Las mayores ametralladoras de Rusia

Varios ejércitos las han incluido en su arsenal y se han ganado buena fama por su participación en varios conflictos armados a lo largo del siglo XX.

Antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Rojo recibió sus primeras ametralladoras pesadas creadas para destruir vehículos blindados y objetivos aéreos de vuelo bajo a distancias de hasta 2.000 metros. 

A lo largo del siglo XX evolucionaron y se convirtieron en las ametralladoras pesadas más poderosas y extendidas del mundo.

Aquí traemos dos de las más notorias y conocidas en los conflictos militares alrededor del planeta.  

DShK

DShK de 1938

DShk (o Dushka, que significa persona querida y amada) entró en escena en 1938 justo antes de la Segunda Guerra Mundial.

Tiene una cámara con balas de 12,7x108 mm con un rango de fuego efectivo de 2.000 metros. El arma puede hacer 600 disparos por minuto con una tremenda cantidad de energía que la hace penetrar en placas de acero de 2 cm de ancho a 500 metros de distancia.

El DShK se carga con un cinturón que funciona con gas y tiene una velocidad de disparo de 860 metros por segundo.

Pesa unos 150 kilos y se necesitaban tres hombres y un camión para llegar a la posición.

Durante la Segunda Guerra Mundial se utilizó como ametralladora pesada de infantería contra vehículos blindados ligeros y soldados de a pie.

Es un arma poderosa con un tremendo efecto psicológico, ya que es capaz de eliminar a los enemigos no solo con golpes de precisión.   

Tal y como señalaron los ingenieros de la fábrica de armas TCNIITOCHMASH uno de los principales contratiempos era la baja precisión de fuego, algo que se mejoró en las versiones posteriores de las ametralladoras pesadas que se usaron en el Ejército soviético y ruso, sobre todo en la conocida como KORD. 

Hasta el día de hoy es una de las armas de este tipo más utilizadas en el mundo. Todavía se puede ver en los conflictos de Oriente Medio y Afganistán.

La ametralladora pesada KORD

La ametralladora más grande del Ejército ruso se llama KORD y tiene una cámara analógica de .50 BMG de la OTAN, con balas de 12,7x108 mm.

Es un arma unificada para vehículos blindados ligeros y tanques que tiene como objetivo  principal eliminar objetivos a distancias de hasta 2.000 metros. 

El arma tiene una gran velocidad de fuego para su calibre, unos 650 disparos por minuto. La misma velocidad de fuego que la de los rifles de asalto de clase AK.

Con esta velocidad de fuego y cartuchos tan poderosos el cañón se desgasta rápidamente. Para arreglarlo los soldados pueden fácilmente cambiar manualmente uno por otro en el campo. 

Cada ametralladora KORD pesa entre 25 y 30 kg con una longitud total de alrededor de 1580 mm.

Mira el tamaño de esta ametralladora, es casi como un hombre.

La velocidad de salida de una bala es de alrededor de 860 metros por segundo con un rango de fuego efectivo de 2 000 metros.

Los ingenieros afirman que una de las características del arma es su mecanismo de amortiguación del retroceso, que la hace muy controlable. 

LEE MÁS: Rusia crea una nueva ametralladora para sus Fuerzas Especiales

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies