Los más grandes exploradores de la historia rusa

Fuente: wikipedia

Fuente: wikipedia

Es probable que aún queden pequeñas zonas de Rusia que nunca ha pisado el hombre, aunque la mayor parte del país ha sido explorada desde hace siglos por excéntricos aventureros. Presentamos una lista de algunos de los exploradores visionarios más intrépidos, que pusieron, literalmente, a Rusia en el mapa.

Yermak Timoféievich

Se sabe muy poco de los primeros años de Yermak (nacido entre 1532 y 1542 - 1584). Iván el Terrible quería sobrepasar Kazán y adentrarse en Siberia; por tanto, reclutó a la familia Stróganov para que organizase la expedición.

Fuente: wikipedia

Yermak había trabajado para ellos algún tiempo como pirata de río, así que partió con unos 840 hombres alrededor de 1582, desde una fortaleza cerca de Perm, ciudad de los Urales a 1.000 km al este de Moscú. Derrotó a las fuerzas del Kuchum Kan, el último kan de Siberia, descendiente de Gengis Kan, en Qashliq, un fuerte medieval situado a 17 kms de la moderna Tobolsk. Las fuerzas de Yermak se vieron diezmadas y hubo un problema con los suministros, pero trabó amistad con la tribu Ostiak, que le juró lealtad. Durante un breve periodo de paz, Yermak se dirigió al sur para establecer alianzas con los príncipes locales, mientras uno de sus hombres viajaba hasta Moscú para transmitir las noticias al zar y volver con refuerzos. En 1584, Yermak y algunos de sus hombres cayeron en una emboscada y fueron asesinados por tropas leales al Kuchum Kan. 

Iván Moskvitin

La primera mención a Moskvitin (? - después de 1647) la encontramos en 1626, cuando vivía con los cosacos en Tomsk. Una década más tarde, viajó a Yakutsk con más de 50 hombres y llegó al Mar de Ojotsk, entre las actuales Kamchatka y Magadán, en el extremo oriental de Rusia, convirtiéndose así en el primer ruso en alcanzar el Océano Pacífico. El resto de sus días los pasó explorando diferentes ríos, investigando las tribus locales y tratando de conseguir apoyo para una expedición en la región de Amur. Fue a Moscú y se volvió otra vez a Tomsk en 1647, tras obtener el rango de atamán. Después de esto, no se sabe qué fue de él. 

Piotr Beketov

Beketov (c. 1600- c. 1661) era miembro de la guardia antes de ser enviado a Siberia en 1627. Como jefe militar encargado de la recaudación de impuestos a los buriatios, se convirtió en el primer ruso en penetrar en Buriatia, región siberiana limítrofe con Mongolia. En 1632 él y su banda de cosacos fundaron una fortaleza en lo que hoy es Yakutsk. Estableció varios fuertes más y recogió impuestos para Moscú.

En 1640 transportó el dinero recaudado y fue nombrado comandante de los cosacos. A principios de la década de 1650, emprendió una nueva misión hacia Buriatia y fundó Chitá (1653) y la cercana Nerchinsk (1654). En 1655 sufrió el asedio de los buriatios, pero logró escapar y terminó en Tobolsk alrededor de 1661, donde se reunió con Avvakum, un líder de los “viejos creyentes” que se resistía a las reformas de la Iglesia ortodoxa. 

Semión Dezhnev

Con más en común con Leif Erikson que con Cristóbal Colón, Dezhnev (c. 1605- 1673) fue reclutado inicialmente como agente gubernamental y sirvió en varias ciudades siberianas. Fue a Yakutia hacia 1639, donde recaudaba impuestos antes de fundar una fortaleza en lo que en aquel entonces era la frontera oriental de Rusia.

Fuente: wikipedia

En 1648 partieron varias expediciones para explorar territorios más al norte y al este. Probablemente Dezhnev recorrió el río Kolimá antes de navegar hacia el Océano Ártico. Su barco naufragó y con 25 supervivientes caminó durante diez semanas antes de llegar a la desembocadura del río Anadir. Un año después, el grupo se había visto reducido a solo 12 hombres.

Finalmente fue encontrado y pasó algunos años en el área recaudando impuestos y recogiendo marfil de morsa antes de viajar a Moscú, donde murió. En su expedición, podría haber desembarcado en las islas Diómedes, en el medio del estrecho de Bering, que separa los EE UU de Rusia. Esto lo situaría en el Estrecho la friolera de 80 años antes del propio Bering. 

Vladímir Atlasov

La primera mención a Atlasov (nacido entre 1661 y 1664 - 1711) documenta que recaudaba tributos en Yakutia. Fue nombrado jefe de milicia en Anadirsk, una plaza fuerte en el extremo nororiental de Siberia que era atacada frecuentemente por las tribus vecinas.

En 1696 envió una pequeña expedición a explorar Kamchatka, aún desconocida, que volvió con extraños escritos procedentes del naufragio de un barco japonés. Un año después, Atlasov viajó al sur con un grupo de 125 hombres con alces, para explorar la península. Finalmente, llegó al extremo sur, donde entabló batalla con el pueblo Ainu. Volvió al norte de Kamchatka y ordenó que se construyese una pequeña fortaleza. Se pasó el resto de su vida dedicado principalmente al pillaje, aunque fue liberado de la prisión para que volviese a Kamchatka a restaurar el orden en 1707. Murió asesinado por bandidos en 1711. 

Vitus Bering

Bering (bautizado en 1681-1714) fue marinero desde los primeros años de su adolescencia y sirvió en la Marina de Pedro el Grande. Fue elegido por el mismo Pedro para encabezar la primera expedición a Kamchatka, con vistas a establecer si Norteamérica y Asia compartían frontera por tierra. Después de esto, fue ascendido a comandante en jefe. Durante la segunda expedición, se vio separado de sus hombres y tuvo que atracar en algún punto del sur de Alaska, antes de que el mal tiempo le obligase a volver. Él y los pocos supervivientes de su tripulación se vieron obligados a refugiarse en las Islas del Comandante, al sur del mar de Bering, a 175 al este de Kamchatka. Murió allí con 28 miembros de su tripulación, por lo que la isla fue rebautizada Isla de Bering en su honor. 

Alexéi Chirikov

Chirikov (1703-1748) fue segundo de a bordo de Bering; en 1741 zarparon desde Kamchatka en barcos separados y nunca volvieron a verse. Se convirtió en el primer ruso en desembarcar en el noroeste de la costa de Norteamérica y trazó el mapa de varias de las islas Aleutianas, incluyendo la isla de Kodiak, cuyo mayor núcleo de población se convertiría en la capital de la América rusa a finales del XVIII.

 

Lea más: 5 joyas naturales de Rusia a punto de desaparecer>>>