La peor pistola del Ejército ruso y cómo reemplazarla

Vitaly V. Kuzmin/vitalykuzmin.net
Se suponía que iba a ser el recambio de la Makárov y resultó ser un un auténtico desastre para el ejército.

BIG GUNS MP 443 VIDEO

La pistola MP-443 Grach o Yarigin es un arma habitual en el Ejército ruso y en las fuerzas del orden desde 2003.

Se trata del esperado sustituto de las desgastadas y menos potentes pistolas Makarov y Stechkin, con recámara de 9x18 milímetros.

Durante las pruebas militares, la MP-443 superó las expectativas, pero la producción en serie convirtió una pistola con perspectiva en una de las incorporaciones más polémicas al ejército. Explicamos por qué.

Pros y contras

En primer lugar, la MP-443 es una pistola de 18 cartuchos con las balas Luger 9x19 y un mecanismo de disparo bastante bueno. También tiene una serie de soluciones de ingeniería no estándar y grandes añadidos.

Por ejemplo, tiene un gancho extractor que muestra si la pistola tiene o no una bala en la recámara.

También tiene una gran mira de hierro estándar, de modo que cuando se dispara a mano alzada es cómodo apuntar y fácil dar en el blanco a 25 metros.

Pero hubo muchas dudas acerca de su realización, además de otras polémicas.

Las miras altas eran una pesadilla para los creadores, ya que se pegaban a las paredes de la funda al salir. Además, apenas se podía ver si el gancho del extractor estaba activado o desactivado.

Sin embargo, el problema más importante era su fiabilidad, ya que se producían numerosos fallos de funcionamiento al disparar. Esto necesitaba ser arreglado por los productores pero no han logrado hacerlo. Además, la capacidad garantizada de cada MP-443 es de sólo 10.000 cartuchos. En comparación, la Glock 17 tiene 50.000 disparos garantizados y sigue funcionando incluso después de sus 100.000.

La principal candidata a sustituir a la Yarigin como arma estándar en todas las ramas del ejército ruso y de las fuerzas del orden es la pistola PLK de Kaláshnikov.

La pistola PLK de Kaláshnikov

PLK

Sin duda, el prototipo de la pistola es una maravilla. Es perfecta tanto en su aspecto como en el interior.

En primer lugar, la pistola en sí tiene un suave brillo mate. No tiene esquinas afiladas en el marco, especialmente en comparación con las pistolas MP-443, Makarov o Stechkin. Así que por fin resultó cómodo entrenar y trabajar sin guantes con una pistola rusa.    

Pero lo mejor de la PLK, en comparación con sus predecesoras, son el suave y corto desenganche y el suave movimiento del cerrojo.

El arma tiene un mecanismo de disparo excelente para una pistola militar de 700 dólares (precio comercial potencial de una PLK estándar que le declararon a Russia Beyond durante la exposición militar Army-2020).

El cañón de una PLK se convierte en una continuación de la mano. Esto se tomó de las pistolas deportivas para reducir el retroceso del arma. Al mismo tiempo, esta característica aumenta su sensibilidad a la contaminación.

La PL-15 estándar es de 120 milímetros, mientras que la completa mide 207 mm. Esto permite instalar un silenciador.

El cargador estándar del PLK lleva 16 cartuchos de 9x19 Parabellum.

Por el momento el arma pasa sus últimas pruebas militares de preproducción. Una vez que se hayan realizado y el mando militar dé su aprobación al arma, el Consorcio Kaláshnikov iniciará la producción a gran escala del PLK con vistas a su venta en el mercado mundial de armas militares y civiles.

LEE MÁS: Estas son las principales pistolas rusas del siglo XX

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies