El avión ruso con armamento láser de nueva generación

ABR Lazers

ABR Lazers

Krasnaya zvezda
Rusia está trabajando en un avión equipado con armamento láser de nueva generación, según informa a TASS una fuente en el complejo industrial militar.

“Se está trabajando en una nueva generación de sistemas láser aerotransportados”, asegura la fuente de la agencia TASS.

El avión se conoce por el código A-60. Anteriormente los medios de comunicación informaron que el proyecto se estaba llevando a cabo en el marco de los trabajos de diseño del programa Sokol-Eshelon. Los intentos de fabricar un láser con base aérea comenzaron en la época soviética.

El trabajo en el sistema láser aerotransportado (LKAB por sus siglas en ruso) arrancó en junio de 1965 en la fábrica Almaz.

Este sistema de aviación se comenzó a desarrollar junto con el complejo científico-técnico de aviación G.M. Beriev de Taganrog, a 1100 kilómetros al sur de Moscú.

Los dos centros de investigación crearon el sistema láser de aviación soviético A-60 y lo instalaron en el avión Il-76. Las pruebas del sistema láser aerotransportado se llevaron a cabo en un aeródromo de la región de Moscú en 1983. En abril de 1984 el A-60 logró abatir con su láser un objetivo aéreo.

Los expertos no consideran correcto decir que los sistemas láser se encargarán de la tarea de “interceptar misiles balísticos”. “Nadie ha impuesto nunca esta tarea a un sistema LKAB”, comenta el director adjunto del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías, Konstantín Makienko.

Por encima de la posibilidad de abatir objetivos, los especialistas señalan el potencial de los lásers para neutralizar los medios optoelectrónicos de espionaje: periscopios, telémetros y otros dispositivos equipados con armamento moderno. Gracias a sus propiedades de enfoque, estas herramientas incrementan considerablemente la efectividad del rayo láser. El alcance del láser para este tipo de tareas puede ser cientos y miles de veces mayor en comparación con el alcance del láser para abatir objetivos, señala la fábrica Almaz.

Barato, instantáneo e independiente de las condiciones climáticas

El armamento láser es atractivo en primer lugar por su capacidad para llevar a cabo un ataque inesperado y prácticamente instantáneo (a la velocidad de la luz) contra el enemigo de forma relativamente más barata que mediante un bombardeo. Este sistema ofrece una alta precisión y no es necesario hacer acopio de un arsenal de munición en tiempos de paz. Su instalación en aviones garantiza su uso independientemente de las condiciones climáticas (por ejemplo, la nubosidad no influye en su rendimiento). El láser ofrece también gran movilidad y maniobrabilidad.

En 1990, debido a la caída de la URSS y a la crisis económica, el trabajo de construcción se detuvo y no se reanudó hasta la década del año 2000.

En agosto de 2009 se llevó a cabo un experimento de lanzamiento de un rayo láser desde el avión A-60 contra un satélite a una altitud de vuelo de 1.500 km. En vuelo se descubrieron varias decenas de satélites. Y a finales de 2012, según el periódico Izvestia, el Ministerio de Defensa ordenó la reanudación del trabajo de construcción de lásers de combate capaces de abatir aviones y misiles balísticos.

“El sistema láser aerotransportado ruso utilizará las ventajas del armamento láser para resolver importantes misiones de defensa aeroespacial de Rusia. Es más que probable que Almaz y las empresas cooperadoras se mantengan como líderes del sector de desarrollo de sistemas láser”, opinan los especialistas rusos.

Artículo publicado originalmente en ruso en Gazeta.ru.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies