Nueva ametralladora para la recién creada Guardia Nacional

Será un modelo más operativo y apto para operaciones especiales

Será un modelo más operativo y apto para operaciones especiales

Vitaliy Ankov/RIA Novosti
Rusia está desarrollando una nueva ametralladora para las divisiones de la Guardia Nacional que sustituirá a los modelos Pecheneg y PKM. Según los expertos militares, la decisión de desarrollar una nueva arma se debe al exceso de capacidad de los modelos actuales para participar en combates en ciudad.

La dirección del Ministerio del Interior ha solicitado a los fabricantes de armas nacionales una nueva ametralladora para llevar a cabo operaciones especiales en poblaciones y grandes ciudades.

La principal tarea que los órganos policiales han puesto a los fabricantes en la creación de la nueva ametralladora de asalto manual es que esta arma debe ser apta para operaciones “en instalaciones cerradas mediante la creación de una alta densidad de fuego para cubrir a los destacamentos de asalto”.

La nueva arma debe ser ligera y utilizar balas de bajo calibre con el mínimo rebote.

Por qué las ametralladoras actuales no se adecúan a los combates en ciudad

Según el observador militar del periódico Izvestia, Dmitri Safónov, el nuevo modelo se basará en el sistema de combate Rátnik y está llamado a sustituir a la ametralladora Pecheneg, utilizada actualmente por los soldados de los servicios especiales del Ministerio del Interior.

Ametralladora Pecheneg en acción

“El modelo Pecheneg y otros tipos de ametralladoras tienen una multitud de pequeños matices técnicos y profesionales que pueden tener graves consecuencias en manos de un soldado poco formado. Por ejemplo, el bípode de la ametralladora Pecheneg está situado justo bajo su cubrellamas y no permite al soldado abrir fuego directamente desde la ventana de una vivienda, por lo que la posición de fuego debe situarse en un punto más profundo de las instalaciones y se pierde la visibilidad a través de la ventana”, comenta el experto.

Según Safónov, las ametralladoras del tipo Pecheneg poseen una alta potencia de fuego con la máxima dispersión de balas. “El fuego de un arma de este tipo puede abrir grandes agujeros en un edificio de viviendas, algo que debe evitarse en las operaciones en ciudad.

Por esta razón se ha optado por el cartucho de 5,45 milímetros”, añadía el experto.

Según subraya Dmitri Safónov, en la actualidad los órganos de la policía también utilizan ametralladoras de mano Kaláshnikov con cartuchos análogos. “Es un buen modelo, pero tiene un cargador demasiado pequeño, de solo 45 cartuchos. La recarga lleva mucho tiempo, por lo que no resulta cómoda para utilizarla en instalaciones cerradas”, declara Safónov.

Cómo será la nueva ametralladora

El nuevo modelo se llamará Kord-5,45 y será una versión reducida de la ametralladora de gran calibre con alimentación por cinta y cartuchos de 12,7 x 108 mm. La nueva arma, por su parte, utilizará cartuchos automáticos (intermedios) de 5,45x39 mm y, según los desarrolladores, los modelos de prueba se podrán ver ya a finales de este año.

La nueva arma será capaz de realizar entre 800 y 900 disparos por minuto. Se podrá cargar tanto con la tradicional cinta de ametralladora como con cargadores del AK-74 y ametralladoras de mano Kaláshnikov de 30, 45 y 60 cartuchos correspondientemente. La nueva arma contará con cañones intercambiables de 900 y 750 mm, así como con culata plegable. La ametralladora también podrá ir equipada con miras adicionales.

La creación de la nueva ametralladora de asalto manual costará a los órganos de la policía 25 millones de rublos (cerca de 370.000 dólares).

Lea más:

Kaláshnikov contará con su propia marca de ropa

La legendaria compañía lanzará una nueva línea de ropa y accesorios para finales de 2016

 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies