¿Por qué una roca en el centro de Australia fue nombrada en honor a la hija de un emperador ruso?

Dominio público/Getty Images
Uno de los picos más altos de la isla continente se llama Monte Olga en honor a una hija de Nicolás I.

Una enorme roca roja del Parque Nacional Uluru - Kata Tjuta en Australia, visible desde lejos, es un lugar sagrado para los indígenas y es un símbolo del continente. Sorprendentemente, el más alto de sus 36 riscos recibió el nombre ruso de Olga, en honor a la hija de Nicolás I.

La reina Olga

Olga Nikálaevna nació en San Petersburgo en 1822 y fue la tercera hija de la del matrimonio del emperador Nicolás I y Alexándra Fiódorovna que procedía de la casa real de Hohenzollern.

Alexándra Fiódorovna

Recibió una excelente educación, le gustaba el dibujo, conocía varios idiomas (su tutor fue el famoso poeta Vasili Zhukovski) y era muy atractiva, lo que la convirtió en una de las novias más deseadas de Europa. A pesar de esto, no tenía prisa por casarse, rechazando una propuesta de matrimonio tras otra. Según Olga, le gustaba ser soltera.

Conoció a su futuro marido, el príncipe heredero Carlos de Wurtemberg, en la ciudad italiana de Palermo, donde estaba de vacaciones con su madre. Olga tenía casi 24 años y Carlos 25. Eran primos segundos, compartiendo un bisabuelo común.

En el verano de 1846 se casaron en Peterhof, pasaron allí su luna de miel y luego viajaron a la ciudad natal de Carlos, la capital de Wurtemberg. Carlos se convirtió en Rey de Wurtemberg en 1864, y Olga asumió el título de Reina.

Olga, Karl y hijos de su sobrina Vera.

Pasaron 45 años juntos y, aunque no tuvieron hijos, sus contemporáneos recordaron en sus memorias que la pareja real disfrutó de un matrimonio muy feliz. Carlos murió en 1891, y Olga le sobrevivió exactamente un año.

¿Cómo encaja Australia en esta historia?

Pero volvamos a Australia. A finales del siglo XIX, el continente comenzó a ser explorado activamente por los europeos. Uno de ellos fue el médico y botánico Ferdinand Mueller (1825-1896). Nacido en Rostock, Alemania, era un ávido historiador natural, y a la edad de 23 años ya había recibido el título de Doctor en Filosofía por una disertación sobre las plantas de Alemania.

En Australia estudió las plantas alpinas, clasificando alrededor de 2.000 especies de flora, fundó el Herbario Nacional de Victoria (que sigue funcionando hoy en día) y se convirtió en director del Real Jardín Botánico de Melbourne. En resumen, fue influyente y respetado tanto en Alemania como en Australia.

En 1871, la reina Olga concedió a Mueller el título de Barón, como parte de una distribución de medallas y honores para conmemorar los 25 años de matrimonio de Olga y Carlos.

En 1872 el explorador local Ernest Giles descubrió el grupo de formaciones rocosas de Kata Tjuta (este nombre significa “muchas cabezas” en la lengua aborigen) en lo profundo del continente, y le contó a Mueller lo que había encontrado. A instancias del Barón, como muestra de gratitud a Olga por su título, el más alto de los riscos (1.066 metros sobre el nivel del mar) fue nombrado en su honor.

Hoy en día esta altura es conocida por el doble nombre de Kata Tjuta / Monte Olga, o simplemente Monte Olga.

El grupo de rocas con 36 riscos y la zona que lo rodea forman parte del Parque Nacional Uluru - Kata Tjuta. En 1987 el parque fue incluido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO debido a sus raras especies de plantas y animales.

LEE MÁS: Rusia recupera nombres perdidos de islas en Oceanía

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies