Así era el T-60, el tanque soviético al que le pusieron alas (Fotos+Video)

Dominio público

Su producción empezó en julio de 1941, justo después de la invasión alemana y se construyeron 6.292 unidades.

El tanque fue diseñado para reemplazar al entonces obsoleto T-38, pero se mostró ineficiente contra los nuevos diseños de tanques alemanes.

T-60

A comienzos de la Segunda Guerra Mundial se propuso la idea de hibridar al blindado con un planeador. Se esperaba que el aeroplano cruzara volando la línea del frente y soltara el T-60 en la retaguardia del enemigo o entre las filas de partisanos, que así verían reforzada su capacidad combativa.

El tanque fue aligerado para volar retirándole su armamento, munición, faros y reduciendo la capacidad de su depósito de combustible. Incluso con estas modificaciones, al bombardero TB-3 que lo arrastraba le costó lanzar al T-60 durante su único vuelo para evitar que se estrellara debido a sus pobres características aerodinámicas.

El T-60 aterrizó en un campo cerca del aeródromo y tras dejar atrás alas y cola, regresó a su base. Debido a la falta de aviones lo suficientemente potentes para remolcarlo, el proyecto fue cancelado y nunca más se retomó.

LEE MÁS: Así eran los tanques voladores de la URSS

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies