¿Para qué construye Rusia un nuevo vehículo lunar?

Se recupera el programa soviético de estudio de la Luna.

Se recupera el programa soviético de estudio de la Luna.

Alexey Filippov/RIA Novosti
La Academia Rusa de Ciencias está recuperando el programa de estudio de la Luna con vehículos controlados a distancia iniciado en la época de la URSS. Estos vehículos suponen un paso más hacia la construcción de una nave en el satélite de la Tierra. El desarrollo del nuevo aparato espacial costará unos 300.000 dólares.

En el diseño del nuevo vehículo lunar, que ayudará a Rusia crear una base en la Luna, participan empresas fundadas en la época soviética. Entre ellas se encuentra el Instituto de Estudios Espaciales de la Academia Rusa de Ciencias.

Continuación de la investigación soviética

“Los científicos quieren incluir los vehículos lunares en el Programa Federal Espacial de Rusia para los años 2026-2035. Si lo consigue, gracias a la financiación necesaria podríamos esperar tener otro rover ruso en la Luna alrededor del año 2031” — comenta Aleksánder Jojlov, ingeniero del Instituto Central de Investigación Científica e Ingeniería de Robótica y Cibernética Técnica.

La URSS envió su primer rover a la Luna en 1969. En total, se llevaron a cabo tres misiones. Ya en aquellos años los vehículos lunares pudieron estudiar las propiedades de la superficie lunar, la influencia de la radiación solar, así como tomar fotografías, analizar la tierra y desempeñar muchas otras tareas.

El resultado de los programas lunares soviéticos fue un mayor conocimiento de los mares y los continentes de la Luna, así como los mapas geográficos del satélite.

Lunojod-1, lleg&oacute; a la superficie de la Luna el 17 de noviembre de 1970, y pas&oacute; m&aacute;s de diez meses terrestres operando en ella.\nGalería de vehículos lunares rusos. Foto: RIA Novosti / B. Borísov<p><strong>Lunojod-1</strong>, lleg&oacute; a la superficie de la Luna el 17 de noviembre de 1970, y pas&oacute; m&aacute;s de diez meses terrestres operando en ella.</p>\n
Lunojod-2,&nbsp;lleg&oacute; a la Luna el 15 de enero de 1973. Funcion&oacute; durante cuatro meses y medio, pero cay&oacute; tierra de la Luna sobre su panel solar y las bater&iacute;as del aparto dejaron de recargarse.\nRIA Novosti<p><strong>Lunojod-2,&nbsp;lleg&oacute; a la Luna el 15 de enero de 1973.</strong> Funcion&oacute; durante cuatro meses y medio, pero cay&oacute; tierra de la Luna sobre su panel solar y las bater&iacute;as del aparto dejaron de recargarse.</p>\n
Lunojod-3, se planeaba enviarlo a la Luna en 1977, pero se cancel&oacute; la expedici&oacute;n. Se encuentra en el Museo de la sociedad cient&iacute;fica NPO Lavochkin. Estos aparatos se convertir&aacute;n en un paso m&aacute;s hacia la creaci&oacute;n de una base en la Luna. El dise&ntilde;o del nuevo aparato espacial costar&aacute; unos 300.000 d&oacute;lares.\nDzis-voynarovskiy/wikipedia.org<p><strong>Lunojod-3</strong>, se planeaba enviarlo a la Luna en 1977, pero se cancel&oacute; la expedici&oacute;n. Se encuentra en el Museo de la sociedad cient&iacute;fica NPO Lavochkin. Estos aparatos se convertir&aacute;n en un paso m&aacute;s hacia la creaci&oacute;n de una base en la Luna. El dise&ntilde;o del nuevo aparato espacial costar&aacute; unos 300.000 d&oacute;lares.</p>\n
 
1/3
 

En la actualidad, los científicos están interesados en obtener mapas geológicos. Como en el caso de la Tierra, el contenido mineralógico de la Luna no es homogéneo.

“Los nuevos vehículos lunares serán más tecnológicos y ligeros — comenta Iván Moiséyev, director del Instituto de Política Espacial—. Llevarán a cabo la investigación emprendida en la época soviética con mucho más detalle”.

Una base lunar como vía de desarrollo natural

Luna-Glob / NPO LavochkinLuna-Glob / NPO Lavochkin

La investigación de la Luna comenzará con la ayuda de sistemas automáticos no tripulados (proyectos “Luna-Glob” y “Luna-Resurs”). A principios de los años 30 es posible que se organice una expedición tripulada al satélite de la Tierra para crear allí una base en órbita.

En 2019 la sonda Luna-25 (o “Luna-Glob”) alunizará en el cráter Boguslavski, en la zona polar sur de la Luna. En él buscará agua, un recurso necesario para crear la base y la producción de combustible para la nave. Según los detectores de neutrones, en la Luna hay rastros de hielo.

Luna-Resurs. Foto: Vitali V. KuzminLuna-Resurs. Foto: Vitali V. Kuzmin

“La base en la Luna es un vía de desarrollo natural después del a EEI. Rusia, Europa, EE UU y China tienen este objetivo cuando miran a la Luna. De un modo similar a la competición de los países por conquistar el Ártico, pronto rivalizarán en la conquista de los polos lunares” — opina Moiséyev.

Según este, la Academia Rusa de Ciencias tiene una concepción propia de una base lunar visitable con un gran número de aparatos automáticos moviéndose a su alrededor. “Es perfectamente posible que hacia finales de siglo en ella pueda producirse combustible de naves y materiales de uso espacial” — comenta Moiséyev.

Incluso en el caso de que no se encuentre agua en la Luna, asegura Moiséyev, esto no cambiará los planes de creación de la base. El oxígeno, el hidrógeno y el agua se podrán extraer de la tierra.

En el camino hacia la conquista de la Luna

En 2023 el aparato Luna-27 (o “Luna-Resurs-1”) debería llegar al polo sur de la Luna con hasta 50 kilogramos de herramientas a bordo. Entre ellas se encuentra una perforadora llevar a cabo tareas de perforación “criogénica” necesaria para que las sustancias volátiles no se evaporen del suelo. Si la misión de 2023 fracasa, se planea repetir el alunizaje en 2025.

Además, en 2023 se planea enviar a la órbita cercana a la Luna un prototipo de remolcador con motores de poca tracción y un contenedor de carga de 10 toneladas.

En el marco de otro programa, “Luna-28” (“Luna-Resurs-2” o “Luna-Grunt”) se utilizará una sonda lunar de hasta 3 toneladas de peso para transportar tierra desde el polo sur de la Luna. Los científicos rusos trajeron tierra lunar por última vez en los años 70. En esta ocasión la transportarán en un contenedor al vacío. Después de ello se planea realizar un vuelo pilotado por cosmonautas rusos en la órbita de la Luna.