Excursiones por el mundo subterráneo de Moscú

Fuente:Mosextreme.ru

Fuente:Mosextreme.ru

Bajo los pies de los habitantes de Moscú se abre un mundo de túneles, búnkeres y catacumbas. Este universo alcanza decenas de metros bajo tierra y la gran mayoría de los espacios se mantienen todavía en secreto. Sin embargo, hay algunos lugares a los que es posible acceder.

Búnker Nº. 42

Fuente: press photo

Este búnker, situado junto a la estación de metro Tagánskaia, se construyó en los años 50, durante la guerra fría. La entrada está camuflada y para acceder hay que pasar por una casa del siglo XIX, que tiene paredes de cemento de 6 metros. El propio búnker está a una profundidad de 65 metros, al mismo nivel que la línea circular del metro. 

El complejo bajo tierra tiene más de 7.000 metros cuadrados y está dividido en cuatro bloques de túneles. Aquí se encontraba el Cuartel General de las Fuerzas Aéreas, para que en caso de ataque el trabajo pudiera continuar. La temperatura dentro del búnker es de 16 grados.

En 2006 se inauguró el Museo de la Guerra Fría en el propio búnker. Es un museo interactivo en el que los visitantes pueden probarse uniformes soviéticos, tomar armas con sus manos y explorar los túneles secretos con cascos y trajes de protección. Se puede incluso "asumir las responsabilidades" de un radiotelegrafista y "lanzar" un ataque nuclear pulsando el famoso botón rojo.

Más información aquí (en inglés y ruso).

El búnker de Stalin

Fuente: elpida.ru

Se encuentra cerca de la estación de metro Izmailovskaia. Se construyó en los años 30, como el cuartel general para el Comandante Supremo de la URSS. Estaba conectado con el Kremlin a través de un túnel de 17 km.

Stalin trabajó aquí a finales de noviembre y principios de diciembre de 1941, al principio de la Segunda Guerra Mundial. Fue aquí donde se tomó la decisión de no abandonar Moscú y defenderlo a cualquier precio.

En 1996 se convirtió en museo y se abrió a los visitantes. El propio búnker es relativamente pequeño y cuenta solamente con los espacio más básicos: una sala para reuniones, una oficina, una habitación para descansar, la oficina del general, varias habitaciones suplementarias y un comedor. 

Más información aquí (en ruso).  

Un río bajo tierra 

Fuente: Mosextreme.ru

El río Neglinka es un afluente del Moscova de 7,5 km de longitud. Es tan antiguo como la propia capital y las primeras referencias aparecen en las crónicas antiguas en las que se nombra la capital por primera vez. 

El nacimiento de este río se encuentra en una área cerca de Marina Roscha. Pasa por el centro de la ciudad y los jardines Alexandrovski, antes de unirse con el Moscova a través de una apertura artificial de piedra que se divisa desde el Gran Puente de Piedra, cerca del Embarcadero. El río transcurre por tubos en las mayoría de su trayecto. Una compañía privada realiza excursiones a lo largo de una parte del túnel de piedra. En ocasiones se cancelan, debido a la crecida que se produce en el río a causa de las lluvias. 

Se trata de uno de los lugares de Moscú que más se asocia con sucesos paranormales y muchos de los visitantes aseguran haber visto fantasmas en los túneles.  Para poder acceder al túnel hay que entrar por un desagüe situado cerca de la estación de metro Stretenski Boulevard.  

Obtenga más información aquí (en ruso). 

Minas de Syani 

Fuente:Mosextreme.ru

La piedra caliza para construir los fuertes y las blancas iglesias de Moscú se sacó de estas minas, que comenzaron a explotarse en el siglo XVII. Durante la época soviética se siguieron excavando para reforzar las pistas de aterrizaje, en la Segunda Guerra Mundial se colocó aquí un hospital militar y posteriormente una estación sísmica. 

La entrada a las minas se completó en 1974. Entonces el sistema de túneles subterráneos era de más de 90 km. En 1988 un grupo de personas, entusiastas de los misterios bajo tierra, quitó el selló a una de las entradas y en 2007 se restauró por los habitantes locales y los visitantes a las minas. 

Los que realizan visitas habituales se llaman sistemshchiki, que en el argot ruso se vincula al movimiento hippie de la URSS. Lo cierto es que alrededor de estos túneles se desarrolló una subcultura, con tradiciones, rituales y reglas propias. 

La altura de los túneles en las minas de Syani varía entre los 0,4 y los 3,5 metros y alcanzan una profundidad de hasta 30 metros. La temperatura en el interior suele ser de 7-10 grados. Para acceder a los túneles hay que tomar el autobús 439 desde la estación de metro Domodédovskaia y parar en "Pochta". El viaje dura alrededor de 35 minutos. 

Más información aquí (en ruso). 

Lea más: Metro de Moscú, el museo más barato y sorprendente>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies