Guennadi Pádalka, el hombre que más tiempo ha pasado en el espacio

Roskosmos
Los tres astronautas, el ruso Guennadi Pádalka, el kazajo Aidyn Aimbetov, y el danés Andreas Mogensen, regresaron el pasado sábado 12 de un viaje que partió de la EEI y les llevó hasta el centro de Kazajistán, donde aterrizaron a las 00.51 GMT.

El veterano cosmonauta ruso Pádalka es el ser humano que más tiempo ha pasado en el espacio, con un total de 879 días repartidos en cinco misiones, dos meses más que Serguéi Krikalev, quien ostentaba el récord antes que Pádalka.

En su último viaje, Pádalka permaneció en la EEI durante seis meses. "Aterrizar en la Tierra es una gran fiesta para nosotros," ha destacado Pádalka.

Guennadi Padalka tras aterrizar cerca del pueblo de Zhezkazgan. Fuente: Reuters

"Hoy, los representantes de tres países han finalizado el programa de vuelo y han vuelto a la hospitalaria tierra de Kazajistán. Esto supone una gran fiesta para ustedes y para nosotros", ha matizado Pádalka.

El excosmonauta y actual jefe del programa espacial kazajo conocido como Kazkosmos, Talgat Musabayev, ha afirmado estar orgulloso de ver como Aimbetov ha llevado adelante la tradición de kazajos en el espacio.

Musabayev era el comandante de la tripulación de la EEI en 2001 y fue el encargado de llevar el primer turista espacial, Dennis Tito, a la órbita.

En la ceremonia de bienvenida también estaba presente el exastronauta Toktar Aubakirov, que en octubre de 1991 se convirtió en la primera persona de etnia kazaka en ir al espacio, por lo que hoy es considerado un héroe nacional en Kazajistán.

Mogensen y Aimbetov llevaban sólo una semana en la EEI, a la que llegaron el viernes pasado en el marco de una misión relámpago.

El trayecto de la nave Soyuz TMA-16M de fabricación rusa que les llevó de vuelta a casa desde la EEI duró tres horas y media. El viaje pudo seguirse el directo en la página web de la NASA.

Los seis cosmonautas que permanecen ahora en la EEI son los rusos Serguéi Volkov, Oleg Kononenko y Mijaíl Kornienko, los estadounidenses Scott Kelly y Kjell Lindgren y el japonés Kimiya Yui.

Conversaciones en el espacio

El pasado 10 de agosto, Pádalka  y el ingeniero de a bordo, Mijaíl Kornienko, salieron al exterior para limpiar las ventanas de la cúpula, tomar muestras de las baterías solares e instalar nuevas sujeciones para antenas.

Las tareas se transmitieron online y fue posible escuchar algunas de las conversaciones.

La temperatura fuera de la EEI varía entre los 93ºC al sol y los -129ºC a la sombra. Los cosmonautas rusos más de una vez se quejaron de que se les congelaban las manos. Así, después de cuatro horas y media fuera de la nave, se pudo escuchar esta conversación que mantuvieron los miembros de la EEI:

Kornienko: ¿Cómo es posible que no se te congelen los dedos?

Pádalka: A ti se te congela todo. En cambio yo estoy todo el rato trabajando, no paro ni un minuto.

K.: Y yo también trabajo sin descanso.

P.: Entonces el problema es tu actitud.

K.: O sea, que mi actitud no es la adecuada. Pues vaya...

Durante las horas que pasan fuera de la EEI los cosmonautas se apoyan, se levantan el ánimo mutuamente y de vez en cuando se gastan bromas. A menudo pueden escucharse diálogos como el siguiente:

Pádalka: ¡Disfruta del vuelo!

Kornienko: ¡Lo estoy disfrutando desde hace cinco meses!

Después de más de cuatro horas y media fuera del módulo, Kornienko, preocupado por cómo está su colega, le pregunta:

Kornienko: ¿Dónde estás? Tendrás hambre, supongo...

Pádalka: No solo tengo hambre... incluso ya me he bebido todo el té... Tú disfruta de la noche, Misha...

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Para la elaboración de este artículo se ha utilizado material de la Agencia EFE.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.