La vanguardia rusa irrumpe en México

'Vanguardia rusa. El vértigo del futuro' es una de las mayores exposiciones dedicadas a este heterogéneo movimiento. RBTH charla con el curador de la muestra, Sergio Raúl Arroyo. Estará abierta al público hasta el 31 de enero de 2016 en el Museo del Palacio de Bellas Artes.

Sergio Raúl Arroyo

fundó y dirigió, de 2006 a 2012, el Centro Cultural Universitario Tlatelolco de la UNAM. Asimismo, ha desarrollado desde el INAH numerosos proyectos relativos a la restauración y recuperación del patrimonio cultural mexicano. Ha sido colaborador de las revistas Letras Libres, La Jornada Semanal, Cultura Urbana, Nexus de Barcelona, Luna Córnea, entre otras. Es miembro del Consejo de la Crónica de la Ciudad de México, y de la Academia Mexicana de Ciencias Antropológicas. En 2009 obtuvo el Premio Miguel Covarrubias por el Memorial del 68.

¿Qué es lo que une a dos países tan lejanos como México y Rusia? ¿Está de acuerdo con que en cierto modo la vanguardia rusa ayuda a la Rusia actual a comunicar e interactuar con el resto del mundo?

El cubofuturismo, el suprematismo, el constructivismo, ciertas vertientes del abstraccionismo, las artes escénicas, el montaje cinematográfico, el futurismo literario y la arquitectura, hacen inteligible la morfología del arte del último siglo y explican su presencia en múltiples expresiones contemporáneas. Son numerosas las exposiciones realizadas en Estados Unidos y en casi toda Europa que se han materializado dentro de esta perspectiva.

vanguardia

Vladimir Tatlin. Reconstrucción Modelo del Monumento a la Tercera Internacional, 1986

Una particularidad de nuestra propuesta está en no circunscribirnos a un solo campo, sino ubicar el fenómeno de la vanguardia como una expresión integral que atraviesa prácticamente todas las rutas del arte, incluidas modalidades como el cartel o la historieta.

Si el arte, como creo, es también una de las formas del conocimiento, esta aproximación al vanguardismo es un recurso para acercar al público mexicano a un conjunto de corrientes que alimentaron las rupturas con el academicismo y las tradiciones clasicistas, y definieron sobre nuevas bases al mundo moderno.

Es una manera de proporcionar elementos de análisis a un público vasto y heterogéneo como el del Palacio de Bellas Artes. La apuesta a conmemorar con este proyecto los 125 años de las relaciones diplomáticas entre México y Rusia es una forma de mostrar que el mejor puente de las relaciones humanas está en la cultura.

La vanguardia como fenómeno artístico existió también en otros países. ¿Por qué en el caso de Rusia se hizo tan famoso?

Lejos de una unidad, las vanguardias ruso-soviéticas dan cuenta de distintas modalidades del pensamiento que sirven de plataforma al arte hoy día. Decidimos concentrarnos en ellas porque representan una concentración de varios problemas, algunos de ellos de índole filosófica, expresados en forma de manifiesto, discusión o franca provocación –como es el caso de los futurismos-, que van a caracterizar el paso de una época a otra.

Por ejemplo, cómo hablar del arte implicado o del arte inobjetivo sin hacer una parada reflexiva en las obras de Kazimir Malévich, cómo situarnos en el ámbito de la arquitectura dinámica e interdisciplinaria, en el funcionalismo y en los territorios de la Bauhaus, sin un análisis crítico de los proyectos de Vladimir Tatlin, Yakov Chernikov, Alexander Vesnin o Schusév.

Kazemir Malévich (1878-1935)

Creador del suprematismo. Sus primeras obras fueron de tipo impresionista y pronto evolucionaron hacia un primitivismo. Participó en varias exposiciones dentro y fuera de Rusia y de esa manera conoció el cubismo y el futurismo, que le inspiraron mucho. En 1912 comienza a desarrollar el suprematismo. Se basa en la reducción de la pintura a elementos geométricos. Uno de sus cuadros más famosos y polémicos es Cuadrado negro sobre

cuadrado negro malevich

Kazimir Malévich, cuadrado negro. 1930

¿Pueden pasar por alto las artes escénicas las grandes lecciones arquitectónicas que albergan las escenografías futuristas y las lecciones relacionadas con la biomecánica legada por Meyerhold? ¿Scriabin, Shostakóvich, Roslávets y otros no plantean nuevos ordenamientos armónicos y tonales para la música?

vanguardia

Alexandr Grinberg. Estudio de movimiento. Plata sobre gelatina, 1926

La exposición sobre las vanguardias rusas no desconoce ni soslaya las aportaciones de otros movimientos artísticos, pero nos permite evitar una dispersión en lo referente a ciertos núcleos conceptuales de buena parte del arte que marcó el siglo XX.

También advierto un asunto clave: la interminable pugna entre la creación y la libertad. Primero en Rusia y luego en la Unión Soviética se verificó un capítulo trágico de esta dicotomía histórica.

Es sabido que fuera de Rusia la vanguardia rusa es más valorada que dentro del país. ¿Por qué cree que es?

Yo no afirmaría que el vanguardismo sea más valorado fuera que dentro de Rusia. Seguramente el destino que tuvieron las vanguardias dentro de Rusia responde a un tema que se extiende a otros ámbitos aún en conformación, como es el de la crítica, no sólo al estalinismo sino a los años posteriores, a la propia disolución de la Unión Soviética. Varias décadas de realismo socialista no pasan en vano. Fue un tiempo en que se quiso confundir el realismo con la realidad, en palabras de Ionesco.

¿Y por qué este período es tan importante para el arte mundial? ¿Qué significado tiene para el arte de México?

Diría que entre los aspectos más relevantes está el de sacudirse la camisa de fuerza del academicismo decimonónico, de modo claro representado por la figuración o el referente figurativo, presente incluso en el cubismo.

Una de las mayores y más radicales propuestas surge del suprematismo, donde desaparece la representación de seres y objetos. Pienso en el Cuadrado negro sobre blanco de Malévich como un compacto y genial manifiesto que celebra precisamente el triunfo de lo no objetivo sobre el larguísimo periodo histórico en el que prevaleció la figuración como uno de los ejes de la pintura.

Curiosamente, algunos de los más célebres pintores mexicanos de aquellos años, como Rivera o Siqueiros, no solamente tomaron distancia respecto de las propuestas de las vanguardias, sino que las rechazaron, más imbuidos por sus militancias y compromisos con el comunismo oficial que por una reflexión teórica.

Parece que es mucho después, ya instalado el movimiento de la ruptura, en los años 60, que empieza a desarrollarse una mayor valoración de los artistas clave de las vanguardias, sin que eso sea de ningún modo exhaustivo. Justo por esa razón es necesario que los analistas e historiadores del arte en México confronten este hecho.

Alexander Rodchenko (1866-1944)

Estudió en la Escuela de Bellas Artes de Kazán y en la Universidad Estatal de Arte y Industria Stróganov de Moscú. Al graduarse, se dedicó a las composiciones gráficas con los instrumentos de diseño. Fue inspirado mucho por el suprematismo de Malévich. Con el tiempo llegó a la creación del constructivismo. Eventualmente se convirtió en uno de los fotógrafos más influyentes de todos los tiempos. A finales de los 1910 declaró que pasaba al arte de producción con el objetivo de expresar su propia visión de un nuevo orden social.

¿Es cierto que no solo se trata de la primera exposición de la vanguardia rusa en México sino que de una de las exposiciones más grandes jamás dedicadas a este período? ¿Cómo está organizada y qué disciplinas incluye?

La exposición incluye todas las expresiones disciplinarias e interdisciplinarias que albergaron las vanguardias. Si bien su organización puede ser discutida (se inicia con cinco pinturas a manera de antecedentes de las vanguardias, como conexiones con el cubismo y el arte popular), su composición general es probablemente una de las más ambiciosas realizadas a la fecha.

En cierta medida, la exposición parte de la arquitectura como metáfora de la razón y destino del vanguardismo –proyectos que se convirtieron en utopías y fantasías arquitectónicas por la fuerza de la política de los políticos y la tiranía de la historia; luego por el diseño (otro paraíso del arte implicado); las artes gráficas (innegables plataformas de lo que más tarde sería el pop art); la pintura (empezando por un tríptico de Natalia Goncharova, El profeta, Los Ángeles y El Ave Fénix como fuente popular ligada al ícono, el rayonismo, el suprematismo, el constructivismo, el abstraccionismo con Kandinsky a la cabeza), la escultura (en su modalidad aérea o como contrarrelieve, verdaderas novedades que trae consigo el arte moderno).

Vasili Kandinski, Taza y platillo con composiciones abstractas

Hay seis pequeños nichos en los que se presentan ediciones museográficas de películas como Aleita, La tierra, El fin de San Petersburgo, El acorazado Potemkim –junto con otros filmes de Eisenstein,  El hombre de la cámara y diversos cortometrajes. Al lado del cine se ubicó el set de música, disciplinas frecuentemente asociadas.

Una sala está dedicada a la edición bibliográfica con materiales provenientes del Museo Mayakovski; tres salas, a través de bocetos, dibujos, vídeos y maquetas nos introducen al mundo del teatro, un territorio dilecto de las vanguardias.

La sala Paul Westheim presenta una serie de dibujos eróticos de Serguéi Eisenstein, iniciados en 1931, cuando filmaba ¡Que viva México! y la sala Justino Fernández casi una centena de fotografías.

En total, la exposición cuenta con 543 piezas que permiten ampliar nuestro horizonte del arte vanguardista.

Creo que Vanguardia rusa. El vértigo del futuro no es un simple acto de cosmopolitismo cultural, sino una posibilidad para replantearnos el papel del arte en el mundo actual, algo a lo que nadie debiera ser ajeno. Es una forma de mostrar que el mejor puente de las relaciones humanas está en la cultura.

Más información sobre la exposición en el Museo del Palacio de Bellas Artes. La exposición estará hasta el 31 de enero de 2016.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.