5 coloridas ciudades rusas con un carácter especial y muestra de la diversidad

Elena Afonina/TASS; Alexánder Kryazhev, Kirill Braga/Sputnik
Templos budistas, fuertes antiguos y una ciudad en la que no se vende alcohol. Todas ellas están en Rusia, no lo dudes.

1. Kyzyl, capital de Tuvá 

Tuva es una pequeña república situada en el sur de Siberia, conocida como la cuna del canto de garganta. Kyzyl (que en tuvano significa “rojo”) es la capital y la ciudad más grande de la región. Cuenta con una población de casi 110.000 habitantes, muchos de los cuales hablan tuvano, reconocido como lengua oficial en la república junto con el ruso. Hay medios de comunicación en el idioma local (aquí hay una presentadora de noticias vestida con el traje nacional), así como producciones teatrales (clásicos como Romeo y Julieta se han traducido al tuvano).

Kyzyl no parece una ciudad rusa corriente. Cuenta con gran cantidad de peculiares esculturas de héroes épicos, así como templos budistas y una gran rueda de oración, regalo de los monjes budistas de un monasterio indio.

Un chamán en Kyzyl.

“Las tradiciones desempeñan un papel importante en la vida de un tuvano medio: el respeto a los mayores, la modestia asiática, la reverencia a la naturaleza”,  dice Dayán Dansurun, un fotógrafo de Kyzyl. “Ahora que se acerca la fiesta nacional de Shagaa, se puede ver a la gente en las calles luciendo con orgullo la ropa nacional”, explica. En la ciudad se celebran festivales de música folclórica, competiciones de deportes tradicionales como el tiro con arco tuvano y clases magistrales de artesanía local.

Aunque las creencias tradicionales de los tuvanos son el budismo y el chamanismo, también tienen mucho respeto por la Iglesia ortodoxa rusa. “Desde la infancia, recuerdo que el día de Pascua nuestra familia siempre felicitaba calurosamente a nuestros vecinos rusos por esta fiesta”, dice Dayán.

2. Derbent, Daguestán

La antigua fortaleza de Derbent.

Derbent es una de las ciudades más antiguas de Rusia, por lo que no puede dejar de diferenciarse de cualquier otra ciudad, - dice Margarita Samoylova, que se trasladó aquí desde Siberia por motivos de trabajo. - Las casas y las calles no se parecen a las de mi ciudad natal”.

Derbent, en Daguestán (en el Cáucaso Norte), es una de las más insólitas de Rusia. En primer lugar, tiene más de 2.000 años de antigüedad (celebró el aniversario en 2015). La ciudad tiene una antigua fortaleza con mezquita, que data de mediados del siglo VIII. En segundo lugar, está considerada la ciudad con mayor diversidad étnica de Rusia, a pesar de tener una población de apenas 125.000 habitantes. Hay mezquitas (tanto chiítas como suníes), iglesias ortodoxas y sinagogas y celebra festivales de los pueblos de Daguestán.

Un festival de los pueblos de Daguestán en Derbent.

“Aquí viven decenas de nacionalidades. Hasta ahora sólo he entrado en contacto con lezguinos y ávaros, - dice Margarita. - Entre ellos hablan en sus lenguas nativas, pero cuando hablan conmigo, cambian al ruso”. ¿Dónde más se puede ver algo así?

3. Elista, capital de Kalmukia

Esta pequeña ciudad situada en medio de las estepas del sur de Rusia es un centro de cultura budista y la capital del ajedrez del país. Dos tercios de los 100.000 habitantes de la ciudad son de etnia calmuca, que profesan el budismo. “Hoy en día se están haciendo muchas cosas para preservar la cultura y el patrimonio del pueblo calmuco”, dice el residente local, Alán Majt. Por ejemplo, el mayor templo budista de Europa, conocido como la Morada Dorada de Buda Shakyamuni, se encuentra en Elista. Se construyó aquí en 2005.

Tambores de oración Kurde.

En 1997 se construyó la Ciudad del Ajedrez al sureste de la ciudad para acoger a los participantes en la Olimpiada de Ajedrez de 1998. “Es uno de mis lugares favoritos de la ciudad", dice Alan. Cada casa de la Ciudad del Ajedrez lleva un nombre relacionado con el ajedrez: Reina, torre blanca. El suelo de su edificio principal, llamado Palacio de Ajedrez, parece un tablero y se puede jugar en él.

4. Grozni, capital de Chechenia

La mezquita de Chechenia.

Grozni es una metrópolis moderna con rascacielos, centros comerciales, amplias avenidas y un sabor oriental. Aquí las mujeres se cubren el pelo y llevan faldas largas. Fumar está mal visto, por lo que difícilmente se verá a una persona con un cigarrillo por la calle. Tampoco se fomenta el alcohol, que solo se vende durante dos horas por la mañana (de 8 a 10) en los grandes supermercados y en un único restaurante de la ciudad por la noche.

En la capital chechena no hay bares ni discotecas, pero hay un enorme y moderno estadio de fútbol, teatros, que ofrecen espectáculos en ruso y checheno, y muchos parques.

En el centro de Grozni.

En Grozni se encuentra también la mayor mezquita de Europa, llamada Corazón de Chechenia. Puede albergar hasta 10.000 fieles y cuenta con un magnífico jardín, fuentes y un hotel. “La mezquita del Corazón de Chechenia es uno de los lugares más bellos de la ciudad, - dice la instructora de equitación Diana. - También hay aquí un jardín de flores, una plataforma de observación llamada Escalera al Cielo, y el parque ecuestre Siradin... Para mí, la ciudad es totalmente cómoda”.

Diana dice que Grozni siempre da una cálida bienvenida a los visitantes. “Nos alegramos de ver a todos los turistas y recibimos a la gente con el corazón abierto”.

5. Yakutsk, capital of Yakutia

Esta es una de las ciudades más sorprendentes de Rusia, que combina el sabor del yakuto, las heladas siberianas de -50ºC y la arquitectura del permafrost. Todos los edificios aquí están construidos sobre pilotes para que su calefacción no derrita el permafrost, y las fachadas están pintadas con colores brillantes que ayudan a navegar en la niebla helada. En invierno muchos residentes locales llevan las tradicionales botas de piel de Yakutia (unty) o botas de fieltro rusas (valenki) porque aquí hace falta un calzado especial.

Un día de invierno en Yakutsk.

En Yakutsk, los jóvenes urbanistas se afanan en crear nuevos parques y zonas de recreo. “Los arquitectos quieren ver una ciudad moderna, y nuestra tarea es crear espacios públicos que tengan en cuenta las características climáticas del lugar”, dice el arquitecto Serguéi Permiakov. Incluso las líneas eléctricas y las tuberías de la ciudad están decoradas con paneles con motivos yakutos.

LEE MÁS: Retrato de la vida cotidiana en la Rusia de provincias

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies