6 meteoritos que han caído en el Extremo Oriente de Rusia

3 de enero de 2017 DV.land
En el Extremo Oriente de Rusia han aterrizado meteoritos durante milenios. Desde un kilogramo hasta 100 toneladas, estos cuerpos astronómicos han dejado su huella en el paisaje e incluso en algún sello de correos.
Meteors
Fuente:Yuri Smityuk/TASS

El 6 de diciembre cayó un meteorito en el distrito de Sayanogorsk, en la república de Jakasia. Según informes preliminares, el cuerpo celeste medía unos 10-15 metros de diámetro y su composición es rocosa y podría también contener agua. Los científicos informan de que este tipo de cuerpos celestes caen sobre la Tierra cada día.

El meteorito de Sijoté-Alín

Fuente: RIA NovostiFuente: RIA Novosti
Este es uno de los más grandes y famosos meteoritos que han caído sobre el planeta. La mañana del 12 de febrero de 1947 los habitantes de la aldea Beitsuj de Primorie, situado en el extremo oriental de Rusia, vieron un objeto brillante en el cielo, tras lo cual se produjo una explosión. Los especialistas descubrieron 106 cráteres y agujeros con un diámetro de entre 90 cm y 28 m y con una profundidad de 180 cm. El peso estimado del meteorito Sijoté-Alín era de unas 100 toneladas.

Uno de los testigos de la caída del meteorito fue el pintor Piotr Medvédev, que estaba pintando el paisaje local en aquel momento. Diez años después, su pintura del meteorito apareció en un sello de correos.
En 1972 la aldea de Beitsuj cambió su nombre a Meteoritny.

El meteorito Boguslavka

Fuente: Gueórgui Kopitov/wikipedia.orgFuente: Gueórgui Kopitov/wikipedia.org

El 18 de octubre de 1916 se produjo una potente explosión a unos cinco kilómetros de la aldea Boguslavka. En el lugar de la caída se formó una gran cavidad que más tarde se convirtió en un lago. Las aguas ya no existen, pero los contornos del lago pueden verse claramente hoy en día. Este meteorito está considerado como uno de los mayores que la gente ha podido observar. Pesaba 255 kg.

El meteorito Omolón

Fuente: ArchivoFuente: Archivo

Cayó sobre la Tierra el 16 de mayo de 1981, cerca de la aldea Omolón de la región de Magadán. El criador de renos Iván Tynavi fue la única persona que vio su caída. Se llevó un pequeño fragmento del meteorito y durante varios años lo llevó consigo por la tundra. En 1989, los científicos del Extremo Oriente supieron del descubrimiento de Tynavi.

El meteorito Omolón, que pesaba 250 kg, es un objeto de exposición de valor incalculable debido a su tipo (de una clase extremadamente rara llamada “palasita”) y a su forma (una pirámide perfecta de cuatro lados). 

El meteorito de Aliskerovo

El 10 de julio de 1977, los trabajadores de una mina de oro de la aldea de Aliskerovo, en el distrito Bilibinski de Chukotka, estaban cavando en el suelo cuando descubrieron un pequeño objeto metálico que parecía un perno.  En un primer momento no se le dio demasiada importancia al hallazgo, pero luego uno de los trabajadores sugirió que podría tratarse de un meteorito. Decidieron preguntar a un geólogo experto, que confirmó la teoría de que el objeto era de origen extraterrestre.

Durante el examen del meteorito, se concluyó que el cuerpo celesta cayó a la Tierra hace varios miles de años.

El meteorito de Bilibino

Fuente: Museo de Historia NaturalFuente: Museo de Historia Natural

En el distrito Bilibinski de Chukotka se encontró otro meteorito el 20 de junio de 1981, también en una mina de oro. A 13 m de profundidad, las excavadoras encontraron un bulto de metal fundido encastado en el permafrost. Este hallazgo de unos 100 kg fue cuidadosamente extraído y enviado a Magadán para analizarlo. Los geólogos llegaron a la conclusión de que el meteorito cayó a la Tierra hace entre 3000 y 6000 años.

El meteorito Oiogos-Yar

Este es el meteorito más septentrional de todos los que ha descubierto el hombre. En 1990, Vadim Riabchun, un empleado del Museo Geológico de Magadán, de la división del Extremo Oriente de la Academia Rusa de Ciencias, lo encontró en la costa ártica de Yakutia. Esta roca, que tenía una superficie fundida y oxidada, había caído a la Tierra 10.000 años atrás.

A pesar de que el meteorito pesaba solamente un kilo, se envió a Moscú una pieza de menos de 14 gramos para analizarla.

Publicado originalmente en Dv.land

+
Síguenos en nuestra página de Facebook