Empresa rusa comercializa champú contra la radioactividad

Champú contra la radioactividad.

Champú contra la radioactividad.

Legion-Media
El producto ya ha pasado con éxito todas las pruebas y se comenzará a comercializarse en Rusia dentro de poco.

La empresa Tecmash (que forma parte de la corporación estatal Rostec) comenzó a producir cosméticos especiales que neutralizan efectos nocivos producidos por la mezcla de radionucleidos, metales pesados y elementos tóxicos contenidos en emisiones industriales.

Los champús  y los geles de ducha se comercializarán bajo la etiqueta “Desalia Professional”. El precio por una botella de un cuarto de litro será de cerca de un dólar.

Según los fabricantes, las pruebas de estos cosméticos se realizaron en la central nuclear de Smolensk, en instalaciones navales y en plantas industriales ubicadas en cuatro regiones de Rusia.

Durante los tests, los cosméticos neutralizaron el efecto nocivo ejercido por elementos tóxicos sobre el pelo y la piel de todos los participantes.

Aunque los resultados respecto a la limpieza son menos claros. Se desconoce si los usuarios quedaron satisfechos, aunque es muy probable que el champú que neutraliza radionucleidos también elimine las sustancias que ensucian el pelo.

“La idea de producir este tipo de cosméticos surgió en 2011. Por el momento nuestro objetivo de mercado es el 30% de los empleados en las industrias manufacturera y  minera, así como las personas que viven en ciudades contaminadas. Además, la constante modernización de la capacidad de producción nos permite fabricar productos con precios competitivos, que son en 60-90 % más asequibles que los precios de champús y geles de ducha de mediana calidad que han sido importados desde el extranjero. Esto nos permite entrar en mercados externos”, afirma el director general de la empresa Tejmash, Serguéi Rusakov.       

Lea más:

El combate de los científicos rusos contra la contaminación radioactiva e industrial

Trabajan en nuevas tecnologías de tratamiento de residuos

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies