Rusia crea una nueva ametralladora para sus Fuerzas Especiales

Kirill Kallinikov/Sputnik
La RPL-20 es la primera ametralladora ligera del país alimentada por cinturón con cámara y diseñada para el empleo de cartuchos de rifles de asalto AK-12 de 5,45x39mm. Entrará en servicio en las Spetsnaz en los próximos años.

En la exposición de armas del Ármiya-2020, celebrada a finales de agosto, el Consorcio Kaláshnikov presentó la ametralladora ligera RPL-20 del mismo calibre 5,45x39mm que el rifle de asalto AK-12. La nueva arma está destinada a ser empleada por unidades de élite.

Según la empresa, la nueva ametralladora se basa en la ametralladora ligera RPK-16 con modificaciones tras las operaciones de prueba de combate. Hasta ahora sólo se ha creado un prototipo de la ametralladora, que se está probando en fábrica.

¿En qué se diferencia la RPL-20 de la RPK-16?

Antes de la RPL-20, Rusia no tenía ninguna ametralladora de cinturón con cámara de municiones para las AK-74M y AK-12. El RPL-20 es un desarrollo fundamentalmente nuevo, cuyo interior sigue siendo secreto de empresa.

“No hay nada que decir sobre las entrañas del RPL-20, todo es secreto. Además, la tecnología no está patentada. Por lo tanto, para asegurarnos de que otros no la copien y la hagan pasar como propia, no revelaremos lo que se esconde bajo el capó”, dijo Vladímir Onokoi, jefe del Servicio Federal de Cooperación Técnico-Militar, a Russia Beyond.

Por ello, resulta imposible decir en la actualidad si una ametralladora PK se esconde bajo el marco de la Kaláshnikov, o si realmente es un rifle completamente nuevo.

En su lugar, echemos un vistazo al exterior, que está preparado para hacer la vida más fácil a los comandos Spetsnaz.

En primer lugar, la nueva ametralladora presenta una serie de diferencias funcionales con respecto a su predecesora, incluyendo una nueva caja de cinturón de tela para 100 cartuchos de calibre 5,45x39 mm. Esta es una característica importante, ya que elimina eficazmente el límite de cantidad de munición disponible antes de la recarga. Nada impide que el tirador se fije un cinturón para 300, 500 o incluso 700 cartuchos, alimentado por un asistente.

“La RPL-20 es 2,3 kg más ligera que su competidora directa, la belga FN Minimi, la ametralladora de cinturón más conocida y ligera del mundo. Eso supone un tercio del peso de la ametralladora con munición. Algo alucinante”, dijo Onokoi.

Además, el arma tiene un mecanismo de control de fuego de doble cara para diestros y zurdos, nuevos bípodes, nuevas miras y una culata con soporte ajustable.

“Es probable que la ametralladora entre en servicio con las fuerzas especiales y el ejército en su forma actual. Las pruebas oficiales y las negociaciones con el ejército son muy sencillas y transparentes. Creo que todo estará bien, y el arma pronto será adoptada como fue mostrada en la Ármiya-2020", dijo un portavoz del Consorcio Kaláshnikov.

Además, la RPL-20 tiene un cañón desmontable, permitiendo usar uno corto o largo. “El largo es para operar a distancias de hasta un kilómetro; el corto es para hasta 300 metros, el alcance 'automático' de la AK”, añadió Onokoi.

Todos los riesgos y costos de investigación y desarrollo fueron asumidos enteramente por el Consorcio Kaláshnikov; el arma no fue encargada por el ejército ruso.

Según un empleado de Kaláshnikov, tanto los resultados de las pruebas como el veredicto de los altos mandos de Rusia se dará a conocer el próximo año. Se espera que la compañía anuncie el destino de su pequeñina en la Armiya-2021. ¡Mantente informado!

LEE MÁS: Disparar con el arma ardiendo: ¿cuántos disparos seguidos aguanta el rifle Kaláshnikov? 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies