Siberia produce combustible nuclear de última generación

Esta tecnología permite reducir el volumen de residuos.

Esta tecnología permite reducir el volumen de residuos.

Press Photo
La nueva tecnología de producción de combustible para las centrales nucleares permite reducir el volumen de residuos. La aparición de esta tecnología ha sido posible gracias a un acuerdo intergubernamental entre Rusia y EE UU.

En Zheleznogorsk, la ciudad de los expertos nucleares que se encuentra en la región de Krasnoyarsk, se lanzó en otoño de 2015 la producción de combustible nuclear de óxido mezclado de nueva generación para reactores de neutrones rápidos. De momento este complejo industrial es el único en el mundo de estas características.

Esta nueva tecnología de producción de combustible para las centrales nucleares permite reducir el volumen de residuos radioactivos y abre un camino hacia la creación de tecnologías sin deshechos en la energía nuclear.

“Colegas franceses han visitado hace poco la planta elogiaron lo que vieron. Incluso admitieron que nuestra tecnología puede calificarse de cuarta generación, y no de tercera”, explica Piotr Gavrílov, director del Complejo minero-químico, el responsable del lanzamiento de esta tecnología.

Nueva producción para resolver problemas del futuro

El inicio de la producción de combustible nuclear de óxido mezclado se puede considerar un acontecimiento simbólico. Precisamente en Zheleznogorsk a mediados de los años 50, se creó en medio de un secretismo absoluto el Complejo minero-químico subterráneo para la elaboración de plutonio para armamento. Hubo que excavar túneles de muchos kilómetros y crear plantas subterráneas para instalar dentro de las montañas tres reactores industriales y los equipos para la producción de combustible radiactivo.

Durante muchos decenios los tres reactores subterráneos del Complejo minero-químico fabricaron plutonio-239 que en época soviética se utilizaba para la producción de armamento nuclear. Sin embargo, tras una serie de acuerdos con los norteamericanos se decidieron cerrar gradualmente todos los reactores productores de plutonio. El acuerdo intergubernamental obligaba también a EE UU a colaborar con Rusia en la transformación del plutonio para armamento en combustible nuclear de óxido mezclado.

Es por eso que después de que se parara el último de los tres reactores de Zheleznogorsk se decidió reutilizar las instalaciones subterráneas para la producción de este tipo de combustible.

La creación de la planta de producción de combustible nuclear de óxido mezclado y la unidad de generación eléctrica con un reactor de neutrones rápidos BN-800 fue el punto más difícil de cumplir de la hoja de ruta de los compromisos del acuerdo ruso-norteamericano. Rusia ha superado las dificultades que le correspondían según el acuerdo y ahora espera esos mismos avances por parte de EE UU. El acuerdo sobre el reciclaje de plutonio tiene que entrar en vigor a partir del año 2018.