Rusia carece de medios para enfrentarse al “arma genocida” de EEUU en Siria

19 de junio de 2017 Ígor Rozin, RBTH
El HIMARS (High Mobility Artillery Rocket System) recientemente desplegado en la ciudad siria de al Tanf amenaza al ejército sirio y puede suponer una vuelta de tuerca en la ya inestable situación.
HIMARs
El HIMARS (High Mobility Artillery Rocket System). Fuente:Getty Images

La única forma que tiene Rusia de neutralizar el sistema HIMARS desplegado recientemente por EE UU en al Tanf es “destruirlo cuando se está preparando para un lanzamiento”, comenta Dmitri Litovkin, experto militar ruso, a RBTH.

Efectivamente, no existe ningún otro modo, Rusia y el ejército sirio apoyado por Rusia no tienen medios tecnológicos para hacer frente a la amenaza que suponen los sistemas de misiles desplegados en el sur de Siria.

“Los proyectiles de este sistema no son guiados: si se lanzan, llegarán a su objetivo sí o sí”, comenta Litovkin. “No tiene sentido disparar contra ellos con sistemas de defensa antimisiles porque un misil HIMARS cuesta mucho menos que uno de los del sistema de defensa antiaérea”, comenta el experto.

Sin embargo, el arsenal militar desplegado en la parte sur de Siria no parece socavar los intereses de Rusia en al-Raqa, una ciudad clave tanto para la campaña de EE UU en el país como para la de Rusia.

¿Arma genocida?

El alcance del sistema HIMARS es de un máximo de 30 kilómetros, lo cual deja al-Raqa y sus alrededores fuera de su alcance. El principal objetivo de EE UU es forzar la “zona de desescalada del conflicto”, declarada de forma unilateral en este territorio, para evitar que Irán envíe refuerzos al ejército sirio.

“Desplegando el sistema HIMARS, EE UU envía una clara señal a Moscú y Damasco: no piensan dejar la frontera Siria-Irak-Jordania bajo el control de las fuerzas del gobierno sirio y de Irán”, comenta a RBTH Alexéi Jlébnikov, experto en Oriente Medio del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia.

El experto asegura que es poco probable que el despliegue de estos potentes sistemas de misiles tenga algo que ver con la ofensiva planeada en al-Raqa. “EE UU intenta evitar que las fuerzas del gobierno sirio tomen el control de la ciudad estratégica de al Tanf y se hagan con la carretera que comunica Damasco con Bagdad y Teherán. Esto permitiría a Irán enviar armas y otros suministros directamente al ejército sirio. Por eso EE UU ha decidido instaurar allí la ‘zona de desescalada del conflicto”, comenta.

Aunque el sistema HIMARS no parece que pueda ejercer influencia en el área cercana a la ciudad estratégica de al-Raqa, sitiada por los guerrilleros del Estado Islámico que luchan contra las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) con el apoyo de EE UU y contra el ejército del gobierno sirio apoyado por Rusia, sí puede socavar las posibilidades del Ejército sirio, ya que bloquea la parte sur del país.

“El sistema HIMARS destruye hectáreas de tierra. Dependiendo del misil, no solo puede destruir personal del oponente, sino también dispersar minas antipersona y antitanque en una gran extensión de tierra. Se trata de un arma barata y eficaz para llevar a cabo un genocidio total”, comenta Litovkin.

La ofensiva contra al-Raqa

Sin embargo, a pesar del aparente desacuerdo entre Moscú y Washington sobre cómo debería desarrollarse la guerra, los expertos no descartan la posibilidad de que se inicie una cooperación entre las fuerzas apoyadas por EE UU y por Rusia para liberar al-Raqa de manos de los guerrilleros del Estado Islámico.

Existe la posibilidad de que las fuerzas del Ejército sirio y las FDS se dividan las zonas de influencia y coordinen su ofensiva para liberar al-Raqa del Estado Islámico”, comenta Jlébnikov, que al mismo tiempo subraya que esto “reducirá las bajas durante la ofensiva” y sentará “un buen precedente para futuras operaciones contra el Estado Islámico”.

No obstante, tampoco cabe descartar un escenario en el que las fuerzas del Ejército sirio y las FDS compitan por la influencia en al-Raqa cuando la ciudad se haya liberado finalmente del Estado Islámico.

“El papel de Rusia y de EE UU es crucial. Si Moscú y Washington acuerdan coordinarse durante la ofensiva en al-Raqa, este acuerdo se trasladará al nivel del Ejército sirio y las FDS. Si no, es mucho más posible que se produzca una escalada de la tensión entre las fuerzas apoyadas por EE UU y Rusia”, comenta Jlébnikov.

EE UU abate un avión del Ejército sirio

Fuerzas de la coalición internacional, liderada por EEUU, abatieron un avión militar sirio en las inmediaciones de la ciudad de Al Raqa, comunicó el. "Nuestro avión fue abatido hoy por la tarde cerca de al Raqa cuando realizaba una operación contra el Estado Islámico", dice la nota del Ministerio de Defensa del país árabe, según informa Sputnik.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook