5 películas rusas que han conquistado el mundo

18 de diciembre de 2016 Guennadi Ustián, para RBTH
Recordamos cinco películas de la época de mayor prosperidad del cine soviético que siguen recordándose en Occidente.
Andrei Rublev
“Andréi Rubliov” de Andreí Tarkovski. Fuente: RIA Novosti

"El acorazado Potemkin” (Serguéi Eisenstein, 1925)

Es difícil asimilar que esta obra situada en la cúspide del cine mundial (la película tiene la valoración más alta en el agregador de opiniones sobre cine Rotten Tomatoes: un 100 % de reseñas positivas), estuvo prohibida en Inglaterra hasta los años 50 y hasta el año 1978 se categorizaba con la X del cine porno. Goebbles decía que la película de Serguéi Eisenstein era la obra con mayor carga propagandística que había visto jamás, y que casi se volvió comunista después de verla. Cuando esta película se proyectó en los cines británicos en 2005, el periódico London Evening Standard escribió: “¿Para qué ir a ver Avatar en 3D cuando tenemos esto?”.

Además de la fuerza y la valentía con la que Eisenstein mostraba una violencia que en aquella época dejó conmocionados a los espectadores, el director dejó para las próximas generaciones su innovadora técnica de montaje. Esta técnica se utilizó luego en El padrino de Coppola y en Los intocables de Elliot Ness de Brian De Palma, y la famosa escena del tiroteo en las escaleras de Odessa prácticamente se reproduce en estos dos filmes.

Muchos han calificado esta película como la mejor de la historia del cine; entre ellos, Orson Welles, Billy Wilder, y otros maestros de la dirección cinematográfica.

Para ver la película completa haga click aquí

“Cuando pasan las cigüeñas” (Mijaíl Kalatózov, 1957)

Rodada cuatro años después de la muerte de Stalin, esta película de Mijaíl Kalatózov fue distribuida en EE UU por los estudios Warner Brothers en 1960, después de convertirse en la segunda película soviética que ganó la Palma de oro en el Eestival de Cannes. Los críticos quedaron impresionados por su “aversión total a la guerra, que no tiene fronteras geográficas y políticas, así como la ausencia de propaganda estalinista”.

La historia de Verónika, una joven que decide abandonar a un marido al que no ama y conservar la memoria de un antiguo amante que murió en la guerra era un tema absolutamente internacional y está contada con gran franqueza. La película sigue liderando a día de hoy las listas de las mejores películas sobre la guerra.

Para ver la película completa haga click aquí.  

“Andréi Rubliov” (Andreí Tarkovski, 1966)

Esta película de Andréi Tarkovski, que narra la vida de un pintor de iconos del siglo XV, tuvo un destino algo complicado. A pesar de la solicitud del Festival de Cannes, los políticos soviéticos se negaron a enviar la película en 1967 y la sustituyeron por Guerra y paz.

Andréi Rubliov no se mostró en Cannes hasta tres años después y tan solo fuera del programa del festival, aun así ganó el premio de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica. En 1971 se estrenó una versión censurada en la URSS y vendió casi tres millones de entradas. Otra versión, con 20 minutos recortados en los estudios Columbia por motivos comerciales, se estrenó en 1973 en EE UU: estos recortes afectaron a la calidad de la película y en la prensa se publicaron reseñas extremadamente negativas. A mediados de los años 90 se publicó en DVD la versión inicial de 205 minutos de Tarkovski, que Martin Scorsese había comprado estando en la URSS, y la película empezó una nueva vida.

Posiblemente por los temas, los lugares y la época de la acción, la película no había perdido actualidad. Los directores de varias generaciones y disciplinas le han declarado su amor.

Para ver la película completa haga click aquí

“Guerra y paz” (Serguéi Bondarchuk, 1966)

Esta adaptación de la obra de Tolstói no habría tenido lugar si en 1959 no se hubiera estrenado en la URSS la versión estadounidense de Guerra y paz de King Vidor. Solo después de esto se aprobó el rodaje de una película que extraoficialmente se considera la más cara de la historia del cine: ningún estudio de Hollywood habría permitido que el rodaje durara cinco años ni la participación de 120.000 personas con el ejército incluido.

Dividida en dos partes y con una duración total de 6 horas, “Guerra y paz” se convirtió no solo en la primera película soviética en recibir un Oscar a la mejor película extranjera, sino también en la más larga.

Para ver el trailer, pinche aquí.

“El erizo en la niebla” (Yuri Norshtein, 1975)

El corto de animación de diez minutos de Yuri Norshtein sobre un erizo que se pierde en la niebla mientras iba a visitar a un amigo oso es tan popular en EE UU que la serie Padre de familia le dedica un fragmento de la octava temporada.

Se trata de una burla de los estadounidenses sobre su propia capacidad de transformar en cultura pop cualquier obra de arte. Y el hecho de escoger para ella El erizo en la niebla dice mucho de los creadores de la serie y de la popularidad del corto de animación soviético.

Sobre el sentido filosófico de esta breve película de Norshtein se han escrito artículos en muchos idiomas, así como sobre la soledad y el horror de las cosas cotidianas que adquieren rasgos siniestros si se las mira de determinada forma. Este año The Telegraph la situaba en el puesto número 19 de su lista de “Mejores películas infantiles”.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook