La marina rusa pone a punto el submarino más potente y caro de su historia

Alexander Ryumin/TASS
La visita del presidente Vladímir Putin al Ártico del 30 de marzo coincidió con la botadura del nuevo submarino del proyecto 885 Yasen. Los militares afirman que ha recibido los misiles más modernos y está listo listo para resolver tareas militares en mares de todo el mundo.

El submarino 885 Kazán parte lentamente y con un largo aullido del taller 53 de la Empresa de Construcción Naval de Severodvinsk (a 1260 kilómetros al norte de Moscú), el astillero más grande de Europa, capaz de construir cuatro submarinos nucleares al mismo tiempo.

En cuanto el propulsor del submarino, cubierto cuidadosamente por una lona y con paneles de absorción de ondas de radio, cruza la puerta del taller, el aparato se detiene. Allí se quedará un día, mostrando a los satélites de espionaje extranjeros que Rusia tiene su segunda unidad (y la más moderna del mundo) de la serie de submarinos multipropósito con la letra “M” (modernizado) en su código.

Los militares y los constructores navales no han desvelado en qué se distingue el nuevo Yasen del primer barco de la serie 885 de submarinos nucleares de Severodvinsk. Nikolái Novosiólov, director adjunto del despacho de construcción Malajit, donde se han desarrollado los nuevos submarinos nucleares, señala que el modelo Yasen-M se distingue del proyecto clásico únicamente porque tiene armamento radioelectrónico más moderno.

La nueva era de los submarinos nucleares rusos

Los modelos del proyecto 885 son lo último en la construcción naval submarina de Rusia: los más secretos, silenciosos y potentes en cuando a armamento. Por sus capacidades militares, a menudo se los compara con los submarinos estadounidenses del tipo SeaWolf, que Estados Unidos rechazó construir por motivos económicos, o a los modelos del proyecto Virginia.

“El proyecto Kazán no es un juguete más barato que los estadounidenses. Un crucero estratégico de este tipo cuesta a nuestro presupuesto 200.000 millones de rublos (3.500 millones de dólares”, comenta a RBTH el profesor de la Academia de Ciencias Militares Vadim Koziulin.

Según subraya el experto, todos los sistemas, unidades y mecanismos del submarino militar Kazán no se han utilizado nunca antes en ningún otro lugar. Esto podría provocar que, debido a la necesidad de optimizar el presupuesto y en el marco de las sanciones, Moscú compre menos submarinos de este tipo.

“En total, la Armada rusa debería recibir ocho submarinos del tipo Yasen según el programa de armamento del ejército hasta 2020. Pero debido a la crisis económica y a la reducción del presupuesto, los dos últimos barcos podrían encargarse más tarde o incluso no llegar a construirse”, añade Koziulin.

Cómo será el nuevo submarino

El proyecto 885 es la quintaesencia de todo lo que ha desarrollado el sector de defensa ruso en más de medio siglo de trabajo en la construcción naval submarina. En el proyecto se ha utilizado un sistema de diseño mixto según el cual el casco ligero solo cubre una parte del casco de presión en la parte de proa del submarino para reducir el ruido.

Por primera vez en la práctica de la construcción naval rusa las lanzaderas de torpedos no están situadas en proa, sino en una ranura central, lo cual permite situar en la parte delantera una antena para el nuevo sistema hidroacústico. Para el armamento nuclear se utilizan ocho lanzaderas verticales. El casco del submarino está fabricado de acero no magnético altamente resistente. Por esta razón puede sumergirse a más de 600 metros (los submarinos habituales no pueden descender a más de 300 metros), algo que lo convierte en un objetivo prácticamente inalcanzable para todo tipo de armamento antisubmarino moderno. Su velocidad máxima es de más de 30 nudos (60 km/h). El submarino lleva un solo reactor (los demás proyectos llevan dos).

Armamento

En la parte central del casco se ha desplegado un compartimento de misiles con 8 silos universales. En ellos pueden colocarse misiles tácticos operativos antibuque Óniks (24 misiles, tres en cada silo). Para la base del submarino se está construyendo un sistema hipersónico Tsirkon. Además de los sistemas antibuque, en las mismas plataformas universales se pueden colocar misiles de crucero de largo alcance Kalibr.

Estos proyectiles mostraron por primera vez sus posibilidades durante la campaña siria. Entonces los buques de la flotilla del Caspio y el submarino no nuclear Rostov del Don de la Flota del Mar Negro lanzaron varias salvas contra las posiciones de los terroristas del Estado Islámico. El alcance de estos misiles es de 2.500 km.

Además, el submarino está equipado con seis sistemas de torpedos de 650 y 533 mm de calibre, con los que la tripulación puede abrir fuego contra todo tipo de torpedos modernos, colocar minas e incluso utilizar sistemas submarinos no tripulados.

Cuáles serán sus tareas

El submarino Kazán, gracias a sus nuevas características, es capaz de llevar a cabo cualquier tarea: enfrentarse a grupos de portaaviones, perseguir submarinos nucleares estratégicos del enemigo o llevar a cabo ataques de misiles masivos contra objetivos costeros”, comenta a RBTH el director del sector de política y economía militares del Instituto Ruso de Estudios Estratégicos, Iván Konoválov.

Según señala el experto, la salida del taller del nuevo submarino ha coincidido con la celebración del foro internacional “Ártico, territorio del diálogo”, que se ha celebrado los días 29 y 30 de marzo con la participación del presidente Vladímir Putin.

“En el marco de este evento, Moscú ha mostrado su disposición a establecer un desarrollo conjunto de la región del Ártico con Occidente. Por ello el presidente decidió no acudir a Severodvinsk para presenciar la salida del submarino nuclear Kazán del taller, aunque todos los expertos estaban seguros de que esta era la única razón por la que el presidente del país participaba en el foro”, añade el analista.

Según los expertos entrevistados por RBTH, el presidente decidió no confundir los objetivos económicos del Kremlin con los objetivos políticos. Sin embargo, el vice primer ministro encargado del complejo industrial militar, Dmitri Rogozin, no se detuvo en formalidades. Durante la ceremonia de botadura del barco declaró: “El diálogo está bien. Y está bien cuando se lleva a cabo desde una posición de poder”.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.