El movimiento pionero soviético renace en Rusia

Típico saludo de los pioneros soviéticos

Típico saludo de los pioneros soviéticos

archivo de la revista Ogoniok
A finales de octubre Vladímir Putin firmó un decreto para la creación en Rusia de un Movimiento Escolar Nacional, una organización que muchos comparan ya con el movimiento ‘pionero’ creado durante la Unión Soviética. ¿Quiénes eran los pioneros y cómo son sus sucesores actuales?

El objetivo del Movimiento Escolar Nacional es “contribuir a la formación de una personalidad inherente al sistema de valores de la sociedad rusa”. Aunque de momento no está claro cómo funcionará ni si la adhesión será obligatoria  o voluntaria para los escolares. La idea de crear esta organización fue una iniciativa de un grupo de parlamentarios. Según el periódico Gazeta.ru, se estima que la estructura principal de la organización estará lista a principios de 2016.

Los medios de comunicación no han tardado en encontrar semejanzas entre la nueva organización y el movimiento pionero, que apareció durante el periodo soviético y concentraba en sus filas a la mayor parte de los niños y adolescentes del país. 

La iniciativa ha provocado reacciones diversas entre el resto de los agentes sociales. Los portavoces de la Asociación de padres se muestran reservados en sus valoraciones. De acuerdo con Svetlana Sakaeva, supervisora del proyecto, “los adolescentes necesitan encontrar un ideario común, sentir el vínculo con sus compañeros, participar en actividades organizadas... Si la idea es conducir esta necesidad por un cauce positivo, se puede decir que este proyecto desempeña una importante función en el desarrollo de la personalidad”.

Al mismo tiempo, otra representante de la Asociación de padres, Svetlana Tetérina, teme que esta nueva versión de los pioneros se convierta en una herramienta ideológica. “Si el Movimiento Escolar Nacional logra inculcar un patriotismo sano, estupendo. Pero me opongo tajantemente a que alguien utilice esta organización infantil como medio preparatorio de futuros afiliados a algún partido y no creo que valga la pena que mi hijo participe en algo así”, comentó Teterina a RBTH.

La historia de los pioneros

La organización pionera se creó en la Unión Soviética a principios de los años 20, cuando la administración del Estado creyó necesario inculcar en los niños y adolescentes los ideales comunistas.

Los creadores del movimiento pionero tomaron el ejemplo del escultismo, de los Boy Scout, que nació en Occidente a principios del siglo XX. La nueva organización debía ser escultista en la forma, pero comunista en el contenido.

El movimiento adquirió rápidamente un carácter de masas y se convirtió en una herramienta ideológica del proceso educativo. Los candidatos a pionero eran los alumnos de entre 10 y 14 años, que después debían unirse a la Unión de Jóvenes Comunistas (Komsomol).

Otro de los cometidos del movimiento pionero en la URSS era la organización de las actividades de recreo. Los pioneros se encargaban de organizar competiciones deportivas, excursiones, promover iniciativas como la recogida de chatarra o papel, etc..

Las impresiones de los rusos sobre su experiencia en el movimiento pionero difieren bastante. Mientras unos indican que la organización ayudaba a los niños a encontrarse a sí mismos y socializar, otros la critican por la imposición ideológica y la intolerancia hacia quienes no encajaban en el sistema.

Los pioneros, hoy

Actualmente, en la Rusia existen movimientos impulsados por los sucesores de los pioneros soviéticos. Algunos de ellos están estrechamente relacionados con la estructura central del Partido Comunista y tienen un carácter bastante limitado, pero existen otros más universales como, por ejemplo, la Unión de Organizaciones Pioneras - Federación de Organizaciones infantiles (SPO - FDO, por sus siglas en ruso), una organización sin ánimo de lucro que engloba las organizaciones infantiles y pioneras de todo el país. La SPO - FDO se considera la sucesora de la Organización Nacional de Pioneros.

De acuerdo con la vicepresidenta de la SPO – FDO, Irina Frishman, el Estado debe elegir con cuidado el formato para las asociaciones de adolescentes. “De momento no está nada claro cómo funcionará esta organización. Espero que durante su creación no solo se tenga en cuenta la opinión de los expertos, sino también a los propios niños, de lo contrario estos la ignorarán y solo participarán en ella de manera formal”, afirma.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.