La Guardia Nacional de Putin y las protestas sociales

Ria Novosti / Sergey Pivovarov
¿Cuál es el motivo de la creación de una nueva fuerza de seguridad en Rusia?

Tras el anuncio de Putin sobre la creación de una nueva Guardia Nacional el pasado 5 de abril, surgieron preguntas acerca de la política de seguridad en Rusia de cara a las elecciones parlamentarias del próximo septiembre. En principio esta nueva fuerza de seguridad se va a centrar en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado, incluyendo el tráfico de drogas. Aunque hay expertos que creen que en realidad, Putin está preocupado por su futuro político.

La nueva Guardia Nacional se formará con miembros del Ministerio del Interior, el  Servicio Federal de Control de Drogas (FSKN) y el Servicio de Migración (FMS). El hecho de que Putin haya designado como jefe a Víktor Zólotov, un viejo amigo y partidario desde hace mucho tiempo, sugiere que el Kremlin podría estar repensando el enfoque sobre la seguridad interna. Zólotov es miembro del Consejo de Seguridad de Rusia y antiguo guardaespaldas de Anatoli Sobchak, alcalde de San Petersburgo entre 1991 y 1996 y mentor político de Putin al comienzo de su carrera política. 

Numerosos expertos coinciden en señalar que la creación de la Guardia Nacional es un intento de centralizar en una organización las fuerzas de seguridad para consolidar así todo el sistema de seguridad.

Mark Galeotti, profesor en la Universidad de Nueva York y especialista en seguridad de Rusia, cree que la decisión de crear esta estructura "proviene de una pequeño círculo alrededor de Putin" y que ni siquiera se ha preparado al público para ello, lo que demuestra que hay "grandes preocupaciones en este pequeño círculo".

"No hay otra razón para crear la Guardia Nacional como algo ajeno al Ministerio del Interior y otras fuerzas si no hay una seria preocupación acerca de la conflictividad social", escribía Galeotti en su blog y es que, según él, esta nueva fuerza de seguridad "tendrá poco peso a la hora de luchar contra el crimen o el terrorismo". "Son fuerzas de seguridad pública, para prevenir disturbios y para disuadir”, considera este experto.

El activista Leonid Gozman no cree que Putin tema protestas públicas sino que el presidente quiere crear un nuevo cuerpo de seguridad que esté bajo su control, ya que en estos momentos el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, controla las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior está bajo las órdenes de Vladímir Kolokóltsev.

“Putin quiere tener sus propias fuerzas de seguridad, controladas por él mismo”, declaró a RBTH. “El nuevo director es un buen amigo en el que confía. Es una cuestión de contactos personales. No creo que la creación de la Guardia Nacional pretenda poner freno a la indignación de la gente. Ya hay suficientes herramientas para poder hacerlo”, explica.

Galeotti también cree que es importante que estén bajo control directo de Putin y considera que “no solo servirá para controlar a las masas sino también a la élite”.

Por su parte, Tatiana Stanovaya, directora del departamento de análisis del Centro Carnegie de Moscú, cree que la decisión del Kremlin de crear la Guardia Nacional proviene de su preocupación por posibles protestas políticas derivadas de la crisis económica.

"El Kremlin quiere reafirmarse con una herramienta poderosa para prevenir los disturbios", escribe. Al mismo tiempo, según su opinión, el Kremlin teme que aumente la inestabilidad política durante su enfrentamiento con Occidente. Según las autoridades, Occidente espera "una oportunidad para cambiar el régimen político en Rusia, debilitar al Estado y dividirlo en diferentes territorios".

"Hay un fuerte deseo político para fortalecer el control preventivo sobre lo que pueda ocurrir en el país", considera Stanóvaya.

Serguéi Márkov miembro del Cámara Civil de Rusia, trata de comprender estos potenciales miedos de las autoridades. Según él, solo los miembros de la oposición que traten de provocar disturbios y de derrocar a Putin deberían temer a la Guardia Nacional.

"La razón para crear instituciones especiales podría ser prevenir un posible golpe de Estado", declaró Márkov a RBTH, y explicó que los que orquestaron el Maidán en Ucrania en 2013-14 podrían estar interesasdos en exportar ese malestar a Rusia.

Artículo publicado originalmente en Russia Direct.   

Russia Direct es una publicación internacional de análisis centrada en política internacional. Sus servicios premium, como informes mensuales o Libros Blancos trimestrales, son gratuitos pero están disponibles solo para nuestros suscriptores. Para más información sobre la suscripción, visite russia-direct.org/subscribe.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies