VKontakte, la red social rusa que planta cara a Facebook

Cumple diez años y sigue siendo la más popular del país.

Cumple diez años y sigue siendo la más popular del país.

PhotoXPress
El análogo de Facebook en Rusia, VKontakte, cumple diez años y sigue siendo la red social más popular del país. RBTH explica su historia y las diferencias con el gigante de Silicon Valley.

Cuando Pável Dúrov, que en octubre de 2006 tenía 22 años y acababa de graduarse en la Universidad de Filología de San Petersburgo, anunció el lanzamiento de la página web VKontakte (conocida como VK), las redes sociales en Rusia estaban todavía en la cuna. Facebook no estaba traducido al ruso y la red social Odnoklássniki, creada en marzo de ese año y orientada sobre todo a un público adulto, era la más popular.

Dúrov cambió radicalmente la situación. En pocos años su red social superó a la de Odnoklássniki y mantuvo la posición tras el lanzamiento de la versión rusa de Facebook. Se convirtió en la página web más popular de Rusia, puesto que sigue conservando. VK cuenta con 70 millones de usuarios, según los analistas de SimilarWeb, y es la quinta página más visitada del mundo. La compañía Alexa Internet la sitúa algo más abajo: en el puesto 16.

¿Clon de Facebook o proyecto auténtico?

Al igual que Facebook, VK al principio fue un proyecto para estudiantes donde se almacenaban respuestas de exámenes. Más tarde, Dúrov hizo una página para los estudiantes de su universidad. En un principio VK iba a llamarse student.ru, pero posteriormente los desarrolladores decidieron dirigirla a un público más amplio y la bautizaron VKontakte.

Esta red social de tonos blancos y azules, que nació como un proyecto para estudiantes, fue acusada de haberle robado la idea a Facebook. “El Facebook ruso ni siquiera intenta esconder que es un clon; VKontakte.ru es un reflejo casi exacto del diseño de Facebook”, afirmaba con ironía el recurso Mashable en 2007. Dúrov admitió haberse basado en la experiencia de Zuckerberg durante la creación de VK, pero subrayó que su proyecto es independiente y, desde su punto de vista, más perfecto.

Contenido gratuito y apuesta por los jóvenes

“Claro que al principio VK parecía un clon de Facebook, pero más bien en lo visual. En lo funcional eran bastante más libres, más alocados, al estilo ruso”, considera Maxim Kórnev, profesor de la Universidad Estatal de Humanidades de Rusia. Kórnev está seguro de que el contenido gratuito, si bien no siempre legal, es el secreto del supremacía de VK, especialmente durante los primeros años: “Todo era de libre acceso y estaba en un mismo recurso: la música, las películas y la pornografía. Esto era impensable en Facebook”.

Según opina Yuri Sinódov, fundador de la página web de noticias Roem.ru, los primeros años de funcionamiento de la versión rusa de Facebook (lanzada en 2008), la red social funcionaba realmente mal en Rusia: “Facebook cargaba lento. Usarlo en el móvil era incómodo” , recuerda el experto. VK era más rápido y gracias a ello conservó su audiencia.

La salida de Pável Dúrov

Desde 2006 Pável Dúrov no es solo el exdirector general y fundador de VK, sino también su ideólogo y referente. En 2014 vendió su parte de las acciones y dimitió, a causa del requisito del Servicio de Seguridad Ruso de transmitir los datos personales de los usuarios que estuvieran relacionados con el Euromaidán ucraniano, lo cual para él era inadmisible. Dúrov abandonó Rusia para concentrarse en su trabajo de manager en  el servicio de mensajería Telegram.

Al cambiar de dirección, la página inició una implantación de una política más dura con respecto al contenido pirata y por la que se eliminan los archivos de audio y vídeo ilegales. Al mismo tiempo, VK aspira a conservar su dominio del mercado ruso. Así, en verano de 2015, se lanzó la aplicación Snapster, que recuerda en gran parte a Instagram, al cual no se puede acceder desde VK.

“La plataforma ha crecido e intenta no quedarse atrás en lo referido a las tendencias globales. Cuenta con emisión de vídeo, permite transferencias monetarias y sea está planeando lanzar un chat propio”, afirma Maxim Kórnev.

Arrestos y escándalos

El comunicado de indignación de Dúrov al Servicio de Seguridad Ruso no es el único caso en que VK se las ha tenido que ver con los órganos de justicia rusos. Según datos del director del centro de información y análisis “Sová”, Alexander Verjovski, a los que ha aducido el portal Rus2web, entre un 80 y 90% de las sentencias por artículos sobre manifestaciones de carácter extremista (en 2015 se dieron más de 500) proviene precisamente de manifestaciones o publicaciones que se comparten de VKontakte.

 “VK cuenta con una administración rusa, por lo que seguramente contesten a la petición de la policía con los datos que tengan sobre el autor”, explica Verjovski. Facebook y Twitter están basados en otros países, lo que provoca que colaboren mucho más despacio y no de muy buena gana con las autoridades rusas. Por eso VK es uno de los peores lugares donde se pueden publicar una manifestación polémica desde el punto de vista de la legislación rusa.

Otros escándalos relacionados con VK estallan por las comunidades que crean los usuarios en la red social. Así, en mayo se armó un gran revuelo tras la publicación de un reportaje en el diario Novaya Gazeta sobre una red de grupos que presuntamente incitaban a adolescentes a suicidarse. En VK declararon que cualquier grupo que describa métodos o inste al suicidio será bloqueado de por vida, tanto de manera independiente como conjunta con el Servicio Federal de Supervisión de las Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información y Medios de Comunicación.