Todo lo que deberías saber sobre los viajes en barco por el Moscova

Serguéi Bóbilev/TASS
A la hora de buscar el barco adecuado, recuerda que el tamaño importa y fíjate en el  programa de entretenimiento a bordo.

Darse un paseo en barco por el Moscova es la mejor manera de captar el ambiente de la capital rusa. Aunque es cierto que las dificultades para conseguir un billete, la música a todo volumen y los vientos fríos pueden arruinar la diversión, las recomendaciones que te damos aquí te ayudarán a disfrutar de unas vistas impresionantes y no caer en las típicas trampas para turistas.

¿Cómo encontrar el barco adecuado?

Hay gran cantidad de opciones, por lo que no es tarea fácil seleccionar el que más te conviene. Uno de tus criterios principales debe ser el tamaño de la embarcación.

Hay muchos barcos pequeños que navegan por el Moscova y, sin duda, uno de los más llamativos es uno amarillo con publicidad de Lay´s. Es muy probable que todos los que han visitado Moscú alguna vez lo hayan visto.

Lo cierto es que la explosión de música pop a bordo podría dejar parcialmente sordo a cualquier pasajero. Sin embargo, para algunos una fiesta como esta es una experiencia inolvidable, además de una especie de metáfora de la vida en la Rusia moderna: demasiado ruidosa y, en ocasiones, demasiado acogedora. Se pueden encontrar billetes desde 800 rublos (13 dólares) por persona.

Otros barcos de mayor tamaño ofrecen un paseo más apacible y tienden a atraer a los visitantes extranjeros, entre otras cosas debido a su aura soviética. De hecho, se nota que muchos de estos barcos tuvieron días mejores. Sin embargo, siguen funcionando perfectamente y subir a bordo es todo una experiencia cultural. A veces se ofrecen almuerzos o cenas a bordo, eso sí, hay que decirlo en el momento de comprar el billete. Las cenas cuestan alrededor de 1.500 rublos (unos 25 dólares).

Si lo que quieres es una opción más elegante, te recomendamos la Flotilla Radisson. Se trata de una embarcación amplia y refinada, con un restaurante acogedor y una atenta tripulación a su servicio. Aunque lo cierto es que selección de vinos y comida es modesta, estos barcos son mucho mejores que otros.

Sorprendentemente tienen un precio bastante asequible y un billete sencillo cuesta entre 1.100 y 2.000 rublos (entre 17 y 32 dólares). La factura del restaurante también será razonable.

¿Cómo comprar los billetes?

En las calles de Moscú se pueden ver chicas con con fotos de barcos. Prometen grandes descuentos y entregan invitaciones personales para hacer las “mejores excursiones fluviales”. Todo suena bien, pero hay un pequeño inconveniente: los billetes que ofrecen suelen ser más caros que los que se compran online.

“Compramos billetes a vendedores ambulantes por 900 rublos cada uno. Más tarde descubrimos que otros pasajeros habían comprado los suyos por la mitad de precio”, escribió Rostislav en la página web de una compañía de viajes.

Sin embargo, estos vendedores ambulantes ofrecen una ventaja. Te acompañan personalmente hasta el barco. De modo que ahorras tiempo y resulta más cómodo.

Los billetes más baratos son de 800 rublos (unos 13 dólares) por un viaje. Por 400 rublos (6,5 dólares) adicionales es posible comprar un número ilimitado de pasajes en el mismo barco para el mismo día.

La Flotilla Radisson tiene taquillas oficiales en en el parque Gorki y en el hotel Ucraina, pero se agotan a menudo.

De modo que una buena opción es comprar online. Sitios web como este ofrecen descuentos considerables. La única manera de conseguir un pasaje en la Flotilla Radisson una noche de viernes es a través de Internet.

Este sitio web (en ruso) ofrece múltiples opciones, tanto en el centro como alrededor de la ciudad. Hay posibilidades menos convencionales como “cruceros de discoteca”  o para niños. Este otro sitio web también vende entradas online, pero carece de una versión en inglés. Aunque la interfaz es intuitiva.

Otro inconveniente de la compra de entradas de esta manera es que es fácil confundirse de muelle y perderse la excursión.

“En una ocasión compré billetes online para ahorrarme el descuento que ofrecía el sitio web”, explica Ígor Shvarkin de Moscú. “En un principio el muelle establecido para zarpar era Park Kulturi, pero cuando llegué no fue fácil encontrar mi barco porque había demasiados. Mis invitados tuvieron que caminar una distancia considerable antes de encontrar el barco que aceptaba mis boletos comprados por Internet”, afirmó el hombre.

En el centro de la ciudad hay dos muelles principales: el hotel Ucrania y Park Kulturi. A la hora de comprar las entradas es importante tener esto en cuenta.

¿Dónde sentarse a bordo?

Incluso en un día cálido, el viento en contra puede ser frío para los pasajeros que estén en la cubierta. Asegúrate de llevar ropa de abrigo o de que la tripulación tenga mantas listas cuando las solicites.

La cubierta de vidrio hace que el tour sea mucho más cómodo, pero no a expensas de tener una experiencia agradable.

Bajarse del barco también requiere cierta preparación. Lo ideal es poder desembarcar en cualquier muelle a lo largo del camino. En realidad, los pasajeros nunca saben dónde hará la próxima parada el capitán. A menudo los vendedores ambulantes les dicen a los pasajeros por adelantado dónde podrán desembarcar. Si compras entradas online, tendrás que llegar a saberlo por ti mismo.

Existe la posibilidad de que el capitán no haga ninguna parada y te lleve de vuelta al lugar de inicio del tour, como es el caso de la Flotilla Radisson. La opción más segura es esperar a regresar al muelle desde el que iniciaste el paseo.

Aquí puedes ver más fotos de Moscú desde el Moscova

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies