Por qué rusos y estadounidenses no cooperan en el cielo de Siria

Los incidentes se podrían evitarse con mayor comunicación (Sujói Su-35) .
Los incidentes se podrían evitarse con mayor comunicación (Sujói Su-35) . / Valeri Sharifulin/TASS
Los pilotos estadounidenses se quejan de que los pilotos rusos suponen una amenaza para su trabajo en Siria. Según afirman, realizan maniobras peligrosas cerca de los aviones de la OTAN y no responden a los mensajes por radio. Según los expertos, los pilotos rusos a menudo no hablan inglés y este tipo de incidentes se podrían evitar si el Pentágono decidiera cooperar con el Ministerio de Defensa de Rusia.

Los pilotos rusos suponen una amenaza para las Fuerzas Aéreas estadounidenses en Siria, declaraba el comandante del Ala Expedicionaria 380 de la Fuerza Aérea de EE UU, el general de brigada Charles Corcoran, en una entrevista para The Wall Street Journal.

“Los pilotos rusos rara vez responden verbalmente a nuestras solicitudes de identificación, y muchas veces ni siquiera responden. Rara vez cambian el rumbo o ni siquiera lo cambian. Nosotros tenemos que desviarnos. No sabemos si nos ven o no nos ven, y no queremos que choquen contra nosotros”, declaraba el oficial estadounidense.

Incidentes en el aire

Los hechos que describe Corcoran tuvieron lugar a mediados del año pasado.

Según este, en una ocasión, un caza ruso casi chocó contra uno estadounidense en cielo sirio. La tripulación del Su-35 no respondió a las señales del avión de la OTAN emitidas por una frecuencia de radio de emergencia utilizada por todos los pilotos del mundo en caso de accidentes.

Finalmente, los aviones lograron evitar milagrosamente la colisión y el caza ruso pasó junto a la nariz del estadounidense, provocando turbulencias y fallos en el funcionamiento de los equipos microelectrónicos del avión.

Según Corcoran, los pilotos rusos solo rompieron el silencio en el aire en una ocasión: cuando se dirigió a ellos una controladora aérea desde una base estadounidense.

Los pilotos rusos guardaron una pequeña pausa y le respondieron en mal inglés y con un fuerte acento ruso: “Tiene usted una voz muy bonita. Buenas noches”.

El coronel de la reserva y experto militar de TASS, Víktor Litovkin, comenta a RBTH que los pilotos del frente en Rusia no hablan inglés y les cuesta entender lo que les dicen los estadounidenses durante los intentos de establecer contacto en el aire. Una solución a este problema podría ser una cooperación más amplia del Ministerio ruso y el Pentágono en la guerra contra los terroristas en Siria y en el norte de Irak.

“La comandancia podría coordinar sus acciones y encargaría tareas más concretas a los pilotos de cada frente en la guerra contra los terroristas”, subraya el experto.

Cómo evitar incidentes: memorándum sobre prevención de incidentes durante los vuelos militares en Siria

Cabe recordar que los dos países firmaron un memorándum el 20 de octubre de 2015.

Según The Wall Street Journal, para los pilotos estadounidenses este documento se resume en tres normas:

— mantener una distancia de tres millas marítimas (unos 5,5 kilómetros) respecto a los aviones rusos;

— volar al menos un kilómetro por arriba o por debajo de un avión ruso;

— y si los aviones se acercan, alejarse hasta mantener las distancias estipuladas.


Además, para poder trabajar junto a las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia y evitar incidentes, EE UU ha contratado un oficial de una base aérea de Catar que habla ruso.

El general mayor retirado y director adjunto del Instituto de EE UU y Canadá de la Academia Rusa de Ciencias, Pável Zolotariov, confirma este hecho. Sin embargo, según el experto, estas conversaciones no tienen lugar de forma constante.

“No tenemos una línea directa con los estadounidenses. Esto provocó una tragedia en septiembre de 2016: durante el ataque de un bombardero estadounidense en Deir ez-Zor fallecieron unos 60 soldados del ejército nacional sirio. En aquel momento no pudimos contactar con nuestros socios estadounidenses, ya que este agente no se encontraba en su puesto”, añade.

Según subraya el experto, como consecuencia de ello todos los esfuerzos pacíficos del anterior secretario de Estado de EE UU, John Kerry, y del ministro de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa, Serguéi Lavrov, se redujeron a cero y nuestra cooperación con los estadounidenses en Siria se interrumpió.

Anteriormente Rusia había solicitado reiteradamente una mayor colaboración con EE UU para unir fuerzas en la lucha contra el Estado Islámico y ha reiterado que el intercambio de información es clave para ello.