

5. ‘Búbliki’ de semillas de amapola

Este es uno de los primeros productos horneados con semillas de amapola que los niños rusos prueban. Los búbliki tipo baguel no son muy dulces, pero se parecen a un sonajero y son fáciles de agarrar con sus pequeñas manos.

Receta

6. ‘Vatrushki’ con semillas de amapola

Estos esponjosos pasteles abiertos eran ya hechos por los antiguos eslavos. El relleno clásico para ellos es el requesón, pero las bayas frescas, la mermelada o las semillas de amapola también van bien. La receta para los vatrushki de cuajada y semillas de amapola es casi idéntica a la tradicional. Sólo recuerda que deben hervirse durante 10 minutos a fuego lento con miel (3 cucharadas) antes de añadir las semillas de amapola (6 cucharadas por cada 250 g de cuajada).

7. Kutiá

Se trata de un plato tradicional eslavo preparado para la Navidad, Epifanía y los días de recuerdo de los difuntos. Dejando de lado las connotaciones religiosas, es un plato sano y nutritivo hecho de trigo o cebada integral, mijo o arroz con frutas secas, nueces y semillas de amapola.

Si quieres seguir aprendiendo sobre la cocina rusa, pincha aquí.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies