¿Qué rifle rivalizó con el AK-74 para convertirse en el más usado en el Ejército ruso?

Vitaly V. Kuzmin/vitalykuzmin.net
Este fusil de asalto era 1,5 veces más preciso pero demasiado sensible para las situaciones de combate real.

A principios de los años 70, el mando militar soviético buscaba un nuevo fusil de asalto que sustituyera a los anticuados AK-47. El Consorcio Kaláshnikov presentó a las pruebas militares su modelo AK-74, mientras que sus rivales de una pequeña ciudad de Kovrov presentaron el fusil SA-006 que acabaría superando a los famosos AK en varios aspectos.  

¿Cómo era el SA-006?

SA-006

El SA-006 y su reencarnación para las operaciones especiales

“El AK-47 tiene una serie de desventajas: un cartucho excesivamente potente y una automatización desequilibrada. El resultado es una baja precisión de disparo, especialmente cuando se dispara de pie. Eso no es bueno para los tiroteos a corta distancia ni para las operaciones silenciosas en edificios”, dice una fuente de las fuerzas del orden que prefirió mantenerse en el anonimato.

Estos inconvenientes fueron una de las razones por las que el mando militar abrió pruebas para encontrar un sustituto moderno del AK-47.

El modelo SA-006 fabricado por los rivales de Kaláshnikov demostró ser un fusil de asalto con una automatización equilibrada.

Al compensar el impacto del portador del cerrojo en la pared posterior del receptor, el retroceso del arma se redujo casi a la mitad.

“Durante las pruebas militares, tanto el AK-74 como el SA-006 demostraron ser mucho más precisos que el AK-47, debido a un cartucho de 5,45x39 mm. Sin embargo, el SA-006 era 1,5 veces más preciso que el AK-74, que acabaría convirtiéndose en el arma principal de los soldados rusos durante décadas”, afirma Viktor Murajovski, redactor jefe de la revista El Arsenal de la Patria.

Según la fuente policial, el SA-006 no fue adoptado por los militares, sino que recibió una serie de modificaciones y luego fue comprado en cantidades limitadas para las unidades del FSB. La reencarnación del SA-006 se conoce hoy como AEK-971.

“Tiene menos retroceso que un AK-74 y su cadencia de fuego es de más de 900 disparos por minuto frente a los 600 del AK. Es bueno, pero es sensible y sólo es apto para soldados con experiencia de tiro”, afirma.

Según él, un soldado de bajo nivel y mal entrenado ni siquiera sabría cómo desmontar y mantener un AEK-971, ya que tiene muchas más piezas y requiere instrumentos especiales en comparación con el AK-74.  

“No puedes tirar el AEK-971 en la tierra y luego recogerlo y empezar a disparar de nuevo. Hay que saber qué hacer con él y en qué operaciones llevarlo”, señala el interlocutor.

Los expertos explican que la decisión de adoptar el AK-74 como arma principal de los soldados soviéticos es muy sencilla: a la industria soviética de producción de armas le resultaba más fácil y conveniente fabricar piezas y cartuchos para los fusiles de asalto Kaláshnikov, puesto que ya lo hacían desde hacía mucho tiempo. Además, los AK son aptos para todo tipo de tiradores, desde principiantes hasta profesionales.

“Si desarrollaran el SA-006 masivamente, habría que modernizar muchas cosas o simplemente cambiarlas, lo que costaría mucho dinero. Y como el propio AK-74 mostró resultados muy decentes, decidieron detenerse en él”, señala Murajovski.

LEE MÁS: Cómo Rusia prueba sus rifles: Kaláshnikovs sometidos al desierto, el frío polar y el trópico

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies